El que busca...

COMPARTIR 
Paola Domínguez Boullosa 12/02/2014 00:00
El que busca...

El que busca encuentra, siempre encuentra. Encuentra lo que quiere encontrar y lo que no también, encuentra lo que buscaba y lo que no buscaba también, o no, pero se adapta, todos nos adaptamos, finalmente, a la realidad que encontramos una vez que nos da por buscar...

Porque sólo busca el que exige una nueva propuesta para sí mismo, porque sólo ahí es donde nacen todas aquellas preguntas que no suelen tener fácil respuesta. Piénselo... hay dudas que van más allá de lo que la vida o la ciencia pueden resolver, hay dudas para las que necesitamos muchas más respuestas de las que podemos encontrar, y por eso buscamos sin cesar... Y encontramos, siempre encontramos...  esa pieza faltante que complete esa idea que nos ronda y que pensamos o sentimos imposible de desarrollar.

Al encontrarla, nos sentimos felices, sea cual sea el resultado, al final, sólo queríamos encontrar esa pieza, esa verdad o esa mentira que nos permita cerrar la idea y seguir adelante. Porque siempre hay que seguir adelante y, coincida o no, nos sentimos resueltos cuando sabemos que podemos seguir. Cuándo tenemos la plena certeza de lo que sigue después, de hacia dónde debemos dirigirnos y también hacia dónde nunca más debemos volver.

Y no debiéramos mentirnos cuando creemos dudar de aquella respuesta que buscamos, todos tenemos claro lo que buscamos y nos guste o no, cuando lo encontramos, encontramos  la pieza que falta para, finalmente, cerrar esa idea y seguir.

Así somos, siempre dudamos, sin embargo, la duda previa siempre  nos salva, porque hay dudas que están mejor fundadas que otras y cuando llegan esas dudas es obligado buscar respuestas, respuestas claras, precisas, palpables y sobre todo certeras, porque la duda que sentimos y podemos fundar en la razón no puede tener otro destino que ser resuelta...

Por eso  hoy le invito a buscar respuestas para todas aquellas dudas que no le permiten seguir adelante, y no mienta, nunca se mienta… en el fondo, usted sabe lo que ahí falta, aunque no quiera comprender que lo que en realidad le falta es querer verlo. Porque como bien dice el refrán popular, “no hay más ciego que el que no quiere ver” y no hay peor necio que aquel que sólo se escucha a sí mismo. Nunca tema ver y escuchar la realidad, porque esa es la única fuente capaz de resolver aquello que busca...

Busque las respuestas que necesita para seguir, pero concéntrese en buscar esas respuestas en lugares inteligentes, a través de preguntas y dudas inteligentes, no  de dudas creadas  a partir de  ideas que sólo son producto de su imaginación. Si va a dudar, que sea porque existe una realidad manifiesta que no le permite ver la idea completa, simplemente porque algo no encaja. Si es así, siéntase seguro de dudar y más seguro aún de encontrar esa respuesta que necesita.

Porque las dudas inteligentes se sustentan en razones inteligentes y, por ello, requieren de respuestas inteligentes, abra su mente, escuche, porque si está abierto no importa el tema que se trate, esa respuesta aparecerá para usted, y déjela fluir, ella sola se colocará a la perfección en esa pieza faltante.

Si por el contrario se aferra a seguir manteniendo dudas producto de su imaginación, sin sustento alguno en la realidad, también encontrará esas respuestas pero, a diferencia de las anteriores, su percepción fallida hará que la pieza encaje simplemente por su capricho  y en defensa y protección de su necedad...

Por eso, elija bien por qué duda,  por qué busca, cómo busca y dónde busca, porque de que va a encontrar... va a encontrar,  que sea o no lo que en realidad necesita, es diferente. 

Y recuerde siempre controlar sus pensamientos, porque es en ellos donde se manifiesta su realidad, aléjese de aquellas dudas que despierten en usted una cadena de suposiciones, porque sean para bien o para mal, no harán más que alterar sus sentidos y alejarle de la realidad y, por supuesto, generarle más dudas innecesarias… Mejor mantenga en orden sus pensamientos y haga crecer sus ideas con base a todo aquello que desea lograr y, si duda, busque las respuestas que necesita y siga a delante. Agradezca y abrace siempre con firmeza esas respuestas que descansan en la realidad, porque sólo ellas le permitirán seguir el camino que debe seguir y, sobre todo, esté atento, tome decisiones y actúe en consecuencia, porque esa es la responsabilidad del que duda y encuentra su respuesta: cambiar...

Nunca tema encontrar lo que la realidad le presenta para bien o para mal, porque siempre la realidad es para bien, procúrese la fuerza que necesita y siga firme hacia adelante y, sobre todo, siéntase feliz porque, sea cual sea la respuesta, le ayudará a crecer, y crecer es simplemente maravilloso... Mucha suerte en su búsqueda...

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red