Musset 344, Polanco

COMPARTIR 
Ricardo Pascoe Pierce 06/06/2014 00:00
Musset 344, Polanco

En la historia del desarrollo urbano en la Ciudad de México, hay casos que expresan, con fidelidad cristalina, los problemas de fondo que se vive en el proceso. Se han presentado múltiples reclamos, por parte de ciudadanos en lo individual, como agrupaciones vecinales e, incluso, en representación oficial de Comités Ciudadanos, sobre la falta de un marco conceptual global que guíe las decisiones en materia de desarrollo urbano, o sobre la carencia de instrumentos eficaces de planificación integral, o de violaciones reiteradas y sistemáticas a la legalidad vigente. La situación actual de la casa ubicada en Musset 344, colonia Polanco, es uno de esos casos emblemáticos.

El 26 de abril de 2013 se publicó, en la Gaceta Oficial del Distrito Federal, un Aviso de Solicitud de Modificación al Programa de Desarrollo Urbano. El solicitante pedía cambiar el uso de suelo del predio de mil 169 metros en Musset 344, de habitacional, con altura máxima de nueve metros y 35% de área libre a oficinas en seis niveles (25 metros de altura), nueve mil 357 metros de construcción, 25% de área libre y 187 cajones de estacionamiento. Y para pedir a opinión vecinal, se acuerda una Consulta Pública del 29 de abril al 20 de mayo de 2013.

El 17 de mayo de 2013, es decir, tres días antes del cierre del periodo de la Consulta Pública, los vecinos entregaron una opinión negativa sobre la solicitud de cambio de uso de suelo.

Previamente, a principios de abril, los vecinos se habían percatado que había obra de demolición en el predio y, ante ello, solicitaron información sobre la licencia de demolición. Cuál fue su sorpresa cuando se enteraron de que existía un Certificado Único de Zonificación de Uso de Suelo, expedido ocho días hábiles después de concluida la Consulta Pública, que, en esencia, le permitía al propietario construir su proyecto de oficinas con las alturas deseadas por él, amparado en la aplicación de una oscura Norma Complementaria Particular. Sin embargo, el uso de suelo permitido en la calle de Musset sigue siendo habitacional, lo cual invalida el Certificado Único. O, confirma que es un documento apócrifo aunque se utiliza como si fuera oficial, lo cual habla de la comisión de un posible delito.

El Comité Ciudadano Polanco Reforma (Polanco III Sección), encabezada por la Ccoordinadora Interna María Ignacia Morán Martínez, acudió a la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial del Distrito Federal (PAOT) para solicitar su intervención en el caso, proponiendo una revisión de toda la documentación presentada. El pasado 3 de junio de 2014 la PAOT emitió un dictamen técnico que, en su parte medular, dice lo siguiente: “El Certificado Único de Zonificación de Uso del Suelo con número de folio 15594-151FINO13, contraviene lo establecido en la Norma Complementaria Particular de Edificaciones Existentes, toda vez que excede la altura máxima permitida… Por lo anterior, cualquier certificado que se emita deberá contener la zonificación permitida por el Programa Parcial de Desarrollo Urbano para Polanco…(e) incumple con lo establecido en la Norma Complementaria Particular  de Edificaciones Existentes, toda vez que no se respetó la estructura básica del inmueble existente”. La PAOT refuta lo dicho, y aparentemente autorizado, por un Certificado Único cuya validez no se ha podido comprobar.

Por un lado, no existe una clara convicción por parte de la autoridad de alinearse con los dictados del Programa Parcial de Polanco, que es el único instrumento ordenador global dentro del espacio territorial de la colonia. De ahí que se desprende un primer paso en falso acerca de cómo lograr harmonía en el proceso de desarrollo urbano sustentable y coherente si los marcos conceptuales y legales no son respetados.

Por otro lado, a nivel de instrumentos aplicables, resulta que la Consulta Pública no tiene caso realizarse si sus efectos no son vinculantes. ¿Para qué pedir la opinión de vecinos, si la autoridad no la va a tomar en consideración a la hora de tomar decisiones? Es absolutamente indispensable que las opiniones vecinales tengan un efecto vinculante a la hora de decidir sobre los rumbos que tomará el desarrollo urbano, como en el caso de Musset 344.

Por último, el hecho de que, a los ocho días hábiles después de haber realizado la Consulta Pública, aparezca, como oficial, un Certificado Único que cambia el uso de suelo de una propiedad en particular es una señal preocupante acerca de cómo se manejan esos documentos, cuyo valor monetario puede ser inmenso, y la falta de controles efectivos en su elaboración y expedición.  Por todas estas razones, el caso de Musset 344 es emblemático en señalar las fallas de nuestro sistema de diseño de la ciudad que todos queremos.

                ricardopascoe@hotmail.com

                Twitter: @rpascoep

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red