Nuevo uso médico de la mariguana

Existen muchos fármacos que utilizamos el día de hoy que poseen alto poder adictivo.

COMPARTIR 
Raymundo Canales de la Fuente 06/04/2014 00:51
Nuevo uso médico de la mariguana

La controversia continúa; recientemente, se publicó un estudio firmado por el doctor Vijayshree Yadav, de la Universidad de la Salud y Ciencia de Oregon, respecto de algunas terapias enfocadas a la mejoría de los síntomas en pacientes con esclerosis múltiple, enfermedad del sistema nervioso central, que carece de tratamiento. El padecimiento se caracteriza por una comunicación alterada entre el cerebro y el resto del organismo, que redunda en una serie de síntomas, desde visión borrosa hasta debilidad muscular y dolor generalizado, frecuentemente progresivos e irremediables. El investigador sometió a ensayos científicos una serie de tratamientos “alternativos”, con el objetivo de poner en evidencia su efectividad o, por el contrario, su ineficacia. Incluyó el Ginkgo Biloba, la terapia magnética, la picadura de abejas, la reflexología, los ácidos grasos Omega 3, la mariguana por vía oral, las tabletas de mariguana y un spray de la misma.

Los resultados concluyen, de manera clara, que la mayoría de estos tratamientos no contribuyen prácticamente en nada para el alivio de los síntomas, excepto las terapias a base de mariguana que, efectivamente, demostraron mejoría en algunos pacientes respecto de la espasticidad, el dolor y los síntomas urinarios de los enfermos. Previo al inicio del estudio, los investigadores afirmaron que no hay evidencia suficiente para asegurar que la mariguana fumada tenga algún efecto positivo en la evolución. Como cualquier otro tratamiento, la mariguana en tabletas tiene efectos colaterales que se deben ponderar y discutir con el paciente antes de la prescripción, como mareos, convulsiones, trastornos de la memoria y algunos psicológicos, como la depresión. El mecanismo de acción en la mejoría de los pacientes pudiera estar en relación a la prevención de la inflamación del tejido cerebral y la médula espinal, como se ha demostrado en algunos modelos animales.

Por supuesto un hallazgo no quiere decir categóricamente que es urgente su inclusión como tratamiento, pero debemos ponderarlo en relación a la política pública de la lucha contra las drogas; de hecho, existen muchos fármacos que utilizamos el día de hoy que poseen alto poder adictivo y su uso sin control representaría un grave riesgo a la salud de la población, cito como ejemplo a la morfina, fármaco barato, muy útil en diversas circunstancias, de uso corriente en la medicina moderna y que, en malas manos, sería peligrosísimo. La mariguana puede resultar igual, debemos resaltar sus riesgos, señalar enfáticamente los hallazgos recientes del abuso en menores de edad y discutir muy seriamente su despenalización con fines terapéuticos. Los controles que hoy posee el Estado mexicano en relación a los fármacos llamados “controlados” es francamente eficaz y de ninguna manera pienso que se le escaparía uno más.

La otra discusión, en relación al uso recreativo, es materia de otras reflexiones, que ya hemos abordado en este espacio.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red