Para todos

COMPARTIR 
Paola Domínguez Boullosa 03/09/2014 00:00
Para todos

En la vida hay que estar preparados para todo lo que venga, para lo previsto y para lo no previsto, para  lo esperado y lo no esperado, al final eso es estar preparado para la vida… simplemente porque así es ella… sorprendente.

Y sí, la vida es sorprendente para bien y para mal, pero sorprendente para todos, por eso ante la sorpresa hay que estar siempre preparados, porque viene así… sin previos claros y tantas veces sin avisar, al final sólo poseemos simples expectativas, sólo expectativas, cálculos más o menos atinados, más o menos concretos, más o menos certeros, pero la realidad… siempre es sorpresiva y sorprendente… por eso hay que estar preparados para vivirla…

Y seguramente sea cuestión de una simple elección: el estar o no preparados para la vida, porque uno elige no sólo sus acciones sino sus reacciones y esa es quizá la parte que determina si hemos o no aceptado estar preparados… porque lo primero que debemos es aceptar eso que venga para poder así tomar las decisiones más conscientes y certeras posibles… la aceptación es primordial para la preparación… porque la aceptación nos obliga a reconocer la realidad, sobre todo lo que ocurre… la aceptación, es finalmente una elección, una oportunidad y un permiso que nos damos todos los días…

Esa es la parte que nos permite que la vida no sea tan sorpresiva, esa es la parte donde uno elige qué sigue después, porque siempre para todo y para todos hay un después. Un después si así se desea, si así nos lo permitimos, si así lo pedimos, si así nos lo exigimos… siempre hay un después… por eso la vida no tiene sorpresas para aquellas personas que se niegan a aceptar la realidad, su realidad, por eso hay personas que viven a medias o en las medianías de cada suceso, de cada circunstancia, de cada acierto o de cada desacierto, porque al final quien es incapaz de aceptar es también incapaz de responsabilizarse de lo que tiene que venir después… y no olvide que el después de cada realidad es personal, individual y único, el después no depende de nadie más que de usted mismo.

Por eso uno elige en la vida si se prepara o no para vivirla, por eso uno elige en la vida si se levanta o se deja caer, por eso uno elige en la vida si sigue avanzando o si se detiene, si se da otra oportunidad o sucumbe, si ha de armarse de valor o seguirse devaluando, si se construye, se reconstruye o se destruye, si vence sus miedos o se deja vencer por ellos, si se reconoce a través de sus aciertos o de sus errores, si deja que las cosas pasen o hace que pasen las cosas, si se perdona o se sigue castigando, si se hace responsable o espera que alguien se responsabilice por uno… al final uno elige si se prepara para vivir o se prepara para morir viviendo…

Porque todo pasará sorpresivamente y no hay poder humano que lo detenga, porque no hay ninguna verdad absoluta más que esa… que la vida es sorprendente para bien, para mal y para todos… todo el tiempo…

Por eso mejor elija vivir una vida sorprendente… para ello sólo necesita aceptar que la vida lo es y prepararse para lo que venga, al final la vida sólo nos exige apertura, seguridad, flexibilidad y un profundo convencimiento de que es eso: sorpresiva y sorprendente… mejor elija planear, prever, trabajar y seguir adelante siempre con esa consigna de que todo pasará, todo el tiempo para todos. Y siempre habrá sorpresas, algunas serán a favor otras no lo serán tanto, pero aún siendo unas u otras también pasarán. Y ese proceso casi siempre incierto, también traerá nuevas y mejores oportunidades. Es cuestión de empezar todos los días según corresponda, a veces ligados a una continuidad otros a un comienzo y otros a un final, pero es seguro que de alguna manera todo comienza, todos los días para todos.

Y en ese continuo comenzar recuerde que… no hay verdades absolutas ni mentiras permanentes, no hay resultados sin acciones y no hay acciones sin alguna consecuencia, habrá tiempos de victoria y otros de vencidos, pero también siempre habrá algo que celebrar, algo que aprender, algo que cambiar, algo que terminar, algo que empezar, algo que experimentar, algo que nos haga llorar y algo también que nos haga reír a carcajadas, que siempre habrá algo a lo que renunciar, algo que olvidar, algo que dejar atrás y algo también que retomar, que admitir, que sopesar y que mejorar, …que si permitió un error no quiere decir que lo tenga que seguir permitiendo, que la felicidad es una obligación personal, que las cosas nos pasan, pero no podemos dejarlas pasar sin hacer algo, que pocos estarán con uno en los momentos difíciles, pero que todos estarán dispuestos a celebrar nuestros tropiezos, que lo barato sale caro, que los problemas no siempre son problemas y que para nadie somos lo más importante, que lo más importante en la vida se aprende demasiado tarde, que las luchas no siempre valen la pena, que quien humilla y envilece no nos merece ni un segundo, que las segundas oportunidades no se le deben dar a cualquiera, que lo auténtico siempre es mejor que lo elaborado, que lo simple enamora y la simpleza embrutece, que la banalidad aburre y que la envidia limita… que cada lección es personal y cierta para quien la vive, que los sentimientos nunca se cuestionan y que las percepciones fallan, que si se quiere algo hay que aprender a pedirlo, que si pide debe saber que estará en deuda, que la única y real competencia es con uno mismo, …y que lo que viene siempre seguirá siendo una sorpresa todo el tiempo para todos…

Por eso mejor elija aceptar la vida así… sorprendente, mejor elijase para vivirla así, aceptando que está preparado para lo que venga porque finalmente siempre lo está, todos todo el tiempo, estamos preparados para él no sabemos qué. Y finalmente llega el momento y lo estamos… simplemente porque uno mismo nunca termina de conocerse y es viviendo que se sorprende de lo que puede llegar a ser… por eso cada uno de nosotros somos sorprendentes igual que la vida y por eso, sólo por eso, tendríamos que elegir aceptarla y aceptarnos simplemente así, sorpresiva, sorpresivos y sorprendente, sorprendentes…

Comparte esta entrada

Comentarios