Bonita manera de implementar una reforma

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 12/03/2014 01:31
Bonita manera de implementar una reforma

Imagine usted que la próxima vez que tenga que pagar impuestos le informe al Servicio de Administración Tributaria que no reconoce la Reforma Fiscal, que por tanto no va a presentar su declaración y a cambio hará una “consulta popular” a fin de elaborar una ley impositiva más acorde a su perfil.

Imagine usted que Televisa y Grupo Carso rechazaran las medidas decretadas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones por ser empresas preponderantes, informaran que no las implementarán y que en cambio ellos decidirán las acciones que llevarán a cabo de acuerdo con lo que le conviene a sus corporaciones.

Imagine usted que FEMSA declarara que desconoce el impuesto especial a los refrescos, que no lo piensa cobrar a los consumidores ni pagarlo al gobierno y que presionará a los legisladores para que cambien la ley de acuerdo con su plan de negocios.

Imagine usted que Tamaulipas se manifestara en contra de la Reforma Energética, anunciara que el gas de la Cuenca de Burgos será explotado por una empresa pública tamaulipeca, que las ganancias serán para el gobierno estatal y que, para tal efecto, legislarán una ley especial energética aunque contravenga la propuesta de la Federación.

¿Por qué le estoy pidiendo, estimado lector, que imagine estas situaciones que parecen unas ridículas conjeturas? Pues porque algo idéntico, nada hipotético sino muy real, es lo que está sucediendo con la Reforma Educativa en Oaxaca.

Efectivamente: el sindicato de maestros de ese estado, la famosa Sección 22 integrante de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, ha anunciado, primero, que no reconoce la Reforma Educativa. Pero eso ya lo sabíamos. Lo han repetido hasta el cansancio desde que fueron promulgadas las enmiendas constitucionales y leyes secundarias.

Lo nuevo es que, a unas horas de que venza el plazo para que los estados del país armonicen sus leyes respectivas con la Reforma Educativa, la Sección 22 declare que no habrá dicha legislación en Oaxaca, que en su lugar se realizará una “consulta popular” y que en realidad se elaborará una nueva ley de educación “que responda al perfil cultural” oaxaqueño. Esto fue avalado y anunciado nada menos que por el gobernador, Gabino Cué, quien demuestra, una vez más, que quien verdaderamente gobierna ese estado son los señores de la Sección 22.

Según el secretario general de este gremio, Rubén Núñez, la legislación educativa en Oaxaca “recogerá algunas consideraciones pertinentes y posibles del Plan de la Transformación de la Educación de Oaxaca (PTEO) elaborado por la Sección 22”. Además contemplará “un examen de oposición regionalizado para la asignación de plazas docentes para reconocer la pluriculturidad de la entidad”. Por lo pronto, a fin de evitar que los legisladores oaxaqueños legislen algo que a ellos no les gusta, de nuevo suspendieron las clases y se instalaron en las afueras del Congreso local impidiendo la entrada de los diputados.

La pregunta es qué hará la Federación frente a este franco desafío por parte de la Sección 22 avalado por el gobernador Cué. Al parecer, nada. Esto fue lo que dijo el secretario de Educación, Emilio Chuayffet, al respecto: “Hay una disposición legal que establece que el miércoles es el límite para armonizar las leyes locales con las leyes secundarias federales. Quienes no lo hagan incurren en una responsabilidad. Ahora, si me preguntan cuál es la sanción que se debe aplicar, no hay sanción; hay normas imperfectas que no establecen sanción; en consecuencia, en esa condición estamos”.

Vaya cinismo de todos los involucrados. Lo que están diciendo es que están dispuestos a que Oaxaca se joda en materia educativa. Que no hay problema: que los sindicalistas de la 22 impongan su voluntad con la venia del gobernador y, como no hay sanción, con el visto bueno del gobierno de Peña. Se están haciendo de la vista gorda frente a un grupo de interés que, con toda impunidad, con bombo y platillo, se está pasando la ley por el Arco del Triunfo. Bonita manera de implementar una reforma. A ver si no pasa lo mismo con las otras.

                Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios