23 mil 640 muertos; Sandra Luz

Indigna la muerte de civiles bajo el fuego cruzado. De mujeres, de niños...

COMPARTIR 
Martín Moreno 16/05/2014 00:00
23 mil 640 muertos; Sandra Luz

Ni la violencia disminuye ni la cantidad de muertos cesa. Los ejecutados se multiplican ante una agenda marcada por el crimen organizado y no por una estrategia gubernamental. El gobierno revela 50 asesinatos diarios durante 2013. Mil 500 al mes. 18 mil en todo el año. ¿Quién se salva?

“La situación de violencia en el país sigue siendo delicada”, reconoce el subsecretario de Gobernación, Roberto Campa, tras ofrecer las cifras mortales de 2013.

Violencia imparable.

De acuerdo al prestigiado semanario Zeta —recuento permanente que hace público basado en cifras oficiales y en números del SNSP—, durante los primeros 14 meses del gobierno peñista (desde diciembre de 2012 hasta el cierre de enero pasado) se han registrado 23 mil 640 ejecuciones.

Sólo en enero anterior se documentaron mil 425 homicidios relacionados con el crimen organizado, que incluyen “ejecuciones, enfrentamientos, homicidios-agresiones”.

¿Cuáles son las diez ciudades más violentas de México?

Acapulco, con 883 homicidios; DF, 753; Tijuana, 564; Culiacán, 479; Ciudad Juárez, 453; Ecatepec, 312; Guadalajara, 297; Monterrey, 266; Zapopan, 258, y Chihuahua, con 251.

Llama la atención que la capital ya se ubica en el segundo lugar entre las ciudades más violentas del país. Resulta innegable que el crimen organizado se ha enraizado en el DF, ante la apatía de sus autoridades. Ejemplo: a mediados de abril fue detenido Arnoldo Villa Sánchez, el segundo hombre en importancia del cártel que encabeza Héctor Beltrán Leyva, en la colonia Condesa.  

Por estados, los que reflejan mayores índices de violencia son Guerrero, Estado de México, Chihuahua, Jalisco y Michoacán.

Caen sicarios. Pero también mueren ciudadanos inocentes.

Indigna la muerte de civiles bajo el fuego cruzado. De mujeres, de niños, de ancianos. Daños colaterales, los clasifica el gobierno.

El caso de Sandra Luz Hernández, de 50 años de edad, ha conmocionado e indignado al país.

Sandra era integrante del Grupo de Madres con Hijos Desaparecidos debido a que, en febrero de 2012, personas armadas llegaron a su casa y se llevaron a su hijo, Edgardo García Hernández. Desde entonces comenzó su lucha en Culiacán, Sinaloa.

El domingo pasado, una persona se le acercó dentro de un centro comercial para ofrecerle ayuda y encontrar a su hijo, diciéndole inclusive en dónde se encontraba.

El lunes, al mediodía, Sandra tuvo una reunión con funcionarios de la Procuraduría de Justicia del Estado de Sinaloa, a quienes notificó que se trasladaría a la colonia Benito Juárez para encontrarse con un supuesto informante. Sin importarles la seguridad de la activista, las autoridades la dejaron ir sola. Error mortal.

Alrededor de las cuatro de la tarde, acompañada de otra activista, Sandra llegó a la Calle Constitución y allí fue atacada: recibió al menos 15 disparos con una pistola 9 milímetros.

“He sido yo la que ha investigado. Lo que sé, yo lo he investigado. No es por ellos, porque incluso el subprocurador  (de Justicia sinaloense, Martín Robles) ni siquiera ha invitado a los investigadores a las reuniones”, dijo Sandra al diario El Noroeste en febrero pasado.

La PJE de Sinaloa nada hizo ni por encontrar a Edgardo ni por proteger a Sandra, quien carecía de protección a pesar de que las autoridades sabían del riesgo que corría por investigar la desaparición de su hijo.

Las marchas se han multiplicado en Culiacán. La indignación crece en contra del gobierno de Mario López Valdez, Malova. ¡La sociedad clama por la detención de los asesinos de Sandra Luz!

El caso de Sandra ha recordado otro doloroso: la ejecución de Marisela Escobedo en Chihuahua en diciembre de 2010.

Es la violencia y la impunidad que tiene de rodillas a los mexicanos.

Violencia que aparece por todos lados.

En San Nicolás de los Garza, NL, atacan el bar Martiber. Mueren tres personas, entre ellas, un joven y su madre que casualmente pasaban por el lugar.

En Tamaulipas se multiplican los muertos. Decenas en las últimas semanas. El diario británico The Guardian publicó el fin de semana un reportaje bajo el título: “Estado fallido, sin ley y sin autoridad”.

¿Por qué señalamos que el crimen organizado marca la agenda?

Porque si la situación se agrava en Michoacán, allá va corriendo el gobierno federal y sus policías para intentar enfrentar la violencia… descuidando otras entidades.

Si es en el Estado de México, allá va también el gobierno y sus policías.

Si en Guerrero se agudiza la violencia, allá va el gobierno a instalar una comisión.

Si es en Tamaulipas, allá va el gobierno a regañar al gobernador.

Se carece de una estrategia integral. De un plan eficaz para enfrentar a la violencia en el país.     Mientras, la violencia galopa ufana.

                Twitter: @_martinmoreno

Comparte esta entrada

Comentarios