20 años del TLCAN

El tratado deberá rediseñarse en vías de consolidar el bloque comercial que las tres naciones componen, profundizando en cooperación e integración

COMPARTIR 
Opinión del experto nacional 25/02/2014 02:24
20 años del TLCAN

Por Arturo Escobar y Vega*

La firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre México, Estados Unidos y Canadá hace 20 años, representó un punto de inflexión en la vida económica, política y comercial de nuestro país. El TLCAN constituye un logro sin precedentes que permitió integrar aún más y de una vez por todas a México con las naciones de Norteamérica.

Las tres naciones que lo componen tienen mucho de lo que cualquier otro bloque comercial envidiaría: una geografía y ubicación envidiable con costas en dos de los océanos más importantes del globo, recursos naturales y materias primas en demasía, capitales suficientes para generar inversiones, mano de obra calificada y competitiva, fuerza laboral con talento y preparación, empresarios y emprendedores de probada capacidad, numerosa población con importante poder adquisitivo, además de que las tres viven bajo un régimen democrático, constituido por instituciones sólidas y serias, que garantizan el respeto al Estado de derecho y dan certidumbre a todos los interesados en establecer lazos comerciales con ellas.

El grupo que componen estos tres países es relevante y lo será mucho más en los próximos años. Sin temor a equivocarme, Estados Unidos seguirá siendo protagonista en la dinámica global, y la posición de México como vecino y socio comercial será una muy valiosa condición que se verá representada en oportunidades de crecimiento en diversos sectores.

El TLCAN tras 20 años de vida, si bien en algunos rubros no ha cumplido con las expectativas generadas, en otros las ha rebasado. Hoy nuestro país goza de más y mejores empleos, registramos un mayor intercambio comercial, más inversión, más consumo, más crédito, mayores opciones de productos y servicios, mejores precios, mayor productividad y un importante crecimiento en sectores orientados a la exportación.

A raíz del TLCAN, México se ha convertido en un socio comercial competitivo, seguro y próspero, obligado a ello por la competencia que ha generado la apertura de nuestras fronteras. Hoy nuestro país exporta aproximadamente mil millones de dólares en mercancías por día hacia los Estados Unidos, posicionándose como uno de sus socios comerciales más importantes.

México se consolidará como un socio versátil y audaz, que día con día genera y exporta más y mejores productos. Como muestra de este avance, los mexicanos producimos cerca de tres millones de vehículos automotores al año, además de que las fuentes de empleo en esta industria se han multiplicado desde la firma del tratado.

Sin embargo, los años han pasado y la agenda debe modificarse. Las capacidades de México son mayores y el reto radica en la actualización y revitalización del tratado en cuestión. El TLCAN deberá rediseñarse en vías de consolidar el bloque comercial que las tres naciones componen, buscando el desarrollo de sectores que abarquen toda la región, profundizando en cooperación e integración.

En el año 2013 se lograron importantes reformas constitucionales que nos permitirán fortalecer nuestra competitividad y atraer mayor número de inversiones, especialmente en el sector energético. Lo alcanzado en pasados meses constituye una plataforma de desarrollo que nos coloca frente a un panorama extraordinario.

De gran relevancia resultó la reunión realizada en días pasados, en la ciudad de Toluca, capital del Estado de México, donde el presidente Barack Obama reconoció los avances logrados bajo el liderazgo del presidente Enrique Peña Nieto y donde se refrendó el compromiso por parte de los mandatarios de los tres países, para llevar a la región a ser una de las más competitivas y dinámicas del mundo.

Las tareas que debemos realizar para generar desarrollo y crecimiento, no solamente están relacionadas con las desempeñadas por políticos, funcionarios y autoridades. Hoy requerimos que empresarios, empleados, obreros, artistas, deportistas, estudiantes, madres de familia y todos y cada uno de los mexicanos, luchemos día con día por consolidar el México con el que siempre hemos soñado.

El presente que nuestra nación transita genera confianza y esperanza, además de que representa una promesa de bienestar para los mexicanos más necesitados. El mundo entero ha puesto una vez más los ojos en México, gracias al arrojo, constancia y disciplina con la que hemos construido los primeros meses del sexenio.

*Diputado Federal, Coordinador de los Diputados del Partido Verde en la Cámara de Diputados y Vocero Nacional del Partido Verde Ecologista de México

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red