Lucero Solórzano Manejando y “texteando”: puede esperar
Por desgracia es cada vez más frecuente circular por diferentes vialidades y carreteras de todo en el país y encontrarse con conductores que van hablando por teléfono, lo cual es gravísimo y sumamente peligroso, pero no sólo eso, ahora la moda o costumbre es mandar mensajes de texto y sostener conversaciones por escrito, con lo que el cien por ciento de la atención que se requiere para manejar un vehículo queda reducida a cero. Nadie puede desempeñarse simultáneamente en dos actividades que demandan absoluta concentración: o se maneja el auto o se acciona un teclado para escribir. Lamentable y de ...