Si les dan permiso para matar, pues matan

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 13/03/2014 02:16
Si les dan permiso para matar, pues matan

Hipólito Mora estaba viviendo sus 15 minutos de fama. Como uno de los líderes principales de los grupos de autodefensa de Michoacán, daba entrevistas a diestra y siniestra. Elocuente, nos trataba de convencer de las virtudes de sus muchachos, que se habían organizado para combatir a Los Caballeros Templarios. Ante la falta de autoridad del Estado —que no podía resolver los secuestros, extorsiones y asesinatos de los criminales—, Hipólito argumentaba que no había quedado de otra más que armarse y agarrarse a balazos con los Templarios para restituir el orden en la Tierra Caliente. En este proceso, el gobierno estatal de Fausto Vallejo y el federal de Enrique Peña toleraron a estos grupos de autodefensa e incluso los utilizaron para combatir a los Templarios. Tenían, al parecer, permiso para matar. Y eso es precisamente lo que hicieron. Incluso el propio Mora, quien ahora comparece en la Procuraduría acusado de ser el autor intelectual del homicidio de otro supuesto líder de las autodefensas, Rafael Sánchez Moreno, El Pollo, y un individuo de nombre José Luis Torres Castañeda, Nino.

El gobierno, en particular el comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo, está haciendo lo correcto al detener a Mora, enviando así el mensaje de que ya no se va a tolerar que las autodefensas maten. Que, a partir de ahora, el que asesine se va al bote. Lo siguiente es, sin duda, aun más complejo: desarmar a los grupos que están armados hasta los dientes y, a los que quieran seguir en el asunto de la seguridad, integrarlos a los cuerpos policiacos o militares. Ambas acciones ya las ha anunciado el gobierno, pero, al parecer, ni lo uno ni lo otro se ha logrado.

Lo que sí ha ocurrido es que, en medida en que las autodefensas, con la ayuda del gobierno, le han ganado terreno a los Templarios, comenzaron las diferencias entre ellos. Es lo que le pasó a Hipólito Mora, quien controlaba las autodefensas de la comunidad de La Ruana, donde él mismo tiene su rancho limonero. Resulta que el líder de la comunidad vecina de Buenavista, Luis Antonio Torres, conocido como El Americano, movilizó a su grupo rumbo a La Ruana, lo cual no le gustó nada a Mora.

Hipólito incluso llegó a declarar que El Americano era igual que los Templarios, por lo que había que impedir que se estableciera en La Ruana. Solicitó, para tal efecto, la ayuda de la Policía Federal y los soldados. El comisionado Castillo anunció que mediaría entre los dos grupos. La tensión, de acuerdo con la prensa, creció mucho. En eso estaban cuando se anunció la detención de Mora por ser el presunto homicida intelectual de El Pollo. Al parecer sospechaba que éste era un Templario que había infiltrado a las autodefensas.

No sólo eso. Ahora también surge información en el sentido de que el propio Mora hacía lo mismo que los Templarios, es decir, robar y extorsionar:

“En la plaza central de La Ruana, cerca de 600 personas se congregaron. Ahí el presidente municipal Luis Torres, quien no aparecía en el lugar desde hace un año, les informó junto con el síndico que Hipólito Mora había sido destituido de las autodefensas y que el gobierno federal pondría a partir de este jueves ministerios públicos que recibirían denuncias contra Hipólito. ‘Es momento de denunciar las extorsiones y robos que realizó Hipólito en la región, debe regresar las hectáreas que se robó junto con el ganado y las herramientas de trabajo. Ahora sí pueden denunciar sin miedo; él ya no está aquí’, señaló al pueblo reunido quien dijo llamarse Ramón y quien se identifica como síndico del municipio de Buenavista”.

Lejos estamos de que se resuelva el problema en Michoacán. Parece, de hecho, que estamos entrando a una nueva fase. Algunos de los grupos de autodefensa comienzan a sospechar que los Templarios, ante la derrota, están infiltrándolos. Incluso se acusa que las autodefensas están realizando los mismos delitos que los criminales Templarios que controlaban los territorios antes que ellos. Las acusaciones van y vienen. Los habitantes de La Ruana desconfían de sus vecinos de Buenavista. El gobierno está en medio de todo eso. Por lo pronto, al procesar a Mora por presunto homicidio, el gobierno está enviando el mensaje correcto de que no por ser autodefensa se tiene licencia para matar. Ojalá así lo entiendan…

Ausencia

El autor se tomará un par de días en el puente vacacional que viene, por lo que esta columna volverá a aparecer el miércoles 19 de marzo.

                Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios