¿Cuánto ganan los maestros y a cambio de qué?

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 20/05/2014 01:08
¿Cuánto ganan los maestros y a cambio de qué?

Vaya controversia ha generado el informe Mapa del magisterio de educación básica en México del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco). Por un lado, la asociación civil sostiene que existen datos escandalosos sobre la nómina de los maestros del sector público en México. Por el otro, el gobierno afirma que el informe “tiene múltiples errores”. ¿Quién tiene razón?

No lo sé, pero ojalá el debate continúe porque estamos hablando de un tema fundamental para el desarrollo del país: cuánto le estamos pagando hoy los contribuyentes a los maestros de las escuelas públicas, cuánto les deberíamos pagar y a cambio de qué.

De acuerdo con el informe del Imco, estamos pagando sueldos muy altos para el contexto socioeconómico de México. Estos son los datos del estudio mencionado:

Un maestro gana en promedio 25 mil 153 pesos al mes.

Diez por ciento de los profesores cuenta con dos o más plazas.

91 mil 129 maestros se encuentran en diez por ciento de los hogares más ricos del país con ingresos superiores a los 44 mil 335 pesos al mes.

Siete mil 183 maestros con edades entre 24 y 91 años ganan más de 100 mil pesos al mes sin considerar bonos, aguinaldos y prestaciones.

70 maestros tienen un sueldo mayor que el presidente Enrique Peña Nieto quien gana 193 mil 458 pesos al mes.

El maestro Adolfo Zenteno Ramírez del estado de Oaxaca es el que más gana en todo el país con un sueldo mensual de 603 mil 69 pesos como “profesor investigador titular de enseñanza superior”.

Mil 442 maestros tienen una edad mayor a los 100 años y siguen cobrando. De ellos, mil 440 se encuentran en Hidalgo y nacieron el mismo día: el 12 de diciembre de 1912. El costo trimestral de la nómina de estos maestros (bautizados en el estudio como Los Lupitos por haber nacido el día de la Virgen de Guadalupe) es de 31 millones 807 mil pesos al trimestre.

Eso es lo que dice el informe del Imco. Esto es lo que respondió la Secretaría de Educación Pública en comunicado leído por Enrique Del Val, subsecretario de Planeación y Evaluación de Políticas Educativas:

“El análisis atribuido al Imco carece de seriedad y de rigor; tendrían que haber comparado meses anteriores y posteriores de salarios y se constataría que los pagos mencionados han sido únicos por diversas razones”.

Es el caso del maestro oaxaqueño Adolfo Zenteno Ramírez quien no gana 603 mil pesos al mes. En realidad percibe 45 mil 475 pesos mensuales más 23 mil de prestaciones. Su sueldo salió mayor porque en esta ocasión le tuvieron que compensar casi nueves meses de su salario debido a que su nombre había sido omitido de la nómina por errores administrativos.

Los Lupitos en realidad corresponden al código de pensión alimenticia mensual que se les descuenta a los docentes y empleados del estado de Hidalgo que no tienen Registro Federal de Contribuyentes. A falta de RFC los sustituyen con el número 12/12/12.

Ahí están, pues, las dos posturas.

Yo no dudo que el estudio del Imco tenga errores e inconsistencias. Finalmente se trata de un primer acercamiento a la nómina del magisterio con base en documentos oficiales generados en PDF, que tuvieron que trasladarse a una base de datos más manejable, y datos del Censo Educativo que levantó el INEGI. Como dice Juan Pardinas, director general del Imco, “durante más de 80 años las nóminas educativas fueron secreto de Estado. Nadie espera que las cosas salgan bien a la primera, en un esfuerzo que involucra los sistemas de contabilidad de 32 gobiernos estatales y cientos de escalafones diferenciados en la carrera magisterial”.

Una cosa es cierta: a mayor opacidad, mayor probabilidad de abusos y corrupción. Por eso es importantísimo que se abran los datos, que sean absolutamente transparentes, para evitar la sospecha de aviadores o maestros que cobran sueldos estratosféricos. La realidad es que hasta hoy comienza a fluir la información y, como vimos en el Censo Educativo, algunos datos son de espanto. Pero es mejor conocer el espanto para saber de qué tamaño son los abusos y problemas. Hay que reconocer que hasta ahora el gobierno de Peña Nieto ha estado dispuesto a abrir una información que se guardaba a piedra y lodo. Ojalá no recule y la SEP siga publicando datos para ir generando informes más certeros de cuánto ganan los maestros del sector público en México. Urge tener datos más precisos y afilados para luego proceder a debatir el tema de fondo: cuánto debemos pagarles los contribuyentes a los maestros y a cambio de qué.

                Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios