Los políticos y el agua

COMPARTIR 
Martín Espinosa 01/04/2014 01:32
Los políticos y el agua

Durante muchas décadas, los políticos mexicanos no se preocuparon por hacer obras relacionadas con el cuidado del agua y su distribución debido a que eran acciones que “no se veían” ya que, la mayoría de las veces, el líquido se transportaba por tuberías subterráneas que no reflejaban de manera visible su demagogia a la hora de pronunciar discursos en los que manifestaban su “preocupación por el pueblo”. Obra que no era vista no era lucrativa políticamente.

Quizá la última gran obra hidráulica que buscó poner de relieve el mejoramiento del abasto en el Valle de México fue la que se realizó en los años 40 bajo el nombre de Sistema Cutzamala, que se constituyó como un ambicioso sistema hídrico de almacenamiento, conducción, potabilización y distribución de agua dulce para la población e industria del DF y el Estado de México; de este último, la ubicada en las zonas centrales de la Cuenca de México y el Valle de Toluca. Siendo considerada una de las mayores obras de ingeniería civil en el mundo, ya que debe bombearse el agua desde una altura de mil 600 metros sobre el nivel del mar, en su punto más bajo, hasta los dos mil 702 en su punto más alto, este sistema se extiende por las entidades de Michoacán, Edomex y el DF.

Hace unos días, el gobierno de la Ciudad de México —primero— y, más tarde, el federal anunciaron sendos programas para garantizar el abasto de agua a los mexicanos para las próximas décadas. En el caso de la capital del país, se presentó el programa Agua para el futuro  de la Ciudad de México, que está pensado para los próximos 25 años, es decir, lo que deberá hacerse y cumplirse en los próximos cuatro sexenios de gobierno en la capital del país, una de las más presionadas en materia de abasto de agua potable, situación que —según los expertos mundiales— se agravará con el llamado cambio climático.

Son cuatro los objetivos que se ha planteado el actual gobierno que encabeza Miguel Ángel Mancera en materia hidráulica, bajo la supervisión de uno de los ingenieros que más sabe de técnica hidráulica en el país, Ramón Aguirre Díaz, director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México.

Primero, tener claro que la capital del país no cuenta en la actualidad con un servicio de calidad: 18% de la población enfrenta problemas severos de abastecimiento; 12%, no tiene agua, mientras que —paradójicamente— 45 colonias, de las poco más de dos mil que existen, están en riesgo de sufrir inundaciones.

Segundo: El tema de la sustentabilidad; es decir, la necesidad de que el abasto de agua no se convierta en una manera de depredación del medio ambiente. Las fuentes de abastecimiento del líquido en el Valle de México no deben atentar contra el futuro del subsuelo del centro del país, dañado severamente por la extracción indiscriminada de agua de lo que fue el Lago de Texcoco y que hoy genera graves problemas de hundimientos en el DF y Edomex, principalmente, en la zona oriente, sin duda, la más afectada por ello.

En tercer lugar, el compromiso de que para el 2018, toda el agua que se consuma en el DF sea potable para el consumo de la población, sin riesgo de sufrir enfermedades gastrointestinales. Actualmente, 88% del agua que “corre” por la ciudad capital del país es potable. Únicamente resta “potabilizar” 12%, por lo que se invertirán cerca de 10 mil millones de pesos para construir 19 nuevas plantas potabilizadoras de agua, así como para la rehabilitación de las 16 que ya operan actualmente.

Y, finalmente, el cuarto objetivo será renovar por lo menos 35% de las tuberías de agua y drenaje de los tres mil 115 kilómetros de tuberías, con la finalidad de eliminar fugas, por donde escapa 40% del agua que se distribuye en el DF.

Lo cierto es que, nunca como ahora, se busca hacerle frente a uno de los problemas más urgentes para la población del centro del país, el cual estuvo abandonado en los últimos años debido a que eran obras que “no servían” para el relumbrón político; no dejaban votos, pues, a pesar de que en sus promesas de campaña, los candidatos siempre lo utilizaron para constituirse como los “salvadores” de la población.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red