Pensamiento alternativo

Nadie debería quedarse con la solución que todos ven, cuando considera que no es la apropiada.

COMPARTIR 
Paola Domínguez Boullosa 17/03/2014 00:00
Pensamiento alternativo

Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos experimentado que ante la presencia de un problema se necesita más de una solución, ya sea que el problema lo exija o que la solución inicial no nos satisfaga del todo. Ante cualquier problema siempre hay que verificar toda la información y plantearnos todos los escenarios, porque nadie está obligado a tomar una solución como única cuando la realidad aún no nos haya demostrado lo contrario y, la realidad… la construimos cada uno… todos los días.

Por eso resulta interesante el pensamiento alternativo que no es más que la habilidad cognitiva de imaginar el mayor número de soluciones a un problema determinado… Porque del número de soluciones depende también el  número de posibilidades y de ahí el grado de éxito.

Nadie debería quedarse con la solución que todos ven, cuando considera que no es la apropiada y cuando tiene bases sólidas o creativas para imaginar y sentir que puede haber otras mucho mejores.

Y, con base a este pensamiento, podremos diferenciar una buena de una mala solución e iniciar la negociación con nosotros mismos y con los demás, y créame, esa es también la clave para mantener a toda costa la certeza de que prácticamente nada es imposible.

Por eso le invito a obligarse siempre ante un problema a tener más de una solución, ésa será la manera que verdaderamente le permitirá hacer todo lo posible y hacer de lo aparentemente imposible, algo posible… porque la conformidad nunca ha sido buena consejera y ante una situación que requiere soluciones, una es casi ninguna…

Por eso la próxima vez que tenga un problema flexibilice su pensamiento, tome mano de la información pertinente y analice las causas mayores, el génesis de eso que ha considerado y tratado como un problema y comience a verificar los hechos con la realidad y, sea creativo al observar el problema y en el momento de organizar la información porque es muy posible que ahí donde surge el aparente error, surja también la solución.

Hay problemas que bien considerados ni siquiera son su problema porque traen implícita consigo la solución. Ante esos, no hay que mirar atrás ni preocuparse por los resultados, porque recuerde no siempre el pasado resuelve el presente aunque existen presentes que sí resuelven el pasado. 

Tenga la seguridad de que mantenerse abierto ante la solución de un problema le permitirá observar muchas más soluciones que si se cierra obsesivamente ante una única solución. Todos los problemas tienen una historia, una cercanía y un desenlace, si pretende que ese desenlace se concrete a su favor, no se permita nunca que exista un solo final, aprenda a ver diferentes soluciones para poder sentir que hizo lo suficiente.

Y tómelo con filosofía, todo problema esconde siempre cosas maravillosas, oportunidades ocultas que sin él quizá jamás hubiésemos pensado. Por eso dese la oportunidad de mirar más allá de cada problema y de cada solución y cerciórese de saber lo que debe hacer después de cada final, porque cada solución ofrece también un nuevo presente y un nuevo futuro así que procure siempre situarse bien en la nueva realidad que haya elegido.

La vida no se trata nunca de lo que ocurre en ella, sino de cómo resolvemos eso que sucede. Y ante todo, debemos considerar, que aunque en principio parezca sólo existir una solución, es sólo la conclusión aparente con la que nos engañamos en un primer momento de irreflexión. Ante los problemas siempre hay más de una solución y es nuestro deber encontrarlas o crearlas porque sólo así podremos sentirnos satisfechos no sólo de haber hecho lo mejor posible sino también y más importante… sabernos siempre capaces de resolver y adaptarnos a la vida que hemos elegido.

Por eso no dude, no se cuestione porque ha llegado ese problema o circunstancia a su vida, mejor agradezca su presencia y prepárese para lo que está por venir, porque le aseguro que a su paso le dejará grandes experiencias y aprendizajes porque las dificultades son las que nos ponen a prueba a nosotros mismos, nos fortalecen, quitan nuestros miedos y nos capacitan para el ejercicio del disfrute y de la libertad. Por eso, sólo por eso vale la pena mantenerse firme, entusiasta y creativo no por lo que son los problemas, sino por lo que dejan y lo que esconden… Feliz descubrimiento.

Comparte esta entrada

Comentarios