El orden complementario

Podemos vivir de muchas maneras, no existe nada ni nadie que nos diga cómo debemos vivir.

COMPARTIR 
Paola Domínguez Boullosa 21/04/2014 00:00
El orden complementario

La vida, de suyo, es sencilla. El contenido y el valor que le damos es lo que la convierte en complicada, compleja, apasionada, divertida, aburrida o simplemente diferente… la vida no se hace a sí misma, la hacemos nosotros todos los días dependiendo de la actitud e interés que tengamos en ella…

Podemos vivir de muchas maneras, no existe nada ni nadie que nos diga cómo debemos vivir, eso lo vamos decidiendo cada uno sobre la marcha, de acuerdo con las experiencias, de acuerdo con las oportunidades, y sobre todo de acuerdo a la capacidad que tengamos de proyectar una vida y hacer todo lo posible por vivir eso que queremos vivir  y no otra cosa…

Y puede ser criticable, todo es criticable a los ojos de quien sólo quiere mirar, pero para quien experimenta vivir nada lo es. Ésa es la gran diferencia entre la gente que critica otras vidas y la gente que no lo hace… quien las critica ha tenido la fortuna de vivir pocas experiencias, porque la mente es flexible y acepta casi todo cuando se le obliga a resolver casi todo, no cuando se le mantiene instalada en la comodidad que no le exige esfuerzo alguno…

Por eso no importa cómo lleve su vida, la vida de nadie puede ser criticable, simplemente porque cada vida es única y lo que es único simplemente tiene que ser diferente a todo lo demás…

Por eso hoy le invito a mirar con otros ojos su vida y las otras vidas, no importa la que haya elegido para sí o lo que otros hayan elegido, cada quien tiene la suya y la vida es lo más grande que tenemos y lo que más debemos respetar…

Por eso debemos de modificar la manera con la que con tanta soltura opinamos sobre el proceder de cada quién, al final sólo estamos viendo una parte de la historia ajena y nunca la historia completa… e igual sucede cuando es nuestra vida la que está en la mente o la boca de otros… sólo están viendo una parte del todo… nunca el todo…

Todos necesitamos en algún momento replantearnos la forma de ver la vida propia y la ajena y replantearnos también, la forma en la que vivimos, y ésa es quizá la parte más importante de vivir. Porque si la vida no es congruente con lo que uno siente, piensa y practica, simplemente estamos errando en el procedimiento de vivir. La vida necesita en su orden natural un orden complementario, lógico, determinado y cambiante, porque de eso se trata la vida de lo que hacemos con ella, porque ella va a seguir su curso natural… lo queramos o no, lo que no determina la vida es el cómo, el porqué  y él para que, eso, nos toca decidirlo a cada uno y… eso es el orden complementario que hace que cada vida sea única.

…Y si somos honestos no hay vida que no pueda mejorarse, lo que sí hay son personas que no desean mejorarla, muchas veces por desidia, por comodidad o simplemente porque se han creído que su vida es el resultado de un hecho determinado, y no, no importan los errores que hayamos cometido o los aciertos, eso no determina la vida de nadie ni tampoco quiénes somos…

Lo que nos determina son las elecciones que hacemos todos los días en función de los objetivos que nos hayamos planteado. Lo que nos determina no es lo que tenemos ni tampoco nuestras pretensiones, lo que nos determina y determina nuestra vida es el valor con el que trabajamos todos los días a fin de vivir como queremos vivir. Eso es lo que somos y lo que debería de ser nuestra vida: el reflejo del valor de lo que cada uno es y elige hacer…

Por eso siéntase libre para replantearse o no su manera de vivir y no se altere por lo que otros puedan opinar sobre su vida, cada quien tiene la suya… mejor dedíquese a mejorarla, a disfrutarla y a aprender con cada experiencia que se presente, porque lejos de ser aburrido, es apasionante saber que la vida en sí es un proceso natural, naturalmente vacío y a contrarreloj, la pasión y la inteligencia es lo que la hará que esa vida sea naturalmente suya y no de otro.

Por eso apasiónese de este proceso y de cada una de sus partes, porque son suyas y son la oportunidad que tiene todos los días de ser y hacer de su vida la mejor versión, la mejor vida, el mejor y mayor de sus aciertos…

Viva y deje que cada quién viva lo que quiera, tenga o deba vivir, ayude, comparta, experimente y sobre todo respete su vida y las vidas ajenas, por lo que son y por lo que representan… porque no son simplemente vidas sino personas haciendo de un proceso natural una historia… y cada quien elige su orden complementario.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red