Imaginemos...

¿Qué sentido tiene que exista la Federación, que implica división de poderes, si para cada ineptitud de los gobiernos estatales se nombra un nuevo comisionado?

COMPARTIR 
Manuel Gómez Granados 15/02/2014 02:05
Imaginemos...

A la memoria de don Rafael Moya García

 

Imaginemos, aunque sea por unos minutos, que estamos al frente de una empresa que elabora productos necesarios en el mercado, a buen precio y con buena calidad. Imaginemos que para vender, contratamos a varios vendedores que distribuyan el producto donde sea necesario: tiendas, puestos de mercados, supermercados, rancherías, pueblos. Imaginemos que los vendedores no cumplen. No venden. El producto se queda en las bodegas. No llega a los compradores.

¿Qué cree usted que harían los vendedores? ¿Aceptarían su responsabilidad y renunciarían, se comprometerían a cumplir o simplemente seguirían en su cómoda situación? ¿Qué pensaría si yo le dijera que hay una empresa que en lugar de despedirlos o ponerles un plazo para lograr las metas de venta, nombra asistentes, comisionados o delegados de los vendedores? Incluso, para complicar las cosas, crea comisiones que averigüen y expliquen por qué los vendedores no logran sus objetivos. ¿Qué pensaría si yo le dijera que eso es justamente lo que explica muchos de los problemas que padecemos en México?

Habrá quien no crea estas palabras, pero le puedo demostrar que así es. Pensemos, por ejemplo, en Michoacán. Ese estado podría ser uno de los principales generadores de riqueza de México. Lo ha sido así; no en balde, por ejemplo, el aguacate se conoce como oro verde, por los rendimientos que incluso pequeñas fincas aguacateras ofrecen a sus dueños año con año. ¿Y qué decir del mango, el maíz, los lácteos, las tenerías y la orfebrería? Michoacán no tendría por qué ser pobre ni tendría que expulsar población ni vivir en la violencia; podría alimentarse a sí mismo y alimentar a buena parte del país. Pero cuando las cosas se pusieron mal, hará ya casi 15 años, no se echó de los cargos públicos a quienes no cumplían, se les premió; es como si la empresa no corriera a los vendedores que, ante la oportunidad, se hicieron cada vez más cínicos e irresponsables.

Ya conocemos la historia de Michoacán. El vacío creado por la incapacidad de personas para cumplir con sus responsabilidades fue llenado por otros, y no hay signos de cambio. En lugar de atajar el problema de raíz, atacar las causas estructurales de la violencia, aplicar la ley, generar empleos e infraestructura que faciliten la producción y el transporte de los productos, se creó la figura del comisionado para Michoacán, que cuesta al país 45 mil millones y medio de pesos al año y que duplica funciones del gobernador. Y en Guerrero, donde la ineptitud también campea, al grado de dejar que se echen a perder despensas para damnificados, se hará algo parecido con otros 30 mil millones de pesos al año.

¿Qué sentido tiene que exista la federación, que implica división de poderes, si para cada ineptitud de los gobiernos estatales se nombra un nuevo comisionado? Ahí están también las nuevas unidades responsables de perseguir el secuestro, así como unidades de apoyo del Ejecutivo, como la resucitada crónica presidencial, que costará nueve millones de pesos al año. Es una constante en varias dependencias.

Estas “decisiones” son posibles gracias a que el presupuesto federal creció en medio billón de pesos de 2013 a 2014 y el rubro de salarios del gobierno federal crecerá 59% de 2013 a 2014, al pasar de 77 a casi 123 mil millones de pesos, un crecimiento del déficit equivalente a 1.5% del PIB nacional. ¿Valdrá la pena premiar así a nuestros vendedores? Se echa de menos una oposición seria y responsable.

                *Analista

                manuelggrandos@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red