Agua… aprender jugando

COMPARTIR 
Opinión del experto nacional 22/03/2014 01:44
Agua… aprender jugando

Por Enrique García y García*

 

Mucho se habla de la Reforma Educativa aprobada recientemente con comentarios antagónicos dependiendo de la posición de quiénes los hacen. Así el gobierno proponente defiende a capa y espada las modificaciones relacionadas con la calidad de la enseñanza y de los maestros, y éstos últimos se quejan mayoritariamente por las afectaciones a sus puestos de trabajo y gremios. También se oyen otras voces como las de los padres de familia, en las que me incluyo, que hemos insistido en que es preciso atender las bases éticas sobre las que se edifica el sistema educativo. Parece que todos estamos representados y ojalá se logre algo. Nuestros niños lo merecen y también el país.

El proceso educativo histórico ha pasado por diversas etapas adecuándose al desarrollo y entorno social prevalecientes. Así distinguimos la época en que la enseñanza giraba en torno al educador. La locución latina magister dixit deja claro que la opinión del maestro prevalecía ante todo sin oportunidad a réplica alguna por parte del alumno quien era un sujeto pasivo que sólo debía escuchar.

La situación ha cambiado en muchos países para darle prioridad al educando de manera que el conocimiento se transmita eficazmente hacia él, razonamiento por demás coherente. Lo anterior se aplica en todos los niveles y materias; así por ejemplo los programas de estudio en preescolar y primaria se desarrollan tomando en consideración las habilidades e intereses de los pequeños y con base en ello se definen los auxiliares didácticos adecuados. ¿Por qué no aprovechar la disposición infantil hacia el juego para educarlos en su mundo? En el caso de educación campesina sucede algo similar y en vez de utilizar cuentos con personajes imaginarios, se usan historietas con caricaturas en las que los protagonistas son agricultores trabajando en el campo. El objetivo es el mismo, que los alumnos aprendan. Enseñanza en evolución.

La educación ambiental exige también un cambio en ese sentido. Deben quedar atrás los tiempos en que los conceptos se explicaban en el pizarrón para salir de las aulas y enseñar fuera de ellas. ¿Por qué no les damos las herramientas para que jueguen y aprendan sobre la naturaleza en contacto directo con ella? A esto responde el programa “Reto Mundial para la Vigilancia del Agua” del que me he referido en otras Glosas y que he podido impulsar en diversas ciudades dentro y fuera del país.

En ese caso la enseñanza hacia los niños de primaria se concentra en crear conciencia de la importancia que tiene la calidad del agua para la vida de seres vivos, y la colaboración de todos los habitantes, para proteger los recursos hídricos; para hacer efectivo el objetivo el programa contempla el involucramiento de los participantes en actividades concretas de vigilancia básica de los cuerpos de agua locales.

Durante la implantación del Programa en múltiples escuelas he aprendido algo más de parte de los alumnos y creo que puede dar un impulso multiplicador en las tareas de educación hídrica que llevamos a cabo. Los niños quieren enseñar a sus compañeros más chicos. Notable, y pone de manifiesto el potencial que tenemos en nuestras manos como adultos. Quieren jugar con los más pequeños. ¿Por qué no tomarles la palabra? A entrenarlos para ello. Que se conviertan en “ayudantes” activos de sus maestros en esas tareas.

Hoy que celebramos el Día Mundial del Agua, el de la pluma lo hará en León donde ya tenemos cerca de tres mil vigilantes del agua ubicados en veinte escuelas primarias y en unos meses más lograremos duplicar las cifras. Llevaremos a cabo un Taller con el nuevo esquema de enseñanza en el que los niños de sexto grado participaran como actores en la narración el cuento introductorio a sus compañeros de quinto y cuarto, y ayudarán a realizar las mediciones y registro de  los datos. ¿Qué tal? A ver cómo nos va.

Mi preocupación para el evento se ha concentrado en la capacitación de los maestros pequeños y también de los adultos, pues a estos últimos estoy “moviéndoles el tapete” pues esa didáctica no aparece en su manual docente.

Así pues tendremos actividades sui generis en este día, en el que más que discursos habrá niños que aprenderán de agua, jugando.

Día Mundial del Agua, 22 de marzo del 2014

Cualquier comentario referente a esta columna es bien recibido en mi correo electrónico:   ptfsc@prodigy.net.mx y también en twitter @fisicogarcia

*Físico Nuclear, egresado de la UNAM, con diversas especialidades en energía, agua y transferencia de  tecnología.

 

Comparte esta entrada

Comentarios