Un año sin Jenni Rivera

COMPARTIR 
Víctor M Tolosa 09/12/2013 00:00
Un año sin Jenni Rivera

Un día como hoy hace un año, nos despertábamos con la noticia de que un avión se había desplomado en la serranía de Nuevo León, justo en una montaña cerca del pueblo de Iturbide. Al principio la noticia  viajaba por las redes sociales y la televisión, en donde decían que al parecer era la aeronave en la que viajaba Jenni Rivera y seis acompañantes, pero nada estaba confirmado. Fueron momentos de angustia y la pregunta seguía en el aire: ¿Era o no el avión en el que viajaba Jenni? Todo apuntaba a que sí era el Learjet en el que la cantante había emprendido el vuelo en la madrugada, con destino a la ciudad de Toluca. Las autoridades del aeropuerto Internacional de Monterrey, informaron que a las 3:30 de la madrugada había despagado el avión y 10 minutos después, la torre de control perdió contacto con la unidad. Mientras iban apareciendo datos como éste, nos íbamos dando cuenta de que la cantante y sus acompañantes eran los que iba en ese avión. Muchas horas después, los restos fueron encontrados justo en el municipio de Iturbide, en ese momento sabíamos que esa noche habían perdido la vida Jenni Rivera, su publirrelacionista y excelente amigo de hace muchos años, Arturo Rivera: el abogado Mario Macías, el maquillista Jacob Llenares y los pilotos. Una gran pérdida para el mundo de la música. Una gran pérdida de amigos. Muchos nos preguntábamos, ¿Cuál era la prisa por regresar a la Ciudad de México? Ya que la cantante en cuanto terminó el concierto, que llenó la Arena de Monterrey, quiso salir de inmediato. Las razones, es que tenía programa el domingo por la noche, ya que era uno de los cuatro coach de La Voz.. México  y aparte tenía que ensayar con Paulina Rubio un dueto que iban a hacer en el programa musical. Aún recuerdo la cara triste de Paulina Rubio, cuando al enterarse del trágico accidente, dijo: “No tengo paz conmigo. Tengo desde las nueve de la mañana esperándola, íbamos a hacer nuestro dueto y una gira de divas, porque tuvo una idea increíble. Sé que ella está bien, pero los que estamos aquí estamos confundidos”. La aeronave quedó destrozada, la prudencia entró en las personas que estaban al frente de la pantalla chica y éstas imáno fueron difundidas. ¡Qué momentos, qué tristeza! No solamente para los que la habíamos conocido, sino mucha gente externaba su dolor por la perdida de la Diva de la Banda y sus acompañantes. De inmediato se hicieron programas especiales en donde el medio artístico y el público, hablaban sobre la muerte de La Gran Señora. Es impresionante, pero esta mujer siempre sencilla, agradable y divertida, al parecer presentía que algo sucedería con su vida, tan es así que en 2005 lanzó un tema titulado Cuando muere una Dama, en la cual dictaba instrucciones de cómo quería morir y como debían despedirla: “Y no me extrañen mis jefes que su hija la rebelde por siempre vivirá. Que me canten mis hermanos, mi madre flores reparta, mi padre fotografías y mi hermana lea mi carta…”  No es impresionante leer esto y tal como lo dejó escrito y cantado, así estaba y así se hizo. Surgieron entonces coincidencias que nos dejaron helados, pues coincidentemente el escenario en donde Jenni había cantado por ultima vez en Monterrey, tenía una forma de cruz. Recuerdo también que en Monterrey se encontraba su amiga Alejandra Guzmán, quien también tenía concierto por lo que Jenni la llamó para invitarla a viajar en su avión, pero la rockera no pudo, por no coincidir en horario. O sea que no había vuelta de hoja, esa noche la cantante se convertiría en leyenda. Jenni, Arturo, Jacob, Mario, Gerardo y la tripulación están siempre en nuestra memoria.

Nos leemos el próximo miércoles y nos escuchamos en:
www.onceonceradio.com.

Comparte esta entrada

Comentarios