Lo que el video se llevó (y lo que dejó)

COMPARTIR 
Vianey Esquinca 17/08/2014 02:06
Lo que el video se llevó (y lo  que dejó)

La experiencia que vivieron varios diputados panistas en Puerto Vallarta y que quedó consagrada para la posteridad en un video, ha sido el tema preferido de la comidilla nacional.

Lo que esa cinta se llevó fue un coordinador (Luis Alberto Villarreal) y un vicecoordinador (Jorge Villalobos) parlamentarios del PAN en la Cámara de Diputados, y es posible que hasta un tesorero vaya a caer (Martín López Cisneros). También acabó con las aspiraciones de algunos de los presentes a ser candidatos de su partido para ocupar las gubernaturas de San Luis Potosí (Alejandro Zapata) y de Yucatán (Raúl Paz). Zanjó la amistad a prueba de balas y de moches entre el líder nacional del PAN, Gustavo Madero y Villarreal, y exterminó de una vez por todas la falsa creencia de que el PAN era el “partido de la familia”, así como el paladín “de la moral y las buenas costumbres”.

Pero este famoso video, revelado por Reporte Índigo, no sólo se llevó cosas, sino que dejó otras. Como son la demostración de que en el país se está viviendo un resurgimiento de la época dorada del cine mexicano, sólo que en videos. Nuevos y talentosos directores y productores se han lanzado a la escena nacional, y los discípulos de Carlos Ahumada hoy lo emulan con superproducciones.

También quedó claro que, seguramente tomando lo aprendido en el Pacto por México, los diputados de todos los partidos son capaces de trabajar coordinados. Así pues, tal y como lo dijeron en las redes sociales, el PRI-DF se encarga de reclutar a las chicas profesionales del baile exótico y la buena compañía, y el PAN las contrata. Creación de empleos de alto nivel.

Por supuesto, este video logró lo que parecía imposible: devolverle la sonrisa a Ernesto Cordero y a Felipe Calderón, quienes estaban muy cabizbajos después de las elecciones internas de su partido. Hoy Cordero ya puede volver a presumir su flamante y reconstruida dentatura, y Calderón puede dar clases de moral sobre Acción Nacional. 

Por supuesto, no se pueden olvidar las frases y pretextos que ya forman parte del legado que estos legisladores dejan al país. Algunas voces comenzaron a señalar que a los panistas los habían castigado solamente por estar bailando con unas jóvenes. Esto no debe minimizarse. En la mayoría de los estados —y Jalisco no es la excepción— los tables dance no están regulados. Son giros negros que operan con licencias de funcionamiento de restaurantes, bares, cantinas, discotecas, o centros nocturnos. Es en estos lugares donde la prostitución —tampoco regulada ni supervisada en la mayoría de los municipios— se ejerce de forma encubierta. Igualmente en estos sitios es donde la trata de personas tiene su caldo de cultivo. Así que no, no se trató de un simple baile de tambora, se contrató un servicio que tiene características de ilegal. De cualquier manera ellos no se preocupan porque siempre pueden cantar la de: “Con video y sin video, hago siempre lo que quiero y mi fuero es la leeeey…”.

También se ha señalado que la fiesta fue privada y en horas no laborales; que fue grabada por enemigos políticos poderosos —olvidando la máxima de que si no quieren que los graben haciendo cosas malas, pues, que no las hagan, y así no hay nota—, o de plano que prácticamente sólo pasaban por ahí cuando los invitaron a bailar. Sólo les faltó comentar que nada más estaban bailando con ellas, que no las querían para casarse.

Su ingenuidad no tiene límites. Esos pretextos son tan inocentes como pensar que el  Instituto Americano Cultural otorgó el título honorífico “Doctor Honoris Causa” a Jorge Coque Muñiz y a Rosa Gloria Chagoyán como una medida distractora, para causar polémica y mover el reflector a otro lado.

Finalmente dejó una lección de control de crisis. Ante la evidencia del video: césalos, hazlos renunciar, deshazte de los pecadores. Solo que los panistas deben tener cuidado porque dicen las malas lenguas que hay más videos de la fiesta del amor. Si esto es verdad, al rato no van a tener a quien poner en sus cargos dentro del grupo parlamentario en la Cámara de Diputados, ni tampoco candidatos a puestos de elección popular.

Comparte esta entrada

Comentarios