Presentación “comercial” de la delincuencia organizada

COMPARTIR 
Opinión del experto nacional 22/02/2014 02:25
Presentación “comercial” de la delincuencia organizada

POR CARLOS RESA NESTARES*

 

La teoría de la elección racional (rational choice, para aparentar cultura) y su aparato matemático son enormemente útiles para explicar la expansión de Los Zetas desde sus orígenes en la zona fronteriza de Tamaulipas hacia el resto de México. Sirve también para explicar coherentemente el crecimiento de muchas otras organizaciones delictivas. Algunos ejemplos micro:

1. En la casa de un extorsionador o un secuestrador cualquiera:

“Hola, me llamo Juan Sánchez, soy nuevo en esto y no tengo una idea clara de cómo funciona, pero quiero que me dé todo su dinero.”

“Hola, soy de Los Zetas y vengo a extorsionarle. Si se niega, llamaré a mis compañeros. Aquí le dejo este video promocional que hemos colgado en YouTube.”

Coste marginal: ver la televisión ocasionalmente, unos mililitros de saliva y una mínima destreza teatral.

Beneficio marginal: si las probabilidades del éxito de la extorsión son una función lógica de la capacidad de atemorizar al extorsionado, los ingresos de Sánchez se dispararán.

2. En la oficina de un alto mando policial:

“Hola, hemos detenido a Marcial Lavanda, un vulgar robagallinas con el que nos tropezamos saliendo de una granja con el botín entre sus manos.”

“Hola, hemos detenido a Marcial Lavanda, un peligrosísimo miembro de Los Zetas que estaba aterrorizando la región. La ciudadanía puede dormir hoy más tranquila gracias al excelente trabajo de nuestros policías.”

Coste marginal: unas cuantas palabras y una mínima habilidad dramática que es consustancial a cualquier cargo público.

Beneficio marginal: a salvo de la improbabilísima eventualidad de que alguien cuestione estas declaraciones, una enorme publicidad personal ante los ciudadanos y ante sus superiores en un mercado con escasez de talento y de eficacia que podrá ser capitalizada con ascensos burocráticos y mayores ingresos.

3. En la mesa de un periodista:

“Un desconocido fue asesinado ayer en la Avenida Juárez por ráfagas de metralleta. Se desconoce la identidad del finado, los motivos del asesinato y sus autores.”

“Un miembro del cártel de Los Chonis fue asesinado ayer en la Avenida Juárez por elementos de Los Zetas, que buscan aposentarse en la plaza.”

Coste marginal : un poco de imaginación literaria y de tinta de impresora.

Beneficio marginal: de un párrafo en una oscura página par a la noticia de portada con las consiguientes felicitaciones públicas y privadas que se recompensarán con suculentos contratos periodísticos.

Siendo generosos, uno podría imaginar que, en un mercado con información fragmentadísima, sus intérpretes tienden a dotar a sus modelizaciones-simplificaciones de una racionalidad y una coherencia de la que normalmente carece la realidad. Siendo menos magnánimos y parafraseando al moralista escocés Adam Smith, “no es la benevolencia del delincuente, del policía o del periodista la que los lleva a procurarnos nuestra información, sino el cuidado que prestan a sus intereses”. La secuela subliminal de este adagio es que el interés, el beneficio y la rentabilidad en el mundo real están más en la estafa y el robo que en la venta de productos de calidad: su beneficio marginal es inmensamente mayor que su coste marginal.

Si no hay más estafas y robos, todos muy racionales, en cualquier mercado es porque existen terceros, normalmente los directamente perjudicados, que se encargan de acotarlos imponiéndoles costes. Esos límites no existen para la presentación comercial de Los Zetas. La utilización fraudulenta e interesada de su imagen asociada a la violencia, la conspiración y todas esas actividades que son tan del gusto del entretenimiento popular no tiene costes ni restricciones. Por una parte, Los Zetas no presentan demandas por difamación o calumnias ni se encargan de perseguir las violaciones de su propiedad intelectual, su marca registrada. Por otra, ni hay competidores con los conocimientos y el beneficio necesarios para desenmascarar la estafa ni hay terceros damnificados porque, por ejemplo, un asesinato aleatorio se atribuya a Los Zetas. Todo lo contrario: el beneficio está del lado del asesino real que se libra de la persecución judicial y mediática gracias a la atribución comercial de delitos.

Cuando en 1931 Alphonse Gabriel Capone se dirigía a un juicio declaró a los periodistas: “He leído uno de esos libros que hay ahora en el mercado [sobre mí] y no me preocupa mucho. Está bien escrito, al menos en lo que he podido ver en las diez primeras páginas. Pero habla de otra persona. No me veo reflejado en ese libro mucho más de lo que me veo reflejado en un libro de Horatio Alger Jr.”, un autor estadunidense del siglo XIX que hizo fortuna con novelas sobre jóvenes urbanos pobres que progresaban en la pirámide social.

Seguro que Capone mentía. Los delincuentes lo hacen con inusitada frecuencia. Sólo los tontos y los megalómanos, y de ambos arquetipos hay más que su justa proporción en el submundo criminal, reconocerían los delitos en público. Pero habrá que admitir que al menos hay una contradicción flagrante entre la leyenda peliculesca de que dirigía una todopoderosa maquinaria del delito y el asesinato y la realidad de que su omnipresente mano invisible fue incapaz de detener una sencilla investigación fiscal. Unas pesquisas por fraude fiscal que nunca fueron obra de Elliot Ness y sus míticos Intocables del Bureau of Prohibition, unos fracasados en su objetivo de encarcelar a Capone, sino de los agentes del Internal Revenue Service. La realidad la mayoría de las veces es sucia y mezquina, no es ni cinematográfica ni comercial.

Desgraciadamente para el gobierno y para sus ciudadanos el crimen organizado en México está bastante más desorganizado de lo que lo pintan los medios de comunicación y los organismos de seguridad pública. Desgraciadamente, porque es más fácil, o al menos más rápido, combatir una guerra frontal contra un enemigo claro que una conflagración de guerrillas frente a un contrincante difuso y escurridizo, lo cual explica, por ejemplo, que invadir el Irak de Sadam Husein fuese más asequible que desmantelar Al Qaeda. Pero paliar la normal carencia de información fabricando mitos por interés lucrativo racional, una larga tradición que en México se remonta a Juan Malverde y Chucho El Roto, es el camino más rápido hacia el fracaso en la lucha contra la delincuencia. Eso sí, en ese camino unos cuantos delincuentes, policías y periodistas se habrán hecho ricos impunemente.

*Profesor asociado de Economía Aplicada en la Universidad Autónoma de Madrid. Consultor de la ONU sobre Drogas y Delincuencia.

                carlos.resa@uam.es

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red