La Cumbre de la Alianza del Pacífico en Nayarit: diálogo entre miembros y observadores

Israel desea tener un rol activo y poder contribuir con su conocimiento y experiencia en el dominio tecnológico.

COMPARTIR 
Rodica Radian Gordon 26/06/2014 00:00
La Cumbre de la Alianza del Pacífico en Nayarit: diálogo entre miembros y observadores

La semana pasada tuve el gusto de participar, como parte de la delegación israelí, en el encuentro entre los países de la Alianza del Pacífico y los países observadores de este foro. Tzahi Hanegbi, el nuevo vicecanciller, encabezó nuestra delegación. Para Hanegbi, nombrado apenas a principios de junio, dicha cumbre fue la primera misión por cumplir en su nuevo cargo, además de que su presencia contuvo un fuerte mensaje sobre la importancia que asigna Israel a la alianza, ya que en el pasado mes de febrero fuimos aceptados como Estado observador.

El status de observador significa para nosotros la continuación de la política de desarrollo de nuevos mercados para la economía israelí y, por ende, el fortalecimiento de los lazos con los países miembros. Israel y los países de la alianza compartimos no sólo los mismos valores democráticos y de Estado de derecho, sino también políticas económicas similares de mercados libres. Las buenas relaciones que históricamente existen entre nosotros han crecido en el último año con las visitas de Estado a Israel de los presidentes de Colombia y Perú, acompañados por delegaciones económicas, así como la visita de Estado a México del presidente Peres.

En este espíritu, el gobierno israelí adoptó el mes pasado la decisión estratégica de fortalecer nuestras relaciones económicas y comerciales con América Latina, en general, y con los cuatro países de la alianza, en particular, con base en su importancia económica regional. Así que Israel, de manera similar que otros observadores, desea tener un rol activo y poder contribuir con su conocimiento y experiencia en el dominio tecnológico y en temas relevantes a los países miembros. Por lo cual, el gobierno ha definido algunas medidas en los campos de innovación, investigación y desarrollo, agricultura, ciencia y el medio ambiente, designando además recursos para la implementación de dicha decisión. Asimismo, estamos abiertos a cooperar con otros países observadores y con las organizaciones internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo, para implementar estos objetivos comunes.

La Alianza del Pacífico prueba ser un marco muy atractivo por su estructura flexible e innovadora, que ha permitido logros importantes para sus miembros en tan sólo tres años de existencia; lo cual evoca mucho interés por parte de varios países, así que el número actual de observadores creció a 30. La sesión de la Cumbre de Nayarit dedicada al diálogo entre los miembros y los observadores ha revelado la amplia gama de temas para cooperación entre todos ellos. Como subrayó el canciller Meade en sus conclusiones, se tendrá que identificar un mecanismo de colaboración que permita la participación de los países observadores en los distintos grupos de trabajo que ya existen en la alianza, para lograr los resultados que todos desean. Esperamos que dicha cooperación pruebe ser un pilar más en el cumplimiento de las promesas de este importante foro.

*Embajadora de Israel en México.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red