Intensa labor de los consulados de México: el caso de Boise

Se trata de un capítulo necesario y exitoso de la política exterior mexicana, que llena de orgullo a quienes lo realizan...

COMPARTIR 
México Global 23/06/2014 01:18
Intensa labor de los consulados de México: el caso de Boise

Guillermo Ordorica R.*

 

La labor consular que realiza el gobierno de la República en todo el mundo, y particularmente en Estados Unidos, es objeto de orgullo para nuestro servicio exterior. Se trata de una noble tarea de promoción de México y apoyo a compatriotas que radican allende las fronteras, que busca ofrecerles servicios de documentación y protección que les permitan integrarse con mayor eficacia en su nuevo país de residencia, fortalecer vínculos comunitarios, mantener lazos con sus lugares de origen y beneficiarse de programas sociales que les ofrece el gobierno federal, lo mismo para respaldar a sus familiares en México, que para facilitarles el retorno y lograr su adecuada inserción social y productiva en territorio nacional.

En los consulados de México, las jornadas son agotadoras, pero también muy gratificantes. Apoyar a los compatriotas de manera tangible, observando por supuesto el más profundo respeto a las leyes del país anfitrión, genera satisfacción y orgullo, habida cuenta de que el trabajo consular mexicano es emblemático en América Latina e incluso a nivel mundial, por su calidad y cobertura.

Todos los consulados realizan labores similares, tales como emitir pasaportes, matrículas consulares, certificados de nacionalidad y poderes notariales, entre otros, o proteger a los connacionales de abusos por parte de gente sin escrúpulos que busca sacar ventaja de su condición y vulnerabilidad en un país que no es el suyo. No obstante, es un hecho que cada representación opera en regiones diferentes, que tienen sus propias características políticas y también singularidades en el comportamiento y necesidades de la diáspora mexicana.

En el caso concreto del consulado de carrera en Boise, de relativa juventud porque fue abierto al público a principios de 2009, la labor es novedosa, ya que ha habido necesidad de consolidarlo ante las autoridades de su jurisdicción, por cierto, con resultados positivos, que incluye gran parte de los estados de Idaho y Montana, así como áreas menores de Nevada y Oregón.

Como resultado de este trabajo, se mantiene una fluida comunicación y un provechoso diálogo político con autoridades federales, estatales y locales, no sólo para beneficio de la comunidad mexicana, sino también para actuar como agente promotor de México, del valor que representa en su condición de socio de Estados Unidos a través del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), por su compromiso internacional con las causas de la paz y el desarrollo y, por supuesto, por la riqueza y vastedad de su cultura, que es una poderosa herramienta diplomática y notable carta de presentación en el mundo de hoy.

En esta región del noroeste de Estados Unidos hay intereses concretos por los que México debe velar. A los casi 200 mil connacionales que aquí residen y trabajan, sobre todo en el ámbito agrícola y pecuario, se añaden aquellos que laboran en empresas estadunidenses en diversos sectores productivos, a las que aportan su formación académica y competencia profesional. Tal es el caso del importante número de técnicos e ingenieros mexicanos que se desempeñan en el ramo de la computación y las nuevas tecnologías de la información en Idaho.

En un mundo globalizado y cuando el TLCAN cumple 20 años de haberse suscrito, la relación económica y comercial que existe entre nuestro país y esta región estadunidense es particularmente atractiva y ofrece un importante potencial de crecimiento. Tan sólo a manera de ejemplo, cabe destacar que, en 2013, el comercio de Idaho con México fue superior a los 438 millones de dólares, siendo nuestro país el principal destino de alimentos procesados y productos agrícolas, como la papa, que le da fama mundial, y de 100% de la exportación de su cebada y malta. Las cifras son relevantes; del comercio con México dependen casi 30 mil trabajos en este estado. Por lo que hace a Montana, el comercio bilateral alcanza los 70 millones de dólares anuales y cerca de 21 mil puestos laborales dependen del intercambio con nuestro país. Para este último, conocido como el Sky State, México es su principal importador de granos.

Por razones vinculadas con la inmensa cobertura geográfica de su jurisdicción, que equivale a casi una tercera parte del territorio nacional mexicano, el consulado realiza diferentes acciones con el fin de ofrecer servicios e información oportuna y de calidad a los compatriotas, habida cuenta del bajo número y poca cobertura de medios de comunicación en español, así como de la dispersión de las comunidades y su lejanía geográfica de la representación consular. Es importante destacar que, para acometer con éxito este desafío, optimizar servicios y generar el mayor número posible de beneficios a la comunidad, eventos como jornadas sabatinas y consulados móviles se realizan con base en una agenda integral, que incorpora labores de protección preventiva y otras de apoyo comunitario, tales como la educación financiera y aquellas que ofrecen las ventanillas de salud y de oportunidades educativas, respectivamente.

Mucho puede decirse a favor de la labor consular de México en Boise y, por supuesto y en primer lugar, en Estados Unidos. En todo caso, hay que subrayar que se trata de un capítulo necesario y exitoso de la política exterior mexicana, que llena de orgullo a quienes lo realizan porque repercute en el fortalecimiento del prestigio y buen nombre de nuestro país, potencia emergente que se conduce con responsabilidad global.

                *Cónsul de México en Boise, Idaho

Comparte esta entrada

Comentarios