“Acosados”

Hay graves errores en la nómina de los maestros, algunos de ellos tienen hasta cinco plazas en las que cobran.

COMPARTIR 
Vianey Esquinca 25/05/2014 01:03
“Acosados”

Una muy lamentable costumbre se hace presente todas las semanas en las escuelas del país. El aumento en la frecuencia y la violencia del bullying es directamente proprcional a la apatía de las autoridades educativas, que han decidido mantenerse chiflando en la loma a pesar de que México ocupa el primer lugar en acoso escolar a nivel mundial.

La secretaría que debería establecer urgentes medidas para combatir el bullying en las escuelas es la SEP. Pero ¿cómo se le puede pedir acciones contundentes si sus funcionarios están más ocupados sintiéndose víctimas de acoso?

Efectivamente, tanto se ha puesto de moda este tema, que resulta que ahora varios actores políticos comienzan a decirse hostigados, pensando tal vez que así van a lograr la misma empatía que los niños víctimas de bullying.

Cuando el Instituto Mexicano para la Competitividad sacó el estudio sobre la nómina magisterial ni tarde ni perezoso salió Enrique Del Val, subsecretario de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas a hacerse el ofendido y después de desgarrarse las vestiduras acusó al Imco de no tener rigor en el estudio. Sin embargo, según ha documentado el periódico Excélsior hay graves errores en la nómina de los maestros, algunos de ellos tienen hasta cinco plazas en las que cobran.

Como se observa, en estos casos en el que la autoridad se hace la insultada, se presenta un terrible cuadro de ausencia de autocrítica.

Otro hecho que dio mucho de qué hablar fue el de los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Éstos se sintieron abrumados, acosados, vulnerados porque salió a la luz que se iban a embolsar una pensión vitalicia, conocida en los bajos mundos como “haber de retiro”. Ante el descubrimiento que indignó a más de uno, los magistrados acusaron a los medios de practicar un periodismo improvisado, de haber emprendido una campaña de especulaciones  sin precedentes. También se hicieron los incomprendidos, pues no entendían por qué el mundo no les agradecía que estuvieran trabajando en el tribunal, cuando podrían ganar más dinero si litigaran los asuntos que ellos mismos resolvían. Ingratos que son los mexicanos.

Hay que recordar también que los diputados fueron los primeros en hacerse los ofendidos, pues a su juicio se les trató de meter un gol y aprobar esa pensión-bono-haber, pero nuevamente esa victimización sólo trató de ocultar lo evidente: los legisladores no leen lo que aprueban, ellos siguen instrucciones. Nadie sin embargo, reconoció que se habían equivocado.

Ernesto Cordero por su parte, debió haberse sentido muy acosado por Gustavo Madero quien de forma apabullante le ganó la dirigencia nacional del Partido Acción Nacional. Cordero nuevamente se quedó como la muñeca fea, pero él no se esconderá por los rincones temeroso de que alguien lo vea, al contrario, regresará a la Cámara de Senadores donde un hueso lo espera. 

Por supuesto una forma de hacerse la víctima y el acosado es autonombrarse como perseguido político, aunque se llegue al ridículo extremo. Tal es el caso de Gastón Azcárraga que pidió asilo en EU. No reconoció que dejó en la quiebra a una aerolínea y dejó sin empleo a cientos de trabajadores de Mexicana. 

La buena noticia es que todos estos actores que se han sentido acosados pueden dormir tranquilos, porque afortunadamente ya el secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet, con la oportunidad, firmeza, contundencia y precisión que lo caracteriza ya dijo que “quizá para octubre o noviembre, no más que eso”, presentará un programa experimental contra el bullying.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red