Época de pastorelas

COMPARTIR 
Víctor M Tolosa 16/12/2013 00:00
Época de pastorelas

Oficialmente hoy inician las posadas y pastorelas mexicanas. Es una de las tradiciones más deliciosas de esta temporada, y digo deliciosas porque casi en todas, al concluir, regalan atole y tamales. ¡Qué rico! Dejando atrás la comida, les quiero contar que hace ya algunos años, platicando con Miguel Sabido, quien dedicó parte de su vida a este tipo de espec-
táculos teatrales y que este año lo extrañaremos mucho, me contó que éstos llegaron con la finalidad de evangelizar a los indígenas en el siglo XVI, pero terminaron convirtiéndose en parte de nuestras costumbres, adoptando los usos de nuestro país, como el burlarse de los diablos, los ángeles y de meter uno que otro chascarrillo, y también algunas parodias políticas. ¡Qué bendición tener estos espectáculos en los cuales reímos como locos y también reflexionamos sobre el nacimiento de Jesús! Éste es uno de los espectáculos y temas que disfruto mucho y, buscando en libros, encontré que la primera pastorela se realizó en 1530, por fray Juan  de Zumárraga, con la puesta en escena Farsa de la natividad gozosa de nuestro Salvador. Unos años después, fray Andrés de Olmos redactó y representó la pieza Venida y adoración de los Reyes Magos; dicen que esta puesta en escena reunió a más de cinco mil indígenas. La vida pasó en nuestro país, hubo cambios en todos los géneros, pero la pastorela sigue gozando de los elementos básicos y de la picardía de barrio, lo que la ha hecho atractiva para mexicanos y miles de extranjeros. En México hay pastorelas muy antiguas, una de ellas, la que recuerdo con mucho cariño ya que fue la primera que vi, es la tradicional pastorela de Tepotzo-tlán, que este 2013 cumple 50 años. En esta ocasión se ha formado un gran elenco: Ausencio Cruz, Cecilia Toussaint y Roberto Sosa Martínez, quien la dirige desde hace 30 años. Esta tradición se presenta en un marco precioso y muy mexicano, el Convento de Tepotzotlán, y aquí siempre hay una rica cena.

Otra de las opciones que tenemos todos los años para disfrutar este espectáculo y que conserva mucho la esencia de aquellas primeras presentaciones es la Pastorela Barroca. Muy listos con esta representación porque solamente dará funciones hasta el jueves y cuenta con grandes actores como mi querida amiga Lucía Guilmáin, Carlos Pichardo y muchos más. Al final hay tamales y chocolate.

Una de las que no me pierdo es la Pastorela Mexicana del Carmen. Cada año es una delicia poder disfrutar de la actuación de Rogelio Guerra, en el papel del San Miguel Arcángel, y por supuesto a Raúl Greco, quien encabeza a los pastorcitos junto con Enrique Chi y Dalila Zúñiga. Cada año es una buena dosis de risas y alegría con las travesuras de los siete demonios quienes buscan evitar que los pastores lleguen a adorar al Niño Dios, mientras nos invitan a revivir la procesión y la posada, lo que hacen de una forma única. La Pastorela Mexicana del Carmen es una de mis favoritas y tradicionales porque cada año es diferente en muchos de sus textos y, además, desde que llegas te están dando tu rico ponche para el frío que se siente en el patio del Centro Cultural Helénico, lugar donde se presenta. Al final hay rifa de piñatas, tamales y atole.

Felices fiestas a todos. Nos leemos el próximo miércoles y nos escuchamos en: www.onceonceradio.com.

Comparte esta entrada

Comentarios