Lo que vemos

Se nos olvida, que muchas veces sólo miramos aquello que queremos ver.

COMPARTIR 
Paola Domínguez Boullosa 15/01/2014 00:00
Lo que vemos

Todos somos rehenes de aquello que vemos e interpretamos de la realidad. Todos somos rehenes de esos pensamientos que desarrollamos a partir de esa percepción, porque sin lugar a dudas lo que percibimos es nuestra realidad.

Y se nos olvida, siempre se nos olvida, que muchas veces sólo vemos aquello que queremos ver, para bien, para mal, sólo vemos lo que queremos ver o quizá lo que podemos ver. Desafortunadamente, los seres humanos tenemos esa permanente tendencia a ver y sentir solamente lo que estamos predispuestos a ver y sentir… Difícil y peligroso, porque son muchas las cuestiones que afectan nuestra objetividad: miedos, inseguridades, ignorancias y también, soberbias y autoestimas infladas de todo menos de razón, propias o ajenas, eso no importa, ahí están siempre al acecho de resolver en la visión, la razón de aquello que buscamos… y podría ser cierto o no… ya que el verdadero razonamiento quedó ofuscado por la visión.

Son muchas las personas que viven incapacitándose a sí mismas para ver la realidad, así son y así viven, en esa apatía obligada que trae el aburrimiento de ver a ciegas a través de un pensamiento siempre tan pobre, tan falto de creatividad e invadido por la negatividad y el hartazgo que surge de aquellos que creen y, sienten, que no queda nada más por descubrir. Y así son y así viven juzgando y prejuzgando a todo y a todos sin imaginar siquiera, que pierden en su visión tan limitada… las mejores oportunidades de su vida…

Por eso hoy le invito a darse la oportunidad de ver desde otra perspectiva la realidad, y no importa si ésta es errónea, de todas formas sólo verá lo que esté preparado para ver y aceptar, así que mejor haga a un lado sus puntos erráticos y el reflejo que distingue de ellos en todos los demás, porque eso tiene el prejuicio de un mamotreto de normas preestablecidas que le incapacitan frente al cambio… Aléjese de eso que creyó, aléjese de eso que pensó o que sintió, o que le hayan hecho creer, porque puede ser que eso ya sólo exista en usted, en su mente y en sus procesos…

Reanime, limpie y vacíe ese filtro a través del cual mira la vida y todo lo que en ella ocurre, dése la oportunidad para ver y analizar lo vivido en el pasado e interprételo de otra manera, de una manera que le haga sentir que todo ha valido la pena, que todo ha tenido un sentido y que no hay nada de qué arrepentirse. Dése la oportunidad de ver el presente como un espacio, donde todo es posible y donde todo puede lograrse, y dése la oportunidad de proyectar el futuro como un lugar al que se ha propuesto llegar, siendo mejor de lo que hoy es y con todo lo que hoy desea hecho realidad…

Quizás haya gente que le juzgue como un positivo masoquista, y qué más da, usted simplemente está procurando ver la vida desde otra perspectiva, una perspectiva que le otorga felicidad, seguridad y nuevas ilusiones. Y eso siempre es mejor que seguir escudriñando en la parálisis de lo vivido. No permita que jamás nadie le juzgue por darse a usted mismo la oportunidad de intentarlo de nuevo, porque para eso estamos aquí, para hacer lo que sea necesario, para vivir como queremos vivir.  Nadie debería creer que pueda existir alguien que sea feliz recolectando pensamientos, sentimientos e ideas negativas sobre sí mismo, sobre su historia o sobre la vida misma… aunque seguramente le hayan hecho creer lo contrario…

Mejor, déle la bienvenida hoy mismo a todo lo que venga porque siempre es perfecto, y vea en cada cosa lo bueno que trae, y vea en cada persona su lado positivo y lo que tiene para aportar. Todos tenemos algo de que sentirnos orgullosos, dedíquele algo de tiempo y mire en usted todas aquellas cosas positivas y dignas de ser compartidas, porque ahí están para su disfrute y su éxito, y mire todas las veces que tenga que mirar a fin de descubrir que todo absolutamente todo tiene un lado amable, positivo y digno, aunque  haya tenido, en su momento, un proceso de aceptación bueno o malo. Todo, absolutamente todo, si usted quiere, sólo si usted así elije verlo, tiene algo positivo, así que entrene todos los días para ver aquella realidad para sí mismo que más le inspire, que mejor le haga sentir y trabaje en ella, sólo así podrá darse cuenta de que al final somos el resultado de nuestras elecciones y entre ellas de los pensamientos que elijamos atinadamente para seguir adelante de la mejor manera posible…

Y si nadie lo ve, qué importa, basta con que usted se vea y pueda pensar y sentir que su vida es diferente y mejor. Usted decide qué ver y cómo verlo para sentirse bien… Como siempre usted elige…

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red