Partido viejo no hace mejor caldo

Hoy lo vuelven hacer, Gustavo Madero y Ernesto Cordero se sacan las uñas, se dan zancadillas y se dicen de todo.

COMPARTIR 
Vianey Esquinca 04/05/2014 00:33
Partido viejo no hace mejor caldo

El próximo 5 de mayo, el Partido de la Revolución Democrática llega a su primer cuarto de siglo. Apagará 25 velitas, lo cual, en desarrollo humano equivale a la etapa de adultez. Que el PRD haya llegado a esa edad a pesar de sí mismo, es un logro que debe celebrar, porque si bien sigue siendo una confederación de tribus, parecería que a lo largo del tiempo han aplicado la máxima de: “Entre corrientes podemos destrozarnos, pero jamás nos haremos daño”. De acuerdo con las teorías de comportamiento humano, un adulto afronta los problemas con mayor serenidad y seguridad que en sus fases anteriores.  Tal vez por eso ahora, el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, solicitó formalmente al Instituto Nacional Electoral ayuda para organizar su elección interna el próximo 24 de agosto. Una muy buena jugada si se toma en cuenta que la única forma que conocía el PRD para elegir a su dirigencia era la fórmula llamada “a gritos y sombrerazos”.  También un adulto es capaz de reconocer y valorar sus propias posibilidades y limitaciones.
Aunque todavía les falta avanzar en este rubro, hay mayor autocrítica. Ya lo dijo su dirigente moral Cuauhtémoc Cárdenas, el PRD no puede ganar la presidencia en el 2018 si no hay una recomposición interna.

El PRD logró afrontar el abandono de Andrés Manuel López Obrador cuando se fue tras una Morena. Seguramente sufrió y vio cómo un porcentaje de la población se desprendía de ese partido, pero a pesar de ello, se mantuvo firme e incluso le busca de cuando en cuando la cara, lo que habla de que es capaz de controlar sus sentimientos.

El partido del Sol Azteca apenas va entrando a esta nueva etapa y tiene hasta los 60 años para fortalecerse, tal vez por eso a veces sigue presentando un comportamiento inmaduro y contradictorio propio de la adolescencia y la niñez. Hacer berrinches y levantarse de las mesas de negociación a la menor provocación, o rechazar a priori iniciativas, son parte de conductas infantiles.

Pero así como el PRD llega a sus 25 años e inicia una nueva etapa, el PAN, fundado en 1939, muestra serios y preocupantes signos de vejez. 

Las características de una persona que ya pasó los 70 años, es su sensible y progresiva baja de las cualidades de su actividad mental, llevando en algunas ocasiones a la perdida de la memoria. Esto es justamente lo que está pasando con el partido, se les olvida cómo en 2012 durante su contienda interna para elegir candidato presidencial, los panistas se destrozaron provocando un desgaste y debilitamiento de estructuras, que los dejó vulnerables y en desventaja ante sus contendientes.

Hoy lo vuelven hacer, Gustavo Madero y Ernesto Cordero se sacan las uñas, se dan zancadillas y se dicen de todo, ¿cómo querrán después hacerle creer a la población que en su dirigencia hay hombre y mujeres honorables, inteligentes y que realmente piensan en el bien del país cuando, ellos fueron los primeros en denostarse mutuamente? En Acción Nacional existe además un progresivo deterioro del funcionamiento de los diversos órganos internos, provocando fallas estructurales. El anciano se la pasa viviendo cada vez más en función del pasado, el mismo que evoca constantemente, ya que el presente y el futuro le ofrecen pocas perspectivas. El PAN sigue pensando en las épocas en donde tuvo la presidencia, pero su discurso es el mismo de siempre, no se renueva y aleja a la gente.

También manifiestan una marcada tendencia a la desconfianza, el egoísmo, la crítica aguda (especialmente a los jóvenes) y reaccionan agriamente contra el ambiente social.

Acción Nacional no ha sabido llevar su vejez,  llega con todos los achaques y las consecuencias de una vida desordenada. Por lo que requiere una muy buena cirugía, una revitalización, terapia celular antienvejecimiento o lo que sea para recuperar algo de su juventud.

 

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red