Ciencia y humorismo sí se llevan

Se puede presentar este tipo de información de forma más accesible, agregando un poco de humor. Divulgación científica diferente.

COMPARTIR 
Opinión del experto nacional 11/03/2014 00:50
Ciencia y humorismo sí se llevan

por Enrique García y García*

 

La lectura de noticias no siempre es estimulante para escribir cosas positivas y menos divertidas. Los recientes acontecimientos en nuestro país y en el mundo a muchos nos hacen entrar en un impasse en el que es difícil “entrar en dedos” para comentar algo, ese es mi caso. Me apabullan esos sucesos negativos relacionados con la seguridad pública, política, medio ambiente, energía, y muchos más que hacen que la tinta no fluya.

Un contrapeso a lo anterior es el trabajo diario en la enseñanza de calidad de agua a niños de primaria de quienes recibo atención y sonrisas al aprender. Estimulante. La didáctica se presta pues no hay pizarrones ni pupitres y la comunicación se hace en los patios escolares, muchos de ellos arbolados en los que los niños se sientan en el piso o en alguna banca. Además, la parte medular de la materia incluye un cuento como inducción y mediciones directas que ellos mismos hacen.

El cuento como tal provoca algunas sonrisas que suavizan lo árido que puede ser el tema y hacen que el interés no se pierda. Por otro lado, el trabajo con equipos de prueba ad hoc hace que el aprendizaje sea efectivo. Es fantástica la respuesta de los alumnos y pone de manifiesto que se puede aprender jugando al aprovechar el temperamento infantil. Yo también entro al juego.

En el ámbito de los adultos hay situaciones de la vida diaria relacionadas con aspectos de ciencia y tecnología que requieren explicaciones para que sean comprensibles para un amplio auditorio. ¿Y por qué no agradablemente?  Este es el punto. Hace un par de semanas he venido publicando en la red social Twitter algunos chascarrillos en forma de imágenes y caricaturas, que abordan problemas ambientales o situaciones actuales de una manera simpática, y logran sacar una sonrisa de lectores como tú, amigo lector, que puedes no tener una base académica científica ni mucho menos.

Una de mis preocupaciones profesionales ha sido difundir temas de corte científico y tecnológico y eso es lo que he tratado de hacer en las redes sociales desde mi incursión hace tres años.

La intención de esos tuits tiene dos modalidades: Por un lado pretendo explicar algún suceso o fenómeno extraordinario como, por ejemplo, incidentes nucleares, contaminación del aire, ciclones tropicales, terremotos, inundaciones atípicas y acontecimientos astronómicos. En todos estos casos muchos medios de comunicación tergiversan los hechos dando como resultado una mala información que llega a crear situaciones de desconcierto y en algunos casos de temor a lo desconocido; como respuesta a ello aparecen lo que llamo “aclaraciones pertinentes”, en las que preciso hechos y  hago sugerencias. Trabajo social a la comunidad.

El segundo aspecto está relacionado con la explicación de ciertos conceptos aprendidos de memoria en la escuela y que trato de presentarlos de otra forma más accesible, agregando un poco de humor. Divulgación científica diferente.

En ambos casos las tareas tienen sus dificultades pues es preciso colocarse en la posición del lector para lograr los resultados, so pena de tener efectos contrarios, recalcando la idea de que la ciencia es ininteligible.

 Uno de los medios para lograr lo anterior es la caricatura científica, que siempre ha existido;  recuerdo con gusto algunos maestros franceses que la utilizaban para explicar conceptos complejos en el ámbito de la termodinámica nuclear. Qué horror, pensarás amigo mío, yo igual, pero con unas cuantas caricaturas el tema se volvía accesible e incluso divertido, y aprendíamos.

Un poco de humorismo en nuestra vida diaria no nos cae mal y especialmente en situaciones que ameritarían una seriedad absoluta. Coincido con la frase de Erasmo: “Nada hay más divertido que hablar en broma de aquello que no se sospecharía que lo fuere”

Lo anterior se aplica perfecto al tema de hoy: la ciencia y el humorismo, sí se llevan. Gracias por sus sonrisas.

Cualquier comentario referente a esta columna es bien recibido en el correo electrónico:   ptfsc@prodigy.net.mx
y también en la cuenta de twitter @fisicogarcia

* Físico Nuclear, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Comparte esta entrada

Comentarios