Lo que sucede

COMPARTIR 
Paola Domínguez Boullosa 01/09/2014 00:01
Lo que sucede

                Lo que ha de suceder, sucederá.

                Virgilio

 

Siempre sucede algo… la vida en sí misma es una cadena de sucesos. Las cosas suceden todo el tiempo, suceden para quien las provoca y para quien no… también. Suceden para quienes buscan que sucedan y para quienes no… también. Suceder finalmente es eso, lo que sigue, lo que proviene, lo que procede…

Las cosas suceden todo el tiempo, la diferencia es como suceden, las razones por las cuáles suceden y lo más importante, como las tomamos cuando suceden.

Originalmente las cosas deberían de suceder de acuerdo y como consecuencia de algo, no hay suceso que no tenga una razón lógica que le sustente, que nosotros hayamos sido los artífices o  no,  de esa razón, que esa razón nos sea o no suficiente para comprender lo ocurrido, o que estemos o no de acuerdo… eso… eso es diferente.

Lo cierto es que la mayoría de  las cosas que nos pasan o suceden son simples consecuencias de elecciones hechas, de decisiones tomadas, de responsabilidades asumidas o no, por eso no todo lo que nos pasa es un simple proceder de la vida, las cosas que nos pasan son producto de nuestras elecciones y también de las lecciones que  de alguna manera, la vida nos tiene programadas… y suceden, siempre suceden…

Al final lo que tenga que pasar pasará, y ese pasará siempre será certero para quién lo busca, no así para aquel que espera que las cosas pasen. Si queremos que algo suceda… hay que hacer que suceda, nada llega a uno por simple deseo, los deseos son impulsos, pero se requiere de voluntad y convencimiento para poder concretarlos.

 En realidad, se necesitan deseos suficientemente fuertes para que tengamos todo lo demás, por eso el que desea débilmente también las cosas le suceden débilmente, por eso el que desea los mínimos hace también lo mínimo para concretarlos y por consecuencia recibe de la vida lo mismo… lo mínimo…

Y podemos… siempre se puede aspirar a lo mínimo, esa también es una elección, pero si lo elige así, no espere que le sucedan grandes cosas, ni mucho menos que todo se le magnifique para bien… no espere tampoco que su mínimo esfuerzo le traiga grandes cosas y mucho menos que esas cosas se mantengan en el tiempo… porque quien desea en mínimos, aprecia en mínimos, se esfuerza en mínimos y  finalmente recibe en mínimos, mínimos…que durarán también el mínimo tiempo… por eso hay personas que siguen haciendo de su vida una cadena de mínimos sucesos, con mínimas experiencias y peor aún con mínimos aprendizajes y con la mínima comprensión de las lecciones que la vida le ofrece…

Porque todos podemos equivocarnos, todos cometemos errores todo el tiempo, pero debemos aprender y comprender que eso que sucede no es siempre una consecuencia aislada… casi siempre son consecuencias de un accionar en mínimos o de un accionar basados en la irrealidad, porque un deseo que no puede concretarse es también un deseo mínimamente planeado…

Por eso hoy le invito a hacer que las cosas pasen en su vida, haga que las cosas le sucedan como quiere que sucedan y esfuércese al máximo, porque el que poco espera, poco merece y las cosas seguirán pasando, pero no esas cosas que usted desea que le pasen, por eso aproveche el tiempo y  enfóquese en concretar esa realidad a la que aspira y no se conforme con menos, porque según sean sus deseos serán finalmente sus realidades… elija bien eso que desea y estudie la mejor estrategia para hacer que pase, mire sus posibilidades, prepárese,  evalué sus capacidades, controle sus miedos, supere sus debilidades, y vaya tras ellos, nada ni nadie puede detenerlo, sólo usted… por eso escuche bien las cosas que se dice a diario, las cosas que hace a diario, las decisiones que toma a diario, porque muchos de esos deseos son simplemente cuestión de tiempo, de ir día a día, paso a paso… ármese de ilusión y de paciencia y tenga muy claro el final que quiere alcanzar y no se desvíe del objetivo.

Y tenga la capacidad de visualizarse y actuar como si ya lo estuviese logrando porque ese es el enfoque que necesita su deseo para poder tener la actitud necesaria para enfrentar lo que haya que enfrentar, al final… sólo se trata de sentirnos cada día más convencidos de lo que hacemos, del porqué lo hacemos y de lo que queremos que suceda… porque de que va a suceder, va a suceder, y prepárese porque la vida puede sorprenderle y darle a medida que avanza muchas más opciones y muchos más deseos, acéptelos todos, porque en la vida también hay que aceptar que hacemos bien las cosas, y que haciendo bien las cosas, siempre ocurren cosas mejores… así que no se asuste si logra más, abrácelo celébrelo y siga trabajando y deseando con más fuerza si cabe…

No renuncie a sus deseos cuando está convencido de ellos y de que tiene la fuerza necesaria para concretarlos, no permita que nada interrumpa su camino, siga a toda costa y si ese deseo no se da, no importa… finalmente detrás de un deseo siempre está esa clave que muchas veces no sabemos mencionar, pero que es siempre algo que queremos sentir, vivir, experimentar, y es eso por lo que uno tiene que luchar… por sentirse como ese deseo que cree que pueda hacerle sentir… por eso a algunos  la vida nos sigue sorprendiendo y nos incita a exigir más de ella y de nosotros… simplemente porque detrás de un deseo siempre existe ese algo que buscamos para vivir más y mejor… y quizá sólo por eso insistimos en alejarnos de los mínimos y mirar hacia lo más alto… simplemente porque ese es el esfuerzo, la ilusión, la voluntad y el convencimiento con el que trabajamos todos los días… por eso siéntase seguro de lo que desea… porque casi siempre es lo que necesita, sólo haga todo para que suceda… y todo sucederá… buena suerte y felices sucesos.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red