Microteatro

COMPARTIR 
Los Mikos 04/03/2014 00:00
Microteatro

Oiga usted, no sé si tiene el honor de seguirme en Twitter o ser mi amigo de Facebook, pero creo que debería. No soy como esos comunicadores que están todo el día retuiteando cosas o posteando pura babosada nomás para hacerse presentes. Yo, cual ninja, aparezco sólo cuando es necesario.

Desde hace unas semanas he estado invitando a la gente a un proyecto que conocí llamado Microteatro y debo confesar que me tiene fascinado.

Me dediqué a buscar los orígenes de dicho proyecto y fui a dar hasta Madrid.

Resulta que durante 2009, casi 50 artistas entre directores, autores y actores presentaron un proyecto teatral en un antiguo prostíbulo de Madrid organizado por quien hoy es el director del proyecto Microteatro.

En las 13 habitaciones del burdel se alojaron 13 grupos independientes con la consigna de crear una obra teatral de menos de 10 minutos para un público de menos de 10 personas por sala sobre un tema común: la prostitución. Estas obras se representaban tantas veces como público hubiera durante tres horas, llegando alguna a representarse más de 20 veces al día (claro, pues con ese tema…). Colas de más de 200 personas se formaban. El impacto de dicho acontecimiento, que alcanzó una gran difusión y aceptación, animó a buena parte de los participantes y a algunos nuevos miembros  a abrir de manera permanente y en el que hay cabida para personas de todas las edades y estatus.

Así nació Microteatro, un nuevo concepto de formato teatral: microobras de quince minutos aproximadamente sobre un mismo tema, representadas en espacios pequeños para menos de quince espectadores por función y varias sesiones al día. De esta forma, el espectador puede elegir tanto el tiempo que quiere pasar en el teatro, según el número de obras que quiera ver, así como el precio que quiere pagar, ya que cada visita a una sala se paga de forma individual.

Resulta que el concepto ha tenido mucho éxito y desde hace cinco meses también se hace aquí en México. Su sede está en la calle de Roble #3 en la colonia Santa María la Ribera. Los ciclos que ya pasaron en México fueron: Por dinero, por sexo, por tus muertos y por tus vecinos.

Es una experiencia verdaderamente original. Imagínense: llegan a esta casota, muy accesible, está muy cerca del Metro y de Metrobús Buenavista; al entrar pueden ver los pósters de todas las obras con sus respectivas sinopsis. Uno escoge cuántas quiere ver, se dirige a la taquilla y compra sus boletos. Cada obra cuesta 60 pesos, pero hay un combo para ver tres por 150 y hasta le regalan a uno un mezcal.

Ah, porque ahí viene lo que más les va a gustar: hay una cafetería con un bar que vende mezcal y cervezas mexicanas artesanales que pueden consumir entre una obra y otra (cosa que a veces los actores padecen).

Yo vi ocho de las 13 obras que se presentan en la casa. Empiezan todas al mismo tiempo y luego repiten y repiten. En total cada obra da seis funciones diarias.

Las obras suceden en los cuartos de la casa, el contacto con el resto del público y con los actores es muy cercano. A veces se puede uno sentir un poco incómodo, pero creo que ése el chiste. Ni en los foros pequeños como La Gruta van a conseguir una experiencia tan íntima y especial. Lo interesante es que, aunque a todas las obras las rige un tema, son distintas. Hay “de llorar” y “de chiste”, como le dicen ustedes a los géneros dramáticos. Vi obras que iban desde una chismosa mujer que espiaba la correspondencia inmoral de su vecina; la de un jefe secuestrado por uno de sus empleados; la recreación de una junta de vecinos y muchas otras que lo hacen a uno reflexionar y pasar un gran rato.

Los invito a que se acerquen. El próximo ciclo es “por tus vicios”… habrá mucha tela de dónde cortar. Microteatro. Roble 3, Santa María la Ribera. Jueves y viernes desde las 8:00 pm. Sábados desde las 7:00 pm y domingos desde las 6:00 pm.

Simeone Monarres

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red