Gendarmes, rurales y autodefensas

COMPARTIR 
Opinión del experto nacional 19/03/2014 03:27
Gendarmes, rurales y autodefensas

Por Ínigo Guevara Montoya *

Segunda y última de dos partes

 

Los Cuerpos de Defensa Rurales modernos datan de finales de la Segunda Guerra Mundial (SGM) y su última reforma fue en 1974.  Están compuestos por ejidatarios voluntarios que reciben adiestramiento militar básico y dependen de la Dirección General de Defensas Rurales de la Sedena, la cual se encarga de su administración, instrucción y despliegue.  

Su uniforme es gris, incluye sombrero y botas y están armados con mosquetones Mauser de 7 mm, también de la época de la SGM.  La información más actualizada sobre su organización y número, data de 2006, cuando había alrededor de 13 mil miembros organizados en trece Cuerpos de Infantería de Defensas Rurales (CIDR) y trece  Cuerpos de Caballería de Defensas Rurales (CCDR) que operaban en 21 estados de la República, siendo los estados de Michoacán, Chihuahua y Chiapas (en ese orden), los de mayor concentración, con más de mil miembros en cada estado. 

En enero de 2008 se dio de baja  cuarto CCDR, con sede en Reynosa, Tamaulipas, que hasta ese momento, estaba formado por 476 ejidatarios y se creó el sexto CIDR en El Lencero, Veracruz, por lo que debe de haber en activo catorce CIDR y doce CCDR.  

En papel, su valor militar como fuerza convencional es sumamente limitada, sin embargo, en la práctica su valor estratégico tanto como fuente de inteligencia, como para operaciones asimétricas, es relevante en la coyuntura actual. Asumo, que recurrir a agrupar las autodefensas bajo este esquema obedece a un pragmatismo inmediato, ya que es el mecanismo más similar existente para asimilarlas.  

Una opción a largo plazo, es organizar a los grupos de autodefensas para reestablecer la Guardia Nacional.  La Guardia Nacional es un concepto emanado originalmente del modelo estadunidense de crear fuerzas estatales con capacidades militares para contribuir a la defensa del territorio y a la seguridad interior.  La Guardia Nacional es mencionada en los Artículos 10, 31, 35, 36, 73, 76, 78 y 89  de la Constitución Mexicana, sin embargo, no existe un Manual de Organización o Ley Orgánica que las regule.  El Artículo 73 Fracción XV describe que es facultad del Congreso dar reglamentos con objeto de organizar, armar y disciplinar la Guardia Nacional, reservándose a los ciudadanos que la forman el nombramiento respectivo de jefes y oficiales, y a los estados la facultad de instruirla, conforme a la disciplina prescrita por dichos reglamentos.

Si crear fuerzas estatales con capacidades militares no es un escenario deseable –y no creo, ni considero que lo sea—se puede realizar una modificación constitucional para restablecer a la Guardia Nacional con una atribución única de Servicio a la Federación y como componente regional de la Sedena.  

Retaguardia

En julio de 2014 la Secretaria de Gobernación planea estrenar un nuevo cuerpo de seguridad, la Gendarmería, cuya formación ha sobrevivido los embates y debates de académicos y funcionarios, incluyendo al académico que suscribe. 

El plan inicial de crear una Gendarmería Nacional compuesta por 10 mil efectivos de las fuerzas armadas (ocho mil 500 del Ejército y Fuerza Aérea y mil 500 de la Marina) y puesta bajo las órdenes de la Secretaria de Gobernación ha sido modificado. En su lugar, la Comisión Nacional de Seguridad establecerá la División de Gendarmería de la Policía Federal. 

La nueva fuerza, compuesta al 14 de febrero por cinco mil 167 cadetes, tendrá un mandato dual de reacción y proximidad social.  A diferencia de las fuerzas armadas, tendrá funciones policiales de investigación y arresto, así como un fuerte componente de prevención. 

Su mandato incluye generar mecanismos de inteligencia social, vigilancia, disuasión y prevención de delitos. 

Su composición inicial la perfilan como una fuerza definitivamente
diferente, tanto a las fuerzas armadas, como a la Policía Federal: el 20 por ciento de sus efectivos está compuesto de mujeres y 73 por ciento es menor de 30 años.

El resto de sus integrantes es menor de 37 años, por lo que será una fuerza joven y con una clara política incluyente en cuestión de género.  Sus 349 mandos están siendo seleccionados dentro de la Policía Federal, pues se busca que tengan experiencia y están siendo entrenados por instructores mexicanos, colombianos y franceses.  Quien suscribe se declara escéptico, aunque confieso también objetivo y deseoso de que las acciones de esta joven fuerza demuestren lo contrario.

* Maestro en seguridad nacional por la universidad de Georgetown. Miembro del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia.

 

 

Comparte esta entrada

Comentarios