Propósitos de día nuevo

COMPARTIR 
Rafael Álvarez Cordero 04/01/2014 00:59
Propósitos de día nuevo

“Cada día, tú tienes una oportunidad para ser feliz,
¡no la desperdicies!”.

E. Rowling

 

Mi querido viejo: ya estamos en el nuevo año, 2014, que esperamos llenarlo de cosas buenas; seguramente tú, como millones de seres en todo el planeta, al llegar el reloj a las doce de la noche del 31, hiciste, solo o con tus seres queridos, una serie de propósitos, que todos piensan convertir en realidad en este año que comienza.

Los que se interesan por las estadísticas hablan de los propósitos que tiene la mayoría de la población, por ejemplo, en Estados Unidos, los más comunes son: 1.-Bajar de peso, 2.-Ganar más dinero, 3.-Dejar de fumar, 4.-Viajar a Europa. En tanto, una encuesta realizada en varias ciudades del país señala que lo que más queremos los mexicanos es: 1.-Ahorrar dinero, 2.-Hacer ejercicio, 3.-Disminuir el estrés, 4.-Aumentar los ingresos. 5.-Cuidar la salud, y así por el estilo.

Por otra parte, recordando que “de buenos propósitos está tapizado el infierno”, sabemos que 60% de los propósitos de Año Nuevo no se cumplen, o se cumplen a medias; como ejemplo tenemos el propósito de ir al gimnasio: en las primeras semanas, hay unas enorme cantidad de entusiastas que van todos los días a hacer ejercicio, pero para marzo, disminuyen a la mitad, y para mayo o junio, quedan los gimnastas
de siempre.

Por eso yo tengo una proposición para ti, mi querido viejo, porque como decíamos hace una semana, para nosotros los viejos, el tiempo transcurre de manera diferente a los demás; si tú recuerdas, cuando éramos niños y adolescentes pensábamos en el tiempo como algo que pasaba lentamente, las vacaciones estaban “muy lejos”, para el fin del año “faltaban muchos meses”, en tanto que ahora vemos que los años como que pasan cada vez más veloces.

La proposición que tengo es que, conociendo tus proyectos, tus deseos, tus anhelos, tus sueños, hagas tus “propósitos de día nuevo”, no de Año Nuevo, porque parece que es muy largo; te invito a que cada noche hagas tus propósitos de día nuevo: “Mañana voy a caminar 30 minutos, mañana voy a ir al cine, mañana voy a tomar clases de computación, mañana voy a hablar a ese amigo al que no le he hablado por años”; y a la mañana siguiente, cumple tus propósitos de día nuevo y verás qué satisfecho estás al terminar cada día.

Porque la vida está hecha no de meses y años, sino de días, días como hoy, 24 horas en las que puedes hacer algo que has deseado, 24 horas que puedes llenar de salud, de alegría, de creatividad, como he visto en estos tres años que tengo el placer de escribir para ti, tres años en los que he conocido a viejos trabajadores que ayudan a los niños en las escuelas, viejos entusiastas que se reúnen en sociedades y asociaciones, viejos creativos que escriben, pintan, esculpen, modelan, tejen, bailan, viajan, enseñan, etcétera, viejos maravillosos que viven cada día plenamente.

Por eso, querido viejo, haz cada noche tus “propósitos de día nuevo”, y realízalos a la mañana siguiente; te va a gustar y disfrutarás todos los días
de tu vida.

                Médico y escritor

                www.bienydebuenas.com.mx

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red