El fracaso de las utopías

Arturo Martínez Nateras y Joel Ortega Juárez coincidieron en precisar que ya no debemos cargar más el pesado ataúd del 2 de octubre.

COMPARTIR 
René Avilés Fabila 08/12/2013 01:30
El fracaso de las utopías

El tránsito del socialismo utópico al científico fue un largo y complejo sueño. La Unión Soviética estuvo cerca de cumplirlo. Muerto Lenin, la pugna entre Stalin y Trotski dio como resultado un proceso violento, que ganó el primero. El socialismo en un solo país y el creciente autoritarismo del Partido Comunista permitió el nacimiento de un coloso con pies de arena. Los resultados tienen mucho de heroicidad y más de tragedia. El pueblo ruso escribió páginas históricas como la destrucción del nazismo y aquéllas que mostraron que la edificación del socialismo no es algo sencillo  ni la aparición del nuevo hombre y el tránsito de la prehistoria a la historia es instantáneo, sino un proceso complejo. Romper con los paradigmas largamente acumulados es una tarea desmesurada. Hasta hoy ha fallado en la Unión Soviética, China y en Cuba.

En México tampoco ha fructificado la lucha de los marxistas. Del combativo Partido Comunista, nacido en 1919 a la fecha, sólo quedan recuerdos borrosos en una nueva generación que supone que la izquierda es la que comparte el poder con el PRI y el     PAN. Su conquista es ilusoria, el único logro es medio matizar la creciente dictadura perfecta del capitalismo salvaje. Quiere pintar la fachada, no transformar al país.

El pasado jueves, en la FIL de Guadalajara, la UNAM, entre muchos otros, ofreció la presentación de dos libros interesantes y hasta fundamentales para entender cuál ha sido el papel de la izquierda comunista en México. El 68. Conspiración comunista, de Arturo Martínez Nateras, y Libertad de manifestación: conquista del Movimiento del 10 de junio de 1971, de Joel Ortega Juárez. Ambos autores, viejos militantes comunistas, luchadores sociales de toda la vida, son testigos y cronistas de dos sucesos violentos y que contribuyeron a romper la dureza del sistema de los gobiernos priistas. En la presentación, en un auditorio repleto y con un tanto igual que no pudo ingresar, los participantes, incluidos Martha Servín Martínez y yo, hablamos de las virtudes de ambas obras contrapartes de una historia mal analizada y sólo en tramos, sin la profundidad indispensable para saber qué ocurre hoy y por qué se derrumbó la izquierda marxista en cualquiera de sus variantes.

Arturo Martínez Nateras y Joel Ortega Juárez coincidieron en precisar que ya no debemos cargar más el pesado ataúd del 2 de octubre hoy oficializado y en manos de burócratas en lugar de estarlo en las de nuevos cuadros revolucionarios. Como ejemplo, el primero citó una presentación ocurrida poco antes en la misma FIL, una que llevó a la burocracia política capitalina, a viudas del 68 y a intelectuales sacralizados a dar su versión de una noche en la que ninguno estuvo. En todo caso, lo que debemos recuperar, señaló Joel, es la parte combativa y lúdica del movimiento transgresor y no la derrota que ha servido más para edificar mitos que para combatir a un sistema comodino y conservador. Marx y Lenin estudiaron la derrota de La Comuna de París para ver al futuro, no para lamer heridas.

Los 50 minutos usuales para las presentaciones fueron insuficientes para debatir el tema. Quedaron infinidad de inquietudes sin ser tratadas. ¿Cuándo se nos fue la  ideología y nos quedamos sin organización y en qué momento la izquierda quedó al garete y en manos de ex priistas? La lucha ha perdido lo más valioso: su espíritu de cambio, y en su lugar han edificado una que busca el poder y no la metamorfosis. Cierto, no es posible por ahora retomar el combate con las mismas tesis y lecturas afines, debemos recuperar los valores extraviados, buscar lo más consistente del pensamiento clásico marxista, que incluye nuevos pensadores y ver detenidamente cómo será el enfrentamiento con un sistema que hasta el Papa ha criticado por su inhumanidad: el capitalismo.

Enorme acierto de Joel Juárez Ortega y Arturo Martínez Nateras, cuya contribución al análisis del pensamiento y lucha de la izquierda mexicana es significativa.

                *Escritor y periodista

                www.reneavilesfabila.com.mx

Comparte esta entrada

Comentarios