Pacífico Sur

El Proyecto de Multifunciones Papagayo se distingue por sus altos índices de competitividad, energéticos y técnico-económicos

COMPARTIR 
Opinión del experto nacional 04/04/2014 01:55
Pacífico Sur

Por Manuel Frías*

 

En México… ¿hasta cuándo continuará el indebido negocio de la tragedia humana-reconstrucción por no construir o soslayar-ignorar trascendentes y necesarias obras de infraestructura básica correctamente conceptuadas-planificadas? Ante las devastadoras inundaciones en el estado de Guerrero se torna imprescindible e inaplazable reconsiderar el fundamental y necesario Proyecto de Multifunciones Papagayo (después intitulado La Parota por el gobierno federal) que yo conceptué, planifiqué y diseñé para contribuir al progreso y bienestar del Pacífico Sur. Tal vez los integrantes del Consejo de Ejidatarios y Comuneros Opositores a La Parota cuenten con una solución alterna e integral contra las recurrentes-catastróficas anegaciones que hoy nuevamente afectan a las zonas metropolitanas del puerto de Acapulco y Chilpancingo, así como a varias poblaciones de las costas Grande-Chica.

Sin conocimiento de lo que realmente significa el PM Papagayo-La Parota con sus diversas obras de infraestructura asociadas: presas sobre el río de La Sabana y dentro de la bahía, puentes sobre el mar, abasto de agua, control de inundaciones, irrigación, turismo, navegación, puertos interiores, esa organización se dedica sólo a obstaculizar y descalificar a priori una obra pública de alta plusvalía y participación para los guerrerenses. De manera simultánea, los constantes y repetitivos yerros oficiales y la modificación de sus características técnicas originales derivaron en graves consecuencias, obstáculos y animadversión. Ambas contradicciones impiden su construcción.

Este inconcebible atraso de 23 años representa la no-producción de 35 mil 650 Gigawatts-hora, pérdida equivalente a más de ocho mil millones de dólares, la cual se integra por la electricidad no vendida, los consumos de combustibles importados y el alto valor de la energía a las horas de demanda máxima. Tan inaceptable detrimento económico-energético representa diez veces la inversión programada y cada día aumenta en 15 millones de pesos, además de desperdiciarse sus otros e invaluables beneficios: ampliar las opciones turísticas (se creará un lago artificial 11 veces la bahía de Acapulco), asegurar el suministro de agua a largo plazo, como referencia, el caudal del río Papagayo almacenado dotaría a una población de 35 millones de habitantes, sistemas de navegación, incorporar al riego alrededor de 90 mil hectáreas, infinidad de fuentes de trabajo en contraposición a empleos ilegales.

Por lo que si se suman las pérdidas energéticas y los beneficios adicionales desaprovechados el quebranto resulta inmenso e injustificable. Implica, a la fecha, la energía eléctrica no generada se reemplazó con el consumo de 57 millones de barriles de combustóleo o bien, 8 mil 860 millones de metros cúbicos de gas natural, situación que evidencia y limita la aplicación de las políticas y compromisos de gobierno de ahorro-sustitución de recursos no renovables en la producción de electricidad.

Es importante destacar que el PM Papagayo-La Parota también simboliza la obra hidroenergética clave para conformar —en coordinación con los proyectos Ometepec, Guerrero, Verde-Atoyac, Oaxaca y el centro energético Potosí-Zihuatanejo— el Complejo de Desarrollo del Pacífico Sur; moderno destino interestatal, con el fin de descentralizar el Distrito Federal y los Estados de México, Puebla, Hidalgo, Tlaxcala y Morelos ante el riesgo de que se tornen inhabitables e ingobernables. Este proceso ya comenzó en el Valle de México, debido a la excesiva extracción de agua subterránea, tanto para consumo humano como por la actividad geotérmica del volcán Popocatépetl.

Con privilegiada ubicación —30 km al noreste del puerto de Acapulco— y la diversidad de sus ventajas y contribuciones al desarrollo regional vuelven inaplazable reconsiderar su construcción. De corregirse estrategias oficiales y conciliar intereses de grupos antagónicos, su puesta en servicio se traducirá en bienestar y progreso interregional e interestatal. Esto propiciará e impulsará la ejecución de nuevos centros urbanos, industriales, comerciales y agropecuarios a lo largo de los 330 km que separan los puertos de Acapulco y Escondido, con el fin de iniciar la reordenación-descongestionamiento del Valle de México y alejar así su previsible ruina.

Con inversión original de 850 millones de dólares —80% es moneda nacional— se distingue por sus altos índices de competitividad, energéticos y técnico-económicos, hecho que garantizará un buen negocio para el país, los inversionistas, la sociedad, los insurgentes, los detractores, los narcotraficantes y los ambientalistas.

De modo que al ser una obra pública de elevada plusvalía y al conjuntarse con otros atractivos proyectos: a) puentes marinos sobre las bahías de Acapulco, puerto Marqués y la isla Roqueta; b) distribuidores viales y diversos libramientos; c) presas de derivación y para control de inundaciones y d) un futuro frente hidrocinético bajo el puente Patricia, sobre la bahía de Acapulco, transformarán esta zona del Pacífico Sur en un destino preferencial de inversión y prosperidad con mejores oportunidades de empleo, seguridad y convivencia para los habitantes de Guerrero y de los estados circunvecinos y, sobre todo, empezará la consecución de un México bien planificado, moderno, equitativo y en paz.

Conforme a este renovado horizonte: ¿continuarán las autoridades inmersas en los mismos planteamientos y errores? y ¿seguirá el protagonismo de organizaciones y grupos opositores e inconformes?... cuando el gobierno federal y las organizaciones políticas-sociales-ambientalistas lo estimen conveniente, yo los invito a una reunión-presentación de trabajo seria y profesional, con el fin de que las autoridades y los antagonistas expongan sus conceptos de progreso y alternativas de solución, en contraposición con el Complejo de Desarrollo del Pacífico Sur. Desde luego, de efectuarse esta junta-diálogo-debate, se requiere la presencia de los funcionarios federales, estatales y municipales directamente involucrados, con la intención de que los servidores públicos también conozcan-visualicen los verdaderos propósitos y alcances de los proyectos de multifunciones Papagayo-La Parota, Ometepec y Verde-Atoyac.

*Autor del Proyecto de País México Tercer Milenio
www.blog.friasgroup.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red