Bajo la misma estrella

COMPARTIR 
Pedro Cárdenas 22/06/2014 00:15
Bajo la misma estrella

Después de la increíble novela del autor John Green, era difícil mejorar o incluso igualar la calidad de la obra con una película. Pero el director Josh Boone hace una adaptación conmovedora, triste y con toques de humor que logra simpatizar a la mayoría de la audiencia.

La historia se basa en dos adolescentes, Hazel y Gus. Este par, tiene una vida un poco distante a la que estamos acostumbrados. Los dos están enfermos de cáncer y la vida les ha puesto retos que superar, retos los cuales ellos logran superar con un optimismo y un ingenio que te envuelve. Juntos deciden dejar de usar su enfermedad como una excusa y ponerla a un lado, aceptar el destino que tienen y seguir adelante. Entre los dos, deciden cumplir el último deseo de Hazel, conocer a su escritor favorito. Viajarán a Ámsterdam en un viaje lleno de ternura y carisma. Una historia liberadora diría yo, tanto como dolorosa, llena de sueños que nos abrirán la mente y nos harán recordar el impulso de nuestra juventud.

En general, la película es conmovedora y una buena adaptación del libro. Es sabido que las películas basadas en una novela son un arma de doble filo, ya que los lectores están normalmente enamorados del libro y suelen decepcionarse con facilidad. En este caso, si fuiste un lector de esta novela, puedes ir tranquilo al cine. La adaptación es muy buena, y logra transmitir el mensaje que se busca en el libro. Es una historia que llega a tocar partes del corazón y no nos da un aviso para dejarnos noqueados cuando termina. Al igual que el libro, logra superar las barreras de los clichés con dramas y enfermedades, y más bien, nos da una historia con personajes y lugares creíbles. Los actores se convierten en los personajes de una forma impresionante y los dos, Shailene Woodley y Ansel Elgort se apropian de la pantalla.

Esta película tiene el suficiente encanto y sensibilidad para satisfacer a un público grande.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red