Oscar y Salomón

COMPARTIR 
Lucero Solórzano 28/02/2014 00:07
Oscar y Salomón

Imposible sustraerse, el tema en materia cinematográfica en estas últimas semanas y hasta los primeros días de la próxima, es el Oscar. En todos los medios, casi hasta en las cajas de cereales se invita al público a “demostrar sus conocimientos cinematográficos”, participando en quinielas y apuestas.

De hecho les recuerdo la que lanzamos en www.fernanda-familiar.com y a través de mi espacio en la radio. Hay premios, y no son precisamente pases para ir al cine.

Por mi parte tengo mis favoritas, pero no dejo de reconocer que la Academia de Hollywood suele proceder de maneras caprichosas e inexplicables. La política, las cuestiones raciales, los intereses económicos, etcétera, mueven a decisiones, por decir lo menos, desatinadas. Sin duda otras entregas sí corresponden a la calidad y nivel artístico de una cinta. Y algunos años la “táctica del Rey Salomón”, resuelve el conflicto que genera tener buenas producciones con el compromiso de reconocer a todas. Este año la oferta de películas, directores y actuaciones lleva a pensar en que las decisiones salomónicas han estado flotando en las mentes de los miembros de la Academia. Vamos por partes:

En las categorías de Actores, Director, Guiones y Mejor Película, destacan seis filmes: 12 años esclavo, Nebraska, El lobo de Wall Street, Gravedad, Dallas Buyers Club: El club de los desahuciados y Escándalo americano. Todas son espléndidas películas y tienen a uno o varios actores nominados, los directores, los guiones adaptados u originales. Pero las cosas no pintan como para que la balanza se incline declaradamente hacia alguna especial.

Mejor Actor:  El gran trabajo en la carrera de Leonardo DiCaprio está en una muy buena película, pero igualmente incómoda para muchos, de Martin Scorsese: El lobo de Wall Street. Otra actuación desgarradora, de ésas que lo dejan con insomnio podría arrebatarle el Oscar de este año —otra vez—:  Matthew McConaughey, en Dallas Buyers Club.

Mejor Actor de Reparto: de la misma película se impone que gane Jared Leto.

Mejor Actriz: lo mismo: Cate Banchett calienta motores para caminar al escenario por su trabajo en Blue Jasmine.

Mejor Actriz de Reparto:  aquí las cosas se complican. Se perfilan muy parejas Jennifer Lawrence y Lupita Nyong’o. Ambas sobresalen en interpretaciones muy diferentes, Lawrence ha estado ganando en ese rubro, pero Nyong’o está en una película que es un declarado alegato contra la esclavitud.

Mejor Guión Original: la gran favorita en general, Escándalo americano. Éste podría ser su premio si no destaca en las otras categorías.

Mejor Guión Adaptado: Entre El Lobo de Wall Street y 12 años esclavo aquí podría estar también el reconocimiento si quedan fuera de las otras candidaturas.

Mejor Director: Estar compitiendo con Alexander Payne, Martin Scorsese, David O. Russell y Steve McQueen no puede representar mucha presión para Alfonso Cuarón, quien, sin duda, cambia la forma de hacer el cine, pero sobre todo inventa un nuevo tipo de espectador: el que se conmueve y emociona con los efectos especiales, el que se conecta con una historia, con un personaje y su adversidad, gracias al marco artístico y casi poético que logran los recursos tecnológicos. Es un parteaguas. Es un ganador.

Mejor Fotografía: con seis nominaciones en su haber, Emmanuel El Chivo Lubezki ahora sí será reconocido precisamente por esa complicidad que alcanza con Cuarón.

Mejor Película: ¿Será que se atrevan a reconocer que Gravedad  es la Mejor Película de 2013? Ahí sí, las presiones deben estar explosivas: ¿qué hacer con otras muy buenas como Escándalo americano, Dallas Buyers Club, Nebraska, El lobo de Wall Street? Porque el hecho es que la que se queda en la memoria cada año, es la ganadora como Mejor Película.

Y la mejor es Gravedad, pero se antoja que consultarán con Salomón de nuevo.

Ya lo sabremos el domingo por la noche.

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red