Consigo basta

La gente segura de sí misma es aquella que no teme decir lo que siente y piensa.

COMPARTIR 
Paola Domínguez Boullosa 28/04/2014 03:09
Consigo basta

A veces… la vista engaña mucho más que cualquier otro sentido, no por la realidad que proyecta sino por la interpretación que le damos. Y así… se sigue empeñando el observador en considerar como realidad aquello que no es más que una concepción personal, una somera explicación sobre algo que posiblemente de cara a la realidad no signifique nada…

El empeño es necio… de ahí la razón de su perseverancia y de ahí también las realidades equivocadas que nos hacemos o nos hacen creer. Un gran ejemplo es la descripción que se tiene sobre aquellos que poseen seguridad personal.

Increíble, pero cierto, tener que escuchar que la seguridad personal para muchos tenga que ver con las posesiones, las posturas y  la rigidez. Y es que hay observadores que se dejan impresionar ante una voz y una actitud alzada, y en su breve conocer consideran que aquello es seguridad…

Nada más lejos de la realidad. La seguridad en uno mismo no requiere de ningún artilugio ni de decoraciones exageradas, tampoco requiere de actitudes despóticas,  y mucho menos de rigidez, la rigidez no forma parte de la gente segura de sí misma.

La gente segura de sí misma es aquella que no teme decir lo que siente y piensa, es la gente que acepta las críticas como oportunidades de crecimiento y es también la gente que sabe que sin importar lo que pase… siempre puede contar consigo  para salir adelante. La persona segura de sí misma vive en paz y posiblemente como consecuencia, practique mucho más la flexibilidad que la rigidez, porque aquel que confía en sí mismo no requiere de nada más, que de sí, para conquistar todo aquello que desea… simplemente porque considera que está preparado para hacerlo.

Esa seguridad es también la responsable de que siempre se exprese libremente, ría con facilidad y abrace más seguido, sepa disfrutar, y encuentre lo positivo en todo lo que le rodea… porque si algo tiene la gente segura de sí misma es un desparpajo a destajo, una energía perfectamente administrada y un control personal fuera de lo común… y si hay algo que caracteriza a la gente segura de sí misma es la sencillez… lo simple, lo natural, lo genuino… porque así son y así viven…

Por eso hoy le invito a observar más allá de lo que ve, de lo que piensa que ha visto y de sus opiniones primarias… observe hacia el interior de las cosas, no hacia sus apariencias externas, porque lo que necesita de mucho para existir, poco valor en sí puede contener, nada ni nadie puede proveerle de seguridad personal si en usted está ausente, porque no son las cosas lo que hacen a uno, sino es uno el que hace a las cosas. Es la seguridad con la que uno porta lo que porta, no lo portado, lo portado carece de valor propio eso se lo da uno…

Si bien hay objetos que a uno le hacen sentir mejor, no son más que un breve aliciente, un placer momentáneo, una idea efímera… Por eso siempre es mejor no depender de nada ni nadie fuera de uno mismo para sentirse o pensarse seguro de sí. Porque siempre basta con uno, cuando uno se basta a sí mismo.

Por eso despójese de engaños y adéntrese en esas cosas magníficas que todos tenemos y que por falta de valor evitamos explotar, no tema ser quien es y amar todo lo que representa, no tema nunca decir lo que siente, porque de eso depende que conozca más claramente los sentimientos ajenos, no tema expresar sus opiniones porque son suyas y tiene todo el derecho a discernir, no tema reírse de usted, antes de que los demás lo hagan o lo eviten por miedo y no tema nunca reconocer sus errores y comenzar de nuevo… porque la humildad, la honestidad y la simplicidad siempre hacen que permee mejor el aprendizaje y, deje de observar tanto a su alrededor… obsérvese y mire de frente porque es ahí donde se encuentra y se desarrolla su futuro, su éxito y su seguridad, camine firme, levante el rostro, estire la columna, abra los hombros respire hondo y sonría… esos elementos sí serán sus mejores posesiones… le deseo todo el éxito…

Comparte esta entrada

Comentarios