Bullying en México

COMPARTIR 
Los Mikos 03/12/2013 00:00
Bullying en México

La semana pasada hubo una explosión de notas sobre bullying en México. Hubo desde una maestra que le lavó la boca con agua y jabón a varios alumnos, hasta el caso de una niña mixteca que fue brutalmente golpeada por sus compañeros. Otro niño con medio cuerpo paralizado por los golpes tumultuarios... en fin... una verdadera tragedia.

Y una terrible vergüenza para toda la especie humana, que haya niños que estén padeciendo maltrato… y deja tú el de los maestros (que siempre ha habido loquitos y loquitas dando clases).¡¡El de los propios compañeros, es el que es terrible!!

Yo no sé si ustedes se dan cuenta humanos, pero esto habla muy mal de su especie, y de cómo están criando a sus hijos… ¿qué les están enseñando, qué les están inculcando?

Los niños no nacen malos, ni nacen bullys los hacen bullys y los hacen malos, precisamente por cómo los tratan, o maltratan o cómo les hablan o los ignoran,  la crianza de los niños hoy es una mezcla entre torturarlos e ignorarlos para que sigan órdenes, que sólo produce seres enojados, frustrados y violentos.

El otro día, afuera de Universum, el museo de la UNAM, una maestra gritoneaba a un alumno porque se había tardado un poco en salir del museo,  lo hacía de una manera humillante y prepotente. Lo insultaba y literalemente lo estaba buleando. Un joven que estaba por ahí, tomó su celular y lo apuntó hacia la escena, mientras le preguntaba a la maestra:

–¿Es usted su mamá?

La mujer negó en automático, pero al ver el celular frente a ella, entendió perfectamente lo que estaba sucediendo... se volteó y siguió maltratando verbalmente al muchacho. El joven del celular volvió a cuestionarla.

–¿Y entonces por qué le habla así? ¿Qué no sabe que lo que está haciendo es ilegal?

La mujer se escabulló para subirse al autobús que los llevaba de excursión, mientras el muchacho del celular le decía que iba a salir en las noticias, que se preparara para que le cerraran la escuela.

Luego se acercó y nos mostró que su teléfono ni siquiera tenía pila, pero quería hacerle ver a la maestra-bully, que lo que estaba haciendo no se debe hacer.

Muchas preguntas surgen. Por un lado, ¿habría pasado algo si el joven hubiera tenido pila y hubiera subido ese video a YouTube? ¿Habrían destituído a la mujer y cerrado la escuela?

Y por el otro lado, que quizás es más grave, ¿qué ejemplo pueden tener los alumnos, si son los propios maestros quienes los bulean? ¿Los padres saben a dónde mandan a sus hijos a la escuela, y quiénes están a cargo de la labor?

Y eso por no hablar de la “educación” en casa, que en la mayoría de los casos es nula. Los padres abandonan a sus hijos lo antes posible, ya sea en casa con algún familiar, o en una guardería o escuela, con el pretexto del trabajo. Los niños crecen sin ninguna clase de formación, más allá de lo que les dicen en la escuela y el bombardeo audiovisual del que son víctimas al ver la tele.

Desde temprana edad los niños están expuestos a horas y horas de comerciales que les venden ideas falsas, absurdas y mentirosas y a programas que difunden violencia, sexo y consumismo.

Y después los padres no entienden por qué sus hijos sacan pésimas calificaciones, tienen problemas de conducta, obesidad, apatía, rebeldía y granos en la cara.

Se espantan de tener ninis, se espantan de tener bullys, o de tener delincuentes infantiles al servicio del narco, pero ¿ya se dieron cuenta que la culpa no es de los niños, sino de los adultos que los están “educando”?

Y va entre comillas, porque por hacerse mensos en la labor que significa educarlos, están creando una generación de humanos muy dañados en todos los sentidos.

El problema empieza por este pretexto típico humanos de “nadie te enseña a ser papá, pero eso sí que es una mentira, porque hay muchísima información sobre crianza, en el mundo real y en el mundo virtual, libros, especialistas, páginas de internet sólo es cosa de querer saber o informarse.

Cambien ya sus sistemas de educación tanto en las escuelas como en los hogares. ¡Infórmense! ¡Sean responsables! Hay movimientos de crianza consciente, cuyo motor es el amor y la reflexión, el entendimiento y el crecimiento tanto del padre como del hijo.

Antes, pudieron haber tenido disculpa porque no existía internet, y mucha información ni siquiera estaba disponible, pero hoy en día, humanos no hay disculpa déjense de hacer mensos, y eduquen a las siguientes generaciones con amor e información, en vez de con disciplina y mano dura, dejen de maltratarlos y entonces, van a dejar de maltratarse entre ellos.

Comparte esta entrada

Comentarios