Economía débil: Informe de una apuesta que quiero perder

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 29/04/2014 03:14
Economía débil: Informe de una apuesta que quiero perder

Este es el segundo informe de una apuesta que crucé públicamente en FOROtv y que quiero perder. Quiero que me derroten porque eso significaría que la economía mexicana está mejor, lo cual es positivo para el país. La apuesta es la siguiente. El gobierno de Peña y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, sostienen que la economía crecerá 3.9% este año. Yo creo que no hay manera de alcanzar este número. Pienso que el crecimiento estará por debajo de 3%. Junto con Gerardo Esquivel, le apostamos una cena a Raúl Feliz, Andrés Antonius y Luis de la Calle, todos ellos economistas y colaboradores de Es la hora de opinar, quienes pronostican que creceremos por arriba de 3%.

¿Cómo vamos?

Primero hay que decir que nuestros contrincantes siguen convencidos de que van a ganar por una razón aritmética. El crecimiento anual se determinará por el nivel del Producto Interno Bruto a finales de diciembre de 2014 dividido entre el PIB al término de diciembre de 2013. Como el crecimiento el año pasado fue tan bajo, hay un denominador chico y será relativamente sencillo obtener un número superior a 3%.

En este sentido, la fortaleza de la postura de nuestros contrincantes es aritmética. Se vale. Ya estamos viendo que funciona. La semana pasada el INEGI publicó el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) que de alguna forma adelanta cómo va el crecimiento de la economía. Durante febrero de 2014, el IGAE aumentó 1.7% en términos anuales, lo que implicó su tercer incremento anual consecutivo y el más alto de los últimos siete meses. Esto fue posible porque la base (febrero de 2013) ya era baja.

Sin embargo, entre febrero de 2014 y enero de 2014, el IGAE sólo aumentó 0.54%. La economía mexicana sigue presentando signos de debilidad. A continuación comparto dos reportes que indican esto:

1. Anuncio de Política Monetaria del Banco de México del 25 de abril: “La información disponible sobre la actividad económica en México en el primer trimestre sugiere un crecimiento menor al esperado hace algunos meses. Sin embargo, en el margen algunos componentes de la demanda agregada han comenzado a mostrar un desempeño más favorable. En particular, las exportaciones han aumentado y el gasto público ha presentado un mayor dinamismo. Asimismo, se aprecia una incipiente mejoría en algunos indicadores del consumo y la inversión privados. Por otro lado, si bien se ha continuado creando nuevos empleos, se mantienen condiciones de holgura amplias, tanto en el mercado laboral como en la economía en su conjunto. En suma, se considera que prevalecen riesgos a la baja para el crecimiento de la actividad económica, aunque el balance de estos mejoró marginalmente.

2. Análisis Económico Ejecutivo del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado del 28 de abril: “Permanecen señales de que la actividad económica sigue debilitada y con pocas posibilidades de que vaya a mejorar significativamente en los próximos meses, lo cual podría ser un elemento para que la media del pronóstico de crecimiento de los especialistas del sector privado que participan en la Encuesta de Expectativas del Banco de México se siga ajustando a la baja para ubicarse, seguramente, ya por debajo de 3.0% para todo 2014, como algunos ya lo han anticipado. Aunado a esto, comienzan a materializarse los efectos negativos que se anticipaban de la Reforma Fiscal aprobada por el Congreso: debilitamiento del consumo y de la inversión privada. Mientras tanto, las autoridades no muestran signos de preocupación, incluso aún no hay indicios de que intenten modificar su pronóstico de crecimiento de 3.9%, confiados quizá, en el discurso de que la aprobación de las leyes secundarias de las reformas dará un nuevo impulso a la actividad económica en la segunda mitad del año y posiblemente porque pueden estar considerando un repunte en el ritmo de avance de la economía en marzo, como consecuencia del efecto de Semana Santa. No obstante, para que este incremento tuviera un efecto importante en el crecimiento del primer trimestre, debería estar por arriba de 3.0%. Aunque esto fuera posible, el efecto de Semana Santa implicaría un sesgo a la baja en el comportamiento del segundo trimestre del año”.

Aritmética aparte, los pronósticos no son nada halagüeños. La probabilidad de que Esquivel y yo ganemos sigue siendo alta. Ojalá para el tercer informe baje porque con todo mi corazón, cabeza y billetera quiero perder esta apuesta.

            Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios