Y sigue el despilfarro

COMPARTIR 
Martín Espinosa 02/09/2014 01:45
Y sigue el despilfarro

En nuestra colaboración pasada, estimado lector, destacaba la serie de “banderas electoreras” que los políticos han desplegado recientemente en la búsqueda de “atraer” el voto de los ciudadanos para el año próximo, en las llamadas elecciones intermedias. Pues bien, una de ellas tiene que ver con el argumento engañoso del “ahorro” que supuestamente traería para las finanzas públicas reducir en 100 el número de diputados federales con que contamos actualmente en la llamada Cámara baja y en 32 el de senadores de la República.

Una noticia publicada ayer en Excélsior da cuenta del rebase por parte de los partidos políticos “representados” en la Cámara alta del “tope” de gastos que efectúan nuestros legisladores para desempeñar sus actividades como “mandantes” del pueblo que los elige.

Señala la segunda entrega del reporte del presupuesto otorgado a las bancadas del Senado, por concepto de las comisiones que perciben, que los cinco grupos parlamentarios representados en la Cámara alta rompieron su “tope” de gastos al haber ejercido mil 192 millones de pesos en 2013 para realizar sus actividades legislativas; ello significa 7.2% más de lo reportado en el Presupuesto de Egresos de la Federación del año pasado, aprobado por ellos mismos.

Detalla el informe que el PRD fue el más beneficiado con el dinero gastado con un aumento de 37.4% de los recursos originalmente previstos. La fracción perredista tuvo ingresos totales durante el año pasado por 207 millones 888 mil pesos, de los cuales 78 millones fueron por concepto de “subvenciones ordinarias” y 129 millones 839 mil pesos por apoyo a comisiones y actividades legislativas.

Y sigue “la danza de los millones” con cifras que resultan verdaderamente insultantes si volteamos a ver la pobreza en que viven millones de mexicanos: según los registros, entre el 1 de julio y el 31 de diciembre de 2013 los cinco grupos parlamentarios (PAN, PRI, PRD, Partido Verde y PT) recibieron poco más de 668 millones de pesos, que sumados a los casi 504 millones que les fueron entregados entre el 1 de enero y el 30 de junio del año pasado, suman en total los mil 192 millones de pesos de los que hablábamos.

Ni duda cabe que la “clase política” nos sale muy cara a los ciudadanos quienes aportamos a través de diversas vías los recursos que posteriormente les son entregados a la hora de la “repartición” de los presupuestos a finales de cada año. Y no conformes con “las millonadas” que les son entregadas se “despachan” aún más recursos porque los asignados en una primera partida no les alcanzan.

El anterior es solamente “un botón de muestra” de los muchos que existen desde hace décadas en las administraciones públicas, las que —independientemente de su filiación política— siempre han gastado a “manos llenas” los recursos que provienen de las arcas nacionales.

Y una prueba más de lo engañoso que resulta el argumento de que con menos legisladores habrá ahorros en las actividades político-partidistas es el surgimiento de tres nuevas “fuerzas” políticas en el escenario público nacional: Partido Humanista, Partido Encuentro Social y Movimiento Regeneración Nacional, a cuyos dirigentes, desde el pasado primero de agosto, ya se les entregaron los primeros recursos a cada uno: como “financiamiento ordinario” 31 millones 756 mil 550 pesos, más un millón 429 mil 44 pesos para “actividades específicas”, para franquicias postales casi 3.2 millones de pesos y para franquicias telegráficas  29 mil pesos.

Aunque haya “recortes” en el número de diputados federales y senadores de cualquier manera seguiremos “gastando” miles de millones de pesos cada año en “mantener” a los partidos de donde surgen los representantes ciudadanos que integran el Congreso de la Unión.

Mientras las cosas vayan como van hasta ahora no habrá dinero que alcance para resolver los problemas más urgentes del país, aunque hoy se diga que la solución serán las recién aprobadas reformas estructurales que permitirán —supuestamente— mayor crecimiento económico.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red