Maldito futbol

COMPARTIR 
Los Mikos 27/05/2014 00:00
Maldito futbol

Ya viene el famoso (¿infame?) Mundial de futbol, que supuestamente representa el espíritu deportivo, considerado como lo mejor de la humanidad... aunque poco a poco hemos visto que no es así.

En realidad, el futbol promueve el consumo de alcohol y la rivalidad. Dos cosas de las que los humanos no se sienten tan orgullosos, a menos que estén en el estadio, a medios chiles y con goles a su favor.

Sí, es cierto, el futbol también es un deporte y, por tanto, invita al ejercicio y a una vida sana... en teoría... porque en la práctica los jugadores profesionales son los más borrachos, fiesteros y drogadictos, despilfarran el dinero en prostitutas, autos de lujo y reventones de lunes a jueves.

Recordemos el escándalo del Bar Bar, donde un futbolista fue baleado en la cabeza,  destapando una cloaca de corrupción e irregularidades, propia de una película policiaca. La Selección Nacional, siempre está inmiscuida en los peores escándalos con prostitutas: que si las llevaron al hotel en medio de la concentración, que si quedaron a deber un cuentón en un antro, en fin. Y ahora, nos empezamos a enterar que el Mundial en Brasil será el más caro de la historia, cuando el país carioca está lejos de ser una nación rica de primer mundo, como para destinar tantos millones a una fiesta que dura un mes.

En las calles, las movilizaciones y manifestaciones no se han hecho esperar, y el gobierno brasileiro se ha encargado de acallarlas a balazos de goma y gases lacrimógenos. Los más necesitados salen a las calles a reclamar que el gobierno esté dilapidando el presupuesto de la nación, en un mundial de futbol, cuando, como típico país latino del tercer mundo, la educación es una porquería, los servicios públicos también, y las carencias en general están más a la orden del día, que la emoción de albergar a la comunidad internacional a perseguir un méndigo balón.

Otras historias de terror rodean a este mundial, pero mejor no hablaremos de ellas, para no ser blanco de lo que hoy se conoce como un esquincazo.

La cosa es que hoy en día, en esta era de la información, los trapos sucios que normalmente se lavaban en los vestidores, hoy están expuestos a la opinión pública. Poco a poco se van conociendo las mañas y malas prácticas que hay en el gremio futbolero, y que no sólo permean a las federaciones de futbol ratoneras, como la mexicana, sino a la mismísima FIFA, que como supuesta autoridad, debería tener comportamientos menos gangsteriles... ¡ja!

¿Cómo sentarse a ver tranquilamente un partido de la Selección Nacional (del país que sea) sin sentirse cómplice, por no decir culpable, de todas estas cosas que rodean al deporte más popular del planeta?

Los antifutboleros difunden estas informaciones, videos de las comunidades que han sido desplazadas o violentadas para seguir con el plan del mundial en Brasil, con la inocente esperanza de que los que sí gustan de anestesiarse viendo futbol, comprendan que su “gustito” empieza a mostrarse tan nocivo como el boxeo o la tauromaquia.

Por fortuna no existe el mundial de toreo ni el mundial de Box, probablemente porque no hay tantos seguidores de la gente que se agarra a golpes (dizque deportivamente), o los salvajes que creen que torturar públicamente a un animal indefenso, es un arte.

Debería haber mundial de música, donde los mejores grupos musicales del mundo fueran a mostrar su creatividad o qué tal un mundial de cocina, en el que los mejores chefs del mundo preparan sus platillos a todo un estadio, imagínense el tiro entre la selección italiana, con sus pastas, frente a la selección japonesa con sus pescados crudos.

Debería haber un mundial de bailes regionales, donde los viejitos de Michoacán, se enfrentaran a zapatazo limpio con los rusos esos que bailan como si estuvieran sentados y gritan ¡Hey!

Debería haber un mundial de literatura, donde todo un estadio se sentara a leer dos novelas cortas y decidieran quién ha escrito el mejor libro.

O ya de perdis un mundialito de canto. Seguro México siempre terminaría perdiendo, pues los organizadores de dicho mundial, llevarían a dar lástimas a Yuri y Lupita D’Alessio o a Mijares y Emmanuel, aunque bueno, en otros países siempre tienen peores cosas como Justin Bieber, Britney Spears o Mumford and Sons.

Comparte esta entrada

Comentarios