Retando

COMPARTIR 
Paola Domínguez Boullosa 10/02/2014 00:00
Retando

Existen retos que la vida nos impone, otros que nos imponemos a nosotros mismos y otros más a los que nos invitan… casi siempre, son más aquellos que nos imponemos a nosotros mismos producto de lo que elegimos en la vida, que aquellos que la vida nos impone a voluntad o aquellos a los que somos invitados… O no, todo depende, por supuesto, del reto…

Lo curioso del reto es su connotación. El reto puede ser una amenaza y puede ser también un desafío, todo según se mire y según se enfrente. Por definición un reto es un objetivo o empeño difícil de llevar a cabo, y que constituye por ello un estímulo y un desafío para quién lo afronta.

Por experiencia… el reto constituye mucho más que su definición, y es así porque un reto nos enriquece sin importar cuál sea su resultado, cuál sea el motivo o la circunstancia, al final, un reto exige de nosotros una respuesta ante la contienda que obligadamente o no se nos presenta, y podemos elegir o no afrontarlo y aún eligiendo no afrontarlo… ya lo habremos hecho…

Porque lo que hay que considerar en un reto ante todo, es saber contra quién hemos de sucumbir o triunfar, saber quién es el oponente, o si es que existe en realidad o si existe un fundamento, una razón que haga que todo lo que se tenga que hacer valga la pena… el resto, simplemente no tiene gran importancia. El reto es cuestión de saber por qué debemos luchar y si aquello contra quién lo hacemos, es el camino correcto para obtener lo que deseamos… nada más…

Y lo que deseamos, difícilmente, muy difícilmente se encuentra a través de alguien más que no seamos nosotros mismos, por eso no se deje sorprender por la contienda a la que sea que hayan tenido a bien o no invitarle, porque nadie gana en realidad cuando se compite fuera de uno mismo… Por eso deje de ofuscarse ante los desafíos, amenazas o competencias a las que puedan invitarle, al final, eso no sacará lo mejor de usted, sino todo lo contrario. Mejor comprenda que los retos en la vida son absolutamente personales, y de no ser así se llamarán de otra manera, pero nunca un reto. Que le reten es diferente, y su decisión dependerá de la necesidad que tenga de responder si se siente amenazado en sus miedos y sus inseguridades, porque sólo por eso se puede aceptar ser retado.

Por eso hoy le invito a reconsiderar los retos que usted, la vida o un tercero le impone o le invita, porque es seguro que cuando aparece sólo puede ser producto de la necesidad de cambio, y en la impermanencia que es la vida, es muy probable que deba empezar a pensar que los retos no son más que los pasos obligados para lograr o no, aquello que nos hemos propuesto o bien, aquello para lo que estamos predestinados a ser, como producto de nuestras decisiones.

Así que no tema a esa voz del cambio que le pide cambiar y cambie, enfrente con inteligencia, decisión y coraje lo que tenga que enfrentar una vez que llegue, y no lo deje pasar. Nunca deje pasar aquellas cosas que sabe debe modificar en función de ser la mejor versión de usted mismo, porque ese es el único camino. Nadie llega a ningún lugar que valga la pena llegar como resultado de una contienda fuera de uno mismo.

… Por un instante deje de ver a su alrededor y concéntrese en las cosas que piensa, siente y considera que le faltan a su vida, y no para tener una vida común, sino y sólo, para vivir esa vida que para usted sería absolutamente perfecta y trabaje en esa perfección, porque si puede describirla es casi seguro que no fallará para obtenerla y tenga la certeza que en la medida de su esfuerzo, además, se sorprenderá de lo que estará sintiendo, porque eso es finalmente la mejor parte de un reto que es personal, las medidas, las estrategias, los tiempos,
las categorías y los triunfos o fracasos son sólo nuestros y no están ni deben estar, al alcance ni disponibilidad de opiniones ajenas. Así que proteja sus retos tanto como protege su vida porque ellos son el motor que le impulsa a vivir como sólo usted quiere, y siente…

Así que mire de frente porque esa será su única dirección posible, despídase del lugar en el que está y diríjase hacia esos cambios que debe hacer en función de alcanzar todo lo que desea para su cuerpo, su mente, su pensamiento y su vida y no ceda, no titubee, y no dude ante las experiencias ajenas, cada quién lo que desea en la vida, cada quién sus retos y cada quién sus satisfacciones o no…

Porque de algo puede estar seguro, nunca encontrará a nadie mejor que usted para un reto que valga la pena. Atrévase a retar lo que es y vive para ser y vivir mejor, atrévase a retar lo que es para dejar de ser y de vivir, lo que ya no desea ser y ya no desea vivir porque esa es la única medida posible, y qué mejor que simplemente decir… ¡porque así lo he decidido yo!... sólo usted sabe el ideal, sólo usted sabe sus motivaciones…

…Todos sabemos perfectamente cuál es nuestro ideal de vida, únicamente tenemos que hacerlo y sólo uno puede hacerlo… la decisión es sólo una… usted elije…

Comparte esta entrada

Comentarios