Policía Federal, una institución de origen castrense

COMPARTIR 
Miguel Ángel Godínez García 05/07/2014 01:01
Policía Federal, una institución de origen castrense

El próximo 13 de julio se conmemora el Día del Policía Federal. Un evento más que emotivo, inteligente; una oportunidad de reconocer la labor del pilar de la CNS. La PF posee una estructura sólida, capaz de cumplir con lealtad, valor, honor y eficiencia a través de sus miembros. EPN decreta esta fecha en memoria del primer cuerpo de Policía Federal creado en 1928 por Calles, llamado “Escuadrón de Agentes Vigilantes”; su titular, el general Serratos Amador. Este dato adquiere importancia al pretender hablar de una institución que, por su disciplina, capacitación, lealtad y espíritu de cuerpo, se asemeja a una institución militar,  y cómo no si desde su nacimiento ha integrado miembros de las Fuerzas Armadas. Así, como cambiantes han sido las políticas de administración pública en los diferentes gobiernos, la PF ha cambiado de nombre, de estructura, de líneas de subordinación y, sobre todo, de facultades para actuar. Sin embargo, es con administraciones panistas que sufre un cambio significativo, pues deja de estar subordinada y se convierte en una secretaría de Estado, con implicaciones más allá de la prevención del delito. Es así como FCH publica una ley que transforma la PFP en PF con facultades de investigación. Hoy, la PF tiene presencia en todos aquellos lugares, zonas o espacios del territorio nacional sujetos a la jurisdicción federal, tal como se describe en su ley orgánica. Se ven en apoyo a la población en caso de desastre, con igual capacidad de organización que el Plan DNIII, con el mismo compromiso de perder la vida en una guerra sin precedentes contra grupos delincuenciales, especialmente narcotráfico. Pocas instituciones privilegian la formación académica de sus integrantes como lo hace la PF, al ofrecer cursos inherentes a sus objetivos en temas de Derechos Humanos, trabajo colaborativo y subordinación jurídica respecto a su ámbito de competencia y respecto a sus líneas de mando. Su entrenamiento mental, físico y operativo se basa en manuales de formación militar impartidos por jefes y oficiales del EM y bajo un estricto control de reclutamiento y admisión. La PF hoy es una institución respetable, eficiente y capaz de actuar con lealtad. Sin embargo, EPN ha convertido a la SSP en la Comisión Nacional de Seguridad, encabezada por un comisionado subordinado a la Segob, como lo estuvo en el pasado. Si bien precisamente en el pasado dejó de ser un ramo de la Segob por estrategia para hacer frente a una criminalidad desbordada, en la actualidad la situación no es distinta y se somete una institución que ha alcanzado gran especialización tecnológica, jurídica y humanista, con una gran infraestructura en instalaciones, en científicos especializados en investigación, un impactante cuerpo de fuerzas federales aéreas y terrestres y un costoso búnker que resguarda al Centro de Inteligencia de la Policía Federal. Para FCH el tema de seguridad encabezó su agenda; le dio a un solo hombre el poder total. ¿Fueron sus errores y los desmanes de un García Luna empoderado lo que influyó para ahora subordinarlos?, ¿o la necesidad de restarle poder a la imponente institución al darle nivel de comisionado al titular de la ahora nueva CNS? Estrategia operativa o fortalecimiento al titular de Gobernación, que sin duda se perfila como uno de los más fuertes aspirantes a la Presidencia en 2018. Osorio Chong tiene hoy bajo su mando al Cisen, al IM y ahora a la CNS; con ello, la Seguridad de la Nación está en sus manos. A Mondragón lo rodearon los rumores, en los que destacó su mala relación con Gobernación. La realidad es que no fue bien visto a pesar de su capacidad y experiencia por sus vínculos con Ebrard y López Obrador. Un error de Mondragón al haber aceptado una comisión. Lo cierto es que personalidades como la de él y la de Osorio son incompatibles en lo operativo; se desempeñan con eficiencia solos. Mondragón transitó por el Gobierno del DF con éxito, al contar con la confianza de Ebrard para decidir y actuar, mientras que con EPN llegó a una institución que, a pesar de su evolución, forma parte de una oficina más en Gobernación. Es así como llega a la CNS Monte Alejandro Rubido, hombre muy diferente a Mondragón y con gran trayectoria en materia de Seguridad Nacional. Gran reto tiene el comisionado Rubido, pues debe dar seguimiento a la novedad de esta administración, la Gendarmería, que le ha causado a la CNS estar en la mira, camino a la presentación de un nuevo grupo de PF también entrenado por elementos de las Fuerzas Armadas, una policía cercana a la gente, sin que ésta le reste funciones a la actual PF. ¿Una policía más? Lo cierto es que todas las policías especializadas han salido y seguirán saliendo de las filas de nuestras Fuerzas Armadas. La ventaja para Rubido es su capacidad, experiencia y que cuenta con una institución leal, disciplinada y capaz para enfrentar los graves problemas de seguridad del país.

Comparte esta entrada

Comentarios