El día que me regresen dinero en México por prácticas antimonopólicas

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 27/03/2014 00:40
El día que me regresen dinero  en México por prácticas antimonopólicas

Ahora que en México la Cámara de Diputados aprobó la ley secundaria en materia de competencia económica y la envió al Senado, permítame, estimado lector, compartir una historia que me sucedió esta semana precisamente sobre el tema. Recibí un correo electrónico de Amazon.com titulado “Usted tiene un nuevo crédito por 24.84 dólares en libros en su cuenta de Amazon”. ¿A qué se debía la generosidad? Abrí el correo y me encontré con la siguiente explicación:

“Información sobre el Acuerdo Legal Antimonopolio de Libros Electrónicos. ¡Buenas noticias! Usted tiene derecho a un crédito de 24.84 dólares por la pasada adquisición de algunos de sus libros para el Kindle. El crédito es el resultado del acuerdo legal al que llegaron las editoriales Hachette, HarperCollins, Simon&Schuster, Macmillan y Penguin por las demandas antimonopolio presentadas por los procuradores estatales y un grupo de demandantes por el precio de los libros electrónicos. Usted no tiene que hacer nada para reclamar su crédito: ya lo hemos acreditado a su cuenta de Amazon. Lo aplicaremos automáticamente para su próxima compra de un libro de Kindle o de libros vendidos por Amazon.com, independientemente de la editorial. El crédito aplicado en su adquisición aparecerá en el resumen del pedido. Si su cuenta no refleja este crédito, por favor póngase en contacto con el servicio al cliente de Amazon. Para obtener más información acerca del acuerdo legal, por favor visite www.amazon.com/ebooksettlements. Su crédito será válido por un año y expirará después de 31/03/2015. Si usted no ha utilizado su crédito, le enviaremos otro correo electrónico 90 días antes de que caduque para recordarle que todavía está disponible”.

¡Qué maravilla! De por sí los libros electrónicos son más baratos que los impresos y, ahora, gracias a una demanda de acción colectiva, junto con la persecución judicial de los procuradores estatales de Estados Unidos, me están reembolsando un dinerito porque las editoriales habían realizado prácticas monopólicas en la fijación de sus precios.

El asunto me animó y me puse a investigar. Encontré una nota de Reuters titulada “Clientes reciben créditos por caso de libros electrónicos y bostezan”. Ahí me enteré que este caso es uno de los más importantes que se han presentado en años en materia de combate a los monopolios en Estados Unidos: “Clientes de Amazon.com y de otros minoristas de libros electrónicos comenzaron a recibir notificaciones el martes de la tajada que les tocará del acuerdo legal por 166 millones de dólares con cinco de las mayores editoriales de libros, todas ellas acusadas de conspirar con Apple para elevar los precios de los libros electrónicos”.

Resulta que Apple quiso socavar el dominio que tenía Amazon del libro electrónico. Para ello se coludió con las editoriales: “El esquema causó que algunos precios de libros electrónicos se elevaran a 12.99 o 14.99 dólares de los 9.99 dólares que los minoristas electrónicos cobraban”. Las editoriales fueron las que acordaron pagar daños al consumidor. Apple, en cambio, no quiso llegar a un acuerdo por lo que enfrentará un juicio en mayo para determinar cuántos perjuicios adeuda (el año pasado un juez federal sentenció que la empresa también es responsable en la presunta práctica antimonopólica). Los consumidores afectados, por tanto, recibiremos más dinerito en cuanto se defina los daños que deberá pagar Apple.

La nota de Reuters agrega que muchos de los demandantes se decepcionaron por la cantidad de dinero que recibirán. De ahí que hayan bostezado. Yo, en cambio, estoy muy contento. Supongo que, como mexicano, no estoy acostumbrado a que me regresen dinero por prácticas monopólicas. Al revés: a lo que estoy acostumbrado es a que los monopolios públicos y privados me expriman todo el dinero que puedan sin que las autoridades hagan algo al respecto.

Vamos a ver si esto cambia con la nueva Ley de Competencia Económica. El día, por ejemplo, que yo reciba un correo de Telcel diciendo que tengo un crédito porque esa empresa llegó a un acuerdo legal con las autoridades aceptando que realizó prácticas monopólicas, ese día celebraré que por fin en México hay un gobierno que efectivamente defiende los intereses del consumidor.

                Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios