Este ninguneo se pasó de...

“Los de siempre” , y otras nuevas adquisiciones… bien por Xavier Velasco... ¿y la Atala, y la Espejo, y la Mastretta?..

COMPARTIR 
María Luisa Mendoza 10/05/2014 00:54
Este ninguneo se pasó de...

Vivir como yo vivo es la gran prueba  de  lo que la vida le depara a algunos seres humanos. Se trata casi de que uno ignore esa realidad inescrutable y siempre nueva. El fin de la batalla, el recuento de cadáveres, la contemplación de las paredes derruidas y emprender a los 100 años la reconstrucción del hogar. Esa idea de repetición inútil no podemos tenerla más que los habitantes de la vida por mucho tiempo y descubridores de la realidad en los hijos de los sobrinos e hijos de hijos de amigos… es de no creerse; el muchachito nuevo del niño algún día en tus brazos, como Emiliano Gironella  o simplemente mis sobrinitas jugadoras en los caballitos de cartón coleccionados por mí antes de estas debacles. Cómo pensar en ir de nuevo a París cuando sabes que la gran prueba es caminar una cuadra, en esa adoradísima ciudad, la clave  el pedal y la fibra, si ni en bicicleta siquiera decidieras recorrerla… el bosque de Bolonia con un birotote de rico jamón y queso y tu hermosa botella de vino rojo.  O pensar en la gira por la casa de Virginia Woolf y sus alrededores y tú gimiendo echada en un césped de los divinos jardines adjuntos pidiéndole a tu dulce esposo divorciarse de ti y casarse con Ana Guevara que llevaba entonces la antorcha olímpica en calzoncitos casi sin respirar. Apunto en mi libreta asuntos por tratar en mi artículo —salvadora de mi vida como un cesto donde navego en el mar final— (y no me estoy despidiendo de la vida como me dicen mis bellos emailones a su vez casi diciéndome adiós)… sólo es sentido común ante el moridero de mis amigos a mi alrededor… ya no pueden ser tantísimos adioses… la cosa empezó con José Carlos Becerra y de ahí pal real. Más cuándo se murieron mis hermanos —mis reales hermanos— ya no he podido resistir este alrededor.

Porque yo les pregunto a mis lectores
 —que sí los tengo— si se animan a ver los noticieros nocturnos sin persignarse antes… por eso duermo tan mal y tan poco. Éste es un mundo boqueando y por lo visto nos escogió a nosotros para que le cerremos los ojos cuando muera… mañana. Yo ya vi todo, me faltan algunas películas por filmar y obras de teatro aún no escritas, novelas (Dios quiera una mía aunque sean mis memorias infinitas, de mi propiedad y  sólo Enrique Mendoza Morales, no sé por qué, me pide con devoción las escriba… es que a mis otros amigos, lo juro por Dios ni siquiera se les ocurre preguntarme si escribo algo ahora… cómo quieren ustedes creer que alguna vez mis cercanísimos amigos archifamosos —premios Nobel y todo— íbanse a nombrarme aunque fuera de pasadita… (“por encimita” como diría Erick del Castillo)… ¡ni de chiste! y somos muchos los silenciados, gente de primera sin figurar en “la lista”, y si no vean los que van a ir representándonos a la feria literaria próxima en Buenos Aires…“los de siempre”, y otras nuevas adquisiciones… bien por Xavier Velasco… ¿y la Atala, y la Espejo, y la Mastretta, y la Petterson, y la Mendoza?  Está bien que evidentemente somos mujeres, pero también magníficas escritoras… y a las pruebas... yo solamente decía…
                marialuisachinamendoza@yahoo.es

 

Comparte esta entrada

Comentarios