Para entender el presente

COMPARTIR 
Luz Emilia Aguilar Z 05/12/2013 00:00
Para entender el presente

¿Cómo surgió el PRI?, ¿qué se puede esperar de su comportamiento en el poder? Los mexicanos menores de 30 años desconocen el origen y devenir de este organismo político, que ha tenido un papel central en curso de nuestro país. La enseñanza de la historia en educación básica y media se ha limitado a lo que dicen los libros de texto, una memoria a modo, que ha tenido la meta fundamental de justificar de una u otra manera de ejercer el poder y que en la práctica cada vez más le apuesta al olvido.

El retorno del PRI despertó en algunos sectores la esperanza de que su experiencia en el gobierno, interrumpida por un desastroso desempeño del PAN, en especial en materia de seguridad, devolvería al país la paz y mejores expectativas de crecimiento. En su retorno el PRI ha puesto en marcha una vorágine de reformas que han orillado a nuestra república a la confrontación entre partidos y grupos. Las cifras de muertos por violencia suben, mientras las expectativas de crecimiento económico bajan. Y si en algo ha sido eficaz el régimen actual es en lograr la inconformidad de empresarios, clase media y sectores marginados.

Las Lagartijas Tiradas al Sol, el grupo que apareció con una brillante aproximación a la historia del agua en el Valle de México, sigue con su lúcida insistencia en abrir perspectivas hacia el presente desde la recuperación crítica de nuestro pasado. En el contexto de las elecciones de 2012, el proyecto de esta compañía fue un estudio sobre el PRI. El resultado es la obra Derretiré con un cerillo la nieve de un volcán, un ejercicio lúdico de teatro documento, que entreteje la historia de una mujer que soñó con un mejor país y quiso comprometerse con ello, y el devenir de la nación bajo los sucesivos gobiernos priistas durante el siglo XX. La protagonista acaba aplastada por la intolerancia y el abuso sindical.

El proyecto, que contó con la coproducción de Teatro UNAM, Kunstenfestivaldesarts, Interior 13, FMX y que ha tenido una gira por Europa con muy entusiastas críticas, incluye además la publicación de un volumen que en su diseño y contenido confronta en forma y fondo los libros de texto gratuitos y nos ofrece una particular revisión de nuestra historia, por la que se da crédito como autora a Natalia Valdez Tejeda, personaje protagónico de la puesta en escena.

El recorrido en el tiempo histórico fluye en un escenario con muebles y utilería que permiten pasar de espacios simbólicos a breves escenas familiares. Abundan plantas desplegadas como muros y distribuidas sobre el tablado en macetas, se echa mano de proyecciones y de una elocuente selección de música popular mexicana. Luisa Pardo, Gabino Rodríguez y Francisco Barreiro pasan con eficacia de uno a otro personaje con ayuda de máscaras y letreros de cartón.

De la compleja y paradójica historia del PRI, constructor de instituciones, que tuvo en sus filas políticos con altura y también una abundancia de burócratas destacados por sus prácticas impositivas, antidemocráticas, abusivas y corruptas, esta experiencia escénica toma sucesos de especial significación para el presente: el maximato antidemocrático y el cardenismo que emprendió un reparto agrario a gran escala, consolidó el corporativismo y consumó la expropiación petrolera. Ahí están Miguel Alemán y su ambición de hacer negocio a todo precio, Díaz Ordaz y la matanza del 68, el repudio estudiantil a Luis Echeverría, quien abrió el país al exilio latinoamericano, los recurrentes lloriqueos de López Portillo, la alianza Televisa-Salinas, con los patéticos videos de “artistas” cantando a México y al proyecto del presidente neoliberal, el asesinato de Colosio y la llegada de Fox al poder. La historia del PRI naturalmente se desliza hacia lo grotesco.

Pocos grupos en México tienen la capacidad de relacionarse con la sociedad en que viven con mirada tan crítica, pertinente, con una capacidad entrañable de hacer del teatro vida, presente, memoria y espacio de reflexión como Lagartijas Tiradas al Sol. Derretiré con un cerillo la nieve de un volcán empieza con la desgarradora autocrítica de alguien capaz de reconocer: “Fuimos todo lo que no quisimos ser en estos años y no podemos más”. Y luego de un intenso viaje por el tiempo culmina con un devastador  “Los paralizaba la inmensidad de sus deseos/sus deseos eran del tamaño de su sed/Sólo pensaban en términos de todo o nada/El cambio sería espectacular o no sería./No era”.

Derretiré con un cerillo la nieve de un volcán terminará su temporada en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz el próximo 15 de diciembre.

Comparte esta entrada

Comentarios