Guardar…

Dése la oportunidad de analizar y deshacerse de eso que ya no forma parte de usted.

COMPARTIR 
Paola Domínguez Boullosa 30/06/2014 00:00
Guardar…

Podemos guardar para proteger o para protegernos, podemos guardar para conservar, para preservar, para recordar, para dejar de hacerlo, o para aprender a hacerlo… podemos guardar para esperar, podemos guardar para prevenir, podemos guardar por amor, o por desamor, podemos guardar por cuidadosos o por descuidados…

Lo cierto es que todos guardamos desde lo que nos es importante hasta lo que no tiene ya ningún valor, y  guardamos… Guardamos sin dejar siquiera un sólo espacio para nada más… como si nada sobrase… como si todo fuese necesario, como si todo fuese acumulable, y no…

Nada es acumulable… sólo lo que está muerto… lo que vive no se acumula… se renueva…

Mire a su alrededor y observe, cuanto de lo que ve… y hay ya no lo necesita a usted…. y sobre todo…. cuanto…. ya no lo necesita usted, y sigue ahí a la espera de ser retirado o conservado en ese mismo estado inanimado. Usted decide de qué se rodea, usted decide si sigue acumulando o bien que habrá de renovarse…cuestión de perspectiva… sólo eso…

Por eso hoy le invito simplemente a mirar a su alrededor y diferenciar lo que está vivo y es capaz de renovarse y lo que no…

Busque un mejor destino para aquello que ya no tiene cabida, en su vida y, renueve todas aquellas cosas que requieren darle más vida para usted…

Saque, escombre, vacíe, renuncie, abandoné, retire y quite de su alrededor todas aquellas cosas que mueren y le hacen morir un poco a usted también, porque nada es permanente no las haga permanecer… deshágase, suelte…

Libérese y no sólo de cosas materiales, que sabe a bien que ya no cumplen ninguna función... sino también y más importante de sentimientos, de pensamientos… porque la tendencia a acumular comienza ahí dónde todo cobra una dimensión diferente… un valor…

Se acumula siempre más de lo que se renueva y desgraciadamente eso mismo ocurre con uno mismo, vamos acumulando años en lugar de renovarlos… porque vamos guardando aquellas cosas que no necesariamente viven ni nos hacen sentir vivos... acumulamos culpas, recuerdos, experiencias, rencores, mentiras, verdades, ilusiones, esperanzas, ideas, creencias… emociones, sentimientos, pensamientos y actitudes que ya nada tienen y que ya nada aportan… sólo sirven para hacer que nuestra vida sea menos liviana, menos interesante, menos feliz y por supuesto menos viva…

Por eso usted decide con qué se queda y con qué no. Dése la oportunidad de analizar y deshacerse de eso que ya no forma parte de usted, ni de lo que quiere ni a lo que aspira…fuera, sáquelo, si no ha cumplido ninguna función positiva en este último año, créame ya no necesita más oportunidades, simplemente termino su ciclo… y lo que guarde hágalo con el absoluto conocimiento de que será potencial en su vida, inténtelo… nada pierde con darse la oportunidad de dejar esos espacios tan necesarios para lo nuevo…

Decídase y elija aquellas cosas que puedan acompañarle en sus deseos presentes porque de eso se trata la vida, de aprender a discernir entre lo próspero y lo que ya no lo es, asimile que todo puede ser renovado… sólo hace falta que elija con objetividad lo que tiene y lo que ha experimentado, aquellas cosas que desea y sabe que pueden ir más allá y dar más y… las que no.

Si bien es cierto que lo mismo no suele ocurrir dos veces,  puede ser que queramos repetir ciertas emociones y sí, sí puede ser que la segunda vez sea mucho mejor que la primera, sólo hace falta elegir hacerlo y hacerlo lo mejor posible, porque uno decide también las oportunidades que vive… lo elemental es que, a partir de ahora busque renovarse, cambiar siempre para y por algo mejor, abandone la idea de que no hay nada más, porque siempre hay algo más para quien desea más de la vida…

Lo que ha aprendido ya está con usted, deseche todo lo demás, y lo aprendido magnifíquelo, llévelo a otra dimensión donde pueda ofrecerle nuevas experiencias, porque es ahí donde debemos colocarnos, porque es ahí a lo que debemos aspirar, porque es ahí a donde tenemos que llegar si queremos seguir creciendo. Llene su vida de aquellas cosas, personas, pensamientos, creencias y sentimientos que le obliguen a ser mejor cada día, la comodidad no forma parte de quien desea algo mejor… por eso renueve todo lo que sea necesario renovar y no guarde nada más que lo esencialmente necesario para hacer de su persona y de su vida algo siempre mucho mejor…

Decía Charles Chaplin: “Algo hay tan evidente como la muerte y es la vida”… no la guarde, no la acumule…renuévela, vívala…

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red