Cientos de millones de notas musicales

COMPARTIR 
Rafael Álvarez Cordero 25/01/2014 00:15
Cientos de millones de notas musicales

“La música es el idioma universal, el esperanto de todas las culturas”
Charli A.

 

Mi querido viejo: el domingo pasado, Alicia y yo tuvimos el placer de asistir a la Sala Nezahualcóyotl de la UNAM para escuchar a Oxana Yablonskaya, maravillosa pianista rusa que tiene una muy fructífera carrera desde los años 60 del siglo pasado, cuando ganó premios en París, Viena, Moscú, y quien ha participado con las más renombradas orquestas y fue nombrada solista de la Filarmónica de Moscú en 1975. Ya en Estados Unidos, su fama creció porque grabó varios discos y ha sido maestra de la Escuela Juilliard,  de Nueva York y sigue, a sus 75 años, con una capacidad interpretativa que conmovió a los asistentes cuando interpretó el fantástico Concierto para piano y orquesta, de Piotr Ilyich Tchaikovsky.

Y yo me preguntaba cuando Oxana, sin leer ninguna partitura, arrancaba al piano notas sublimes, unas fuertes como cañones, otras suaves como susurros, cuando se integraba armónicamente con toda la orquesta, ¿cómo es que en su cerebro caben cientos de millones de notas musicales? y ¿cómo su cerebro manda a sus manos la orden de moverse con una velocidad insólita para lograr los acordes de Tchaikovsky?

Ella, como muchos otros artistas —recuerdo a la inolvidable María Teresa Rodríguez, pianista mexicana excelsa— no sufre merma al paso de los años, y la disciplina que aprendió desde la infancia le permite no sólo tocar el concierto, sino darle a cada movimiento la fuerza, el ritmo y la armonía que soñó el compositor, e imagino a su mente como una maravillosa computadora que trabaja miles de mensajes musicales por segundo, miles de señales para que sus dedos toquen las teclas, es algo difícil de entender, ¡pero es cierto, querido viejo!

Todo esto lo digo porque nuestra capacidad mental es mucho mayor de lo que imaginamos, porque muchas de las consejas del “terrible deterioro de las funciones cerebrales” cuando pasan los años se desvanecen cuando vemos este prodigio de integración cerebro/manos/dedos.

Me dirás, querido viejo, que ella es una excepción, pero todos nosotros tenemos habilidades que permanecen en tanto las sigamos utilizando; unos escribirán a máquina (o ahora en la computadora), otros tocarán un instrumento o recitarán de memoria hermosos poemas, unos más harán maravillas en la cocina, preparando espléndidos platillos, y habrá quien siga tejiendo chambritas para sus nietos y bisnietos, moviendo las agujas o el gancho con gran agilidad con sorprendentes resultados.

Y si escarbamos un poco en la memoria, querido viejo, con seguridad recordarás algunos acontecimientos de tu infancia o juventud como si hubieran ocurrido ayer, y si sigues estimulando tu memoria, si sigues usando el cerebro todos los días, verás que eres capaz de recordar más de lo que imaginas.

Cientos de millones de notas musicales en el cerebro, millones de movimientos de los dedos para arrancar al piano notas sublimes, ¿y la edad?, ¡la edad no importa!

                Médico y escritor

                raalvare2009@hotmail.com

                www.bienydebuenas.com.mx

Comparte esta entrada

Comentarios