El dinero no es todo: el Índice de Progreso Social

Una diferencia muy importante y que justifica la existencia de un nuevo índice es que no considera el Producto Interno Bruto...

COMPARTIR 
Manuel Gómez Granados 12/04/2014 03:26
El dinero no es todo: el Índice de Progreso Social

A finales de marzo de este año, el Foro Mundial de Emprendedores Sociales (https://skollworldforum.org/) publicó en Gran Bretaña la primera edición del Índice de Progreso Social (IPS). Se trata de un índice similar al Índice de Desarrollo Humano (IDH) que elabora el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Una diferencia muy importante y que justifica la existencia de un nuevo índice que se sume a los que publica de manera regular el PNUD o el Banco Mundial es que no considera el Producto Interno Bruto, que es una medida muy importante de desempeño económico, pero que también hace que se pierdan de vista problemas de diseño o funcionamiento de instituciones distintas a las económicas. El Producto Interno Bruto per cápita, por ejemplo, explica cerca de dos terceras partes del desempeño en el IDH.

Eso hace que, por ejemplo, países con muy elevados ingresos, como resultado de la venta de petróleo, como la mayoría de los países del Golfo Pérsico, pero que tienen muy mal desempeño en materia de respeto a los derechos humanos, tengan un IDH muy elevado. Al olvidar el ingreso, lo que queda para la comparación es qué tanto atienden los países las necesidades de desarrollo educativo, médico, social y ambiental de sus ciudadanos, pues el desarrollo supone que todas personas logren el máximo desarrollo de sus capacidades.

Kuwait o Arabia Saudita, por ejemplo, ocupan posiciones relativamente altas en el IDH del PNUD, 54 y 57, pero lo logran gracias a los ingresos petroleros. Si se dejan de considerar esos ingresos y se analiza sólo el funcionamiento de sus instituciones, se observa que tienen tasas de escolaridad relativamente bajas, en especial, entre sus mujeres, así como sistemas de salud que no ofrecen cobertura equitativa a todos sus habitantes. Costa Rica, que en el IDH ocupa el lugar 62, en el IPS se ubica en la posición 25 a escala global, pues aunque no tiene ingresos petroleros, cuenta con instituciones bien diseñadas. Al mismo tiempo, las naciones petroleras del Golfo Pérsico caen en el IPS. Arabia Saudita se ubica en la posición 65, Kuwait está en la 40.

A México le ocurre como a los países árabes. El vigor de las grandes empresas exportadoras, todas ellas monopolios, hace que en el IDH ocupemos el lugar 61, 16 lugares por encima de Perú y casi 30 lugares por arriba de Colombia, mientras que en el IPS, México aparece en la posición 54, arriba de Perú, pero debajo de Colombia, que está en la posición 52. Los resultados del IPS seguramente serán disputados por quienes consideren que todo en México está bien mientras a ellos les vaya bien, pero lo cierto es que 53 millones de mexicanos viven en pobreza y tienen otra visión.

La evaluación que los autores del IPS hacen de México deja ver que el país cumple en materia de cuidado médico y nutrición básica, pero que —como lo demuestra la violencia que azota a Morelos, Estado de México y Tamaulipas— hay serios problemas en materia de seguridad pública. El IPS también demuestra que aunque tenemos resuelto el problema de la educación básica (con problemas, como demuestra el censo de las escuelas), hay problemas más allá de la primaria por la falta de inversión. También deja ver que hay problemas muy serios en materia de sustentabilidad ecológica, una de las fortalezas de Costa Rica y Uruguay, los dos países de América Latina con las mejores calificaciones en el IPS, que se puede consultar en http://www.socialprogressimperative.org/data/spi.

                *Analista

                manuelggranados@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios