¿Ha evolucionado la izquierda?

El PRD no ha podido evolucionar como una opción viable de gobierno y eso es particularmente por dos razones.

COMPARTIR 
Luis F. Lozano Olivares 17/05/2014 01:27
¿Ha evolucionado la izquierda?

Durante 1974 algo insólito pasó en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que lo hizo inmediatamente viable para el futuro de España. Desde 1939, año en el que terminó la Guerra Civil Española, los partidos que perdieron se fueron al exilio porque ahí es donde estaba su militancia activa. Fueron décadas durante las que los liderazgos de estos partidos de izquierda, incluyendo el PSOE, fueron dirigidos desde fuera de España, donde se discutía más de lo que había pasado en lugar de pensar en lo que sucedería en un futuro no muy lejano. Era evidente, los hombres que habían sostenido al PSOE habían sido forzados a dejar su patria y el dolor seguía siendo intenso. De pronto apareció Felipe González, quien arrebató el liderazgo del partido a una estructura que había quedado lejana a España y a las ideas para el futuro. Mi abuelo me mataría por escribir esto, pero es cierto, el cambio generacional le vino bien al PSOE y lo hizo viable políticamente hablando. El cambio generacional ayudó a pasar la página y evolucionar las ideas.

Ahora tenemos el ejemplo del PRD. Como todos sabemos fue creado, de hecho, para cobijar la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas, quien después de haber militado en el PRI, incluso habiendo sido gobernador de su estado, se separó de su partido y compitió por la Presidencia de la República. Después de haber perdido las elecciones de 1988 (con o sin fraude) tomó forma de partido y unificó a todas las izquierdas. El futuro era prometedor, pero todas las izquierdas seguían teniendo diferencias e intereses internos distintos. El ingeniero Cárdenas se presentó en 1994 y luego en 2000. Después fue desplazado por Andrés Manuel López Obrador y ya conocemos la historia.

El punto aquí es que el PRD no ha podido evolucionar como una opción viable de gobierno y eso es particularmente por dos razones. La primera es que las constantes divisiones y posturas ideológicas no le han permitido salir de la negativa continua a prácticamente cualquier planteamiento que se haga desde el gobierno, sea cual sea. Cuando el PRD se ha acercado a la moderación, ha tenido posibilidades reales de ganar adeptos. Quizás el caso de Marcelo Ebrard es el más icónico.

La segunda razón es por la gente que compone al partido. No es que el PRD adolezca de una militancia con valor cualitativo, pero durante los primeros años de existencia le abrieron la puerta a todo lo que se movía y compraron verdaderos expertos en aquello de la grilla, grandes causantes de la división. Pero esto fue hace 25 años, la pregunta es ¿por qué sigue esa generación ahí?

Sorprende muchísimo que en otros lugares del mundo lo natural es que los jóvenes se identifiquen más con la izquierda que con la derecha. No creo mucho en la ideología más que para sentar las bases de una identidad con un partido, creo que ahí se requiere pragmatismo, pero es una discusión distinta. El punto que quiero hacer evidente es que hoy, el PRD tendrá que elegir presidente y el candidato, si es que hay votación será Carlos Navarrete, miembro de la generación fundadora. En la otra esquina hay un aspirante que se dice dispuesto a presidir el PRD siempre y cuando no haya elecciones internas; así nomás, entréguenme la presidencia del partido por fa. Lo dramático del asunto es que este aspirante ¡es el ingeniero Cárdenas!, sí señor lector, el que se salió del PRI en 1988 porque no había democracia partidista.

En un país de jóvenes como es México, ¿no hay liderazgos que puedan tomar el control de un partido como el PRD para modernizarlo? ¿No hay un Felipe González que tenga la visión y capacidad de hacer viable al PRD?

                *Abogado y analista

                llomadrid@gmail.com

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red