Bioética y Plan Nacional de Salud

Es motivo de celebración la incorporación de valores universales en bioética en los planes gubernamentales.

COMPARTIR 
Raymundo Canales de la Fuente 12/01/2014 00:00
Bioética  y Plan Nacional de Salud

Hace pocos días apareció publicado en el Diario Oficial de la Federación el documento base del gobierno federal en relación a la salud. De forma interesante marca, en la Estrategia 6.5 (Situar a la bioética como política de gestión y de desarrollo del sistema nacional de salud universal), una serie de líneas de acción como fomentar la dignidad, la autonomía y los derechos humanos en la prestación de servicios de salud. Por supuesto es motivo de celebración la incorporación de valores universales en bioética dentro de los planes gubernamentales, y pongo aquí especial énfasis en enunciados que no responden a ninguna ideología, sino a las coincidencias claras de todas las posturas en bioética. Justamente le toca al gobierno el fomento al deseable respeto mutuo de todas las diferentes posiciones, religiones y pensamientos de una sociedad plural como México. También menciona el texto, como línea de acción, “fomentar que la investigación atienda a criterios éticos, de pertinencia e integridad científica y protección de los  derechos humanos”, circunstancias que frecuentemente son poco valoradas en vista de los intereses, por ejemplo, de la industria farmacéutica, que no necesariamente los comparte al proponer investigaciones con criterios de mercado. También menciona el documento la incorporación del enfoque bioético en el diseño, análisis y evaluación de las políticas públicas y asignación de recursos, de forma tal que obliga a todos los funcionarios públicos involucrados con la articulación de la política sanitaria a ponderar el máximo beneficio hacia los sectores afectados por un problema de salud que no es un asunto menor cuando hablamos, por ejemplo, de la mortalidad materna, que tiene como una de sus causas el aborto, o hablando de la prevención del embarazo adolescente, que nos conduce a la prevención mediante la difusión de metodología anticonceptiva entre los menores. También se menciona la consolidación de las comisiones nacionales, estatales, así como de los comités hospitalarios de bioética, por supuesto tendientes a la institucionalización bajo criterios claros, evitando así los caprichos de los directivos de salud para acomodar una “bioética a modo”. Por supuesto es necesario trabajar mucho más para brindarle a los hospitales las herramientas que permitan justamente la independencia de gestión de los comités; todavía existen muchos directores de hospitales e instituciones que sienten que dichos comités deben estar a sus órdenes y seguir sus instrucciones. Nada más alejado de la realidad, esas situaciones contienen el riesgo inminente de viciar y conducir a conclusiones que atropellen los derechos de las personas. También se habla de fomentar el respeto a criterios bioéticos internacionales, de entre los cuales menciono la propuesta de declaración universal de bioética de la UNESCO, documento valiosísimo en términos justamente de encontrar coincidencias. Ojalá sea posible avanzar en todas las líneas de acción, será una aportación para México.

 

Comparte esta entrada

Comentarios