El INE (antes IFE) quedó en buenas manos

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 09/04/2014 02:25
El INE (antes IFE) quedó en buenas manos

Como parte de la última reforma política del año pasado, el Instituto Federal Electoral (IFE) desapareció para dar paso al Instituto Nacional Electoral (INE). El Consejo General del nuevo órgano se incrementó de nueve a 11 consejeros. No sé por qué. Quizá porque a los políticos les encanta crear plazas con cargo al contribuyente o porque así los tres partidos grandes tenían más fichas para negociar a la hora de la designación. Cualquiera que sea la razón, el hecho es que ahora habrá diez consejeros y un consejero presidente.

Otro cambio se dio en el proceso de selección de los candidatos. A diferencia del pasado, hubo un Comité Técnico que evaluó a todos los candidatos. Dicho comité estuvo integrado por mexicanos de prestigio reconocido, como la profesora-investigadora Soledad Loaeza, de El Colegio de México, el académico Enrique Cárdenas, el experto electoral Ricardo Becerra y el presidente de El Colegio de la Frontera Norte, Tonatiuh Guillén.

Dicho comité recibió la solicitud de 307 candidatos. Luego entrevistó a 71 semifinalistas para posteriormente integrar 11 quintetas de aspirantes finalistas para el Consejo General del INE. Las quintetas fueron remitidas a la Cámara de Diputados, donde comenzaron las negociaciones para definir la lista final. La Junta de Coordinación Política llegó a un acuerdo de los 11 nombres, que fue votado por una amplia mayoría en el pleno de la Cámara con más de las dos terceras partes de votos que se requerían.

De esta forma, Lorenzo Córdova fue elegido consejero presidente. Es una estupenda noticia. Se trata de un joven e inteligente abogado, experto, como pocos en México, en materia electoral. Trabajó en el IFE como funcionario y, para las elecciones pasadas de 2012, lo habían nombrado consejero. Desde luego que era una tontería que su experiencia adquirida se perdiera por el capricho de los partidos de cambiar el Consejo General del INE. Afortunadamente los partidos recularon y corrigieron el error, dándole la posibilidad a Córdova y a dos consejeros más del IFE de continuar como consejeros del INE. Lorenzo cuenta, además, con una gran capacidad comunicativa. Ha colaborado en diversos medios, donde demostró su poder de explicar cosas complicadas de manera sencilla y didáctica. Si no se le sube el poder a la cabeza, tiene una buena probabilidad de convertirse en un gran presidente del INE.

Estupenda noticia que también se hayan quedado los otrora consejeros del IFE, Marco Baños y Benito Nacif. El primero trae la camiseta del Instituto tatuada, ya que lleva muchos años trabajando en él. El segundo ha demostrado gran capacidad negociadora y defendido el valor de la libertad de expresión en casos donde se ha pretendido censurar spots de campaña. Lástima, en este sentido, que los diputados no hayan reelegido a la otra consejera que estaba en la lista: María Marván, quien estos años demostró su honestidad y capacidad de servicio en órganos autónomos como el IFE e IFAI.

También es una buena noticia la integración de Arturo Sánchez al INE, otro viejo lobo de mar en las lides electorales. Él fue durante muchos años funcionario y consejero del IFE. Celebro, asimismo, la llegada al Consejo General del INE de Ciro Murayama, quien no sólo se ha destacado en la academia y los medios de comunicación, sino que ya pasó por el IFE siendo, como Córdova, uno de los pupilos del apreciado José Woldenberg.

De los restantes seis consejeros que quedaron en el INE, reconozco a Javier Santiago, politólogo, quien fue el presidente del Instituto Electoral del Distrito Federal, por lo que conoce esta materia. Luego hay cinco consejeros cuyos nombres son nuevos para mí. Todos comparten una característica profesional: son abogados. Adriana Margarita Favela es, al parecer, la carta peñista dentro del Consejo. Trabajó en el Poder Judicial local y federal en el Estado de México. José Roberto Ruiz ha pasado por varios cargos judiciales, incluyendo la aplicación del nuevo sistema de justicia penal. Beatriz Eugenia Galindo también tiene experiencia laboral en el Poder Judicial. Enrique Andrade trabajó como coordinador jurídico de asesores del Consejo General del IFE. Alejandra Pamela San Martín, de igual forma, laboró en el IFE en la Comisión de Quejas y Denuncias.

Hay que reconocer que el proceso para seleccionar a los consejeros electorales sí funcionó en esta ocasión; que los diputados, al parecer, hicieron bien su trabajo y que, por tanto, el INE quedó en buenas manos. Ojalá así sea. Suerte a todos ellos.

                Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios