Para que los gobiernos paguen sus impuestos en México

COMPARTIR 
Leo Zuckermann 23/01/2014 01:21
Para que los gobiernos paguen sus impuestos en México

En diciembre de 2012, el Congreso aprobó el programa Borrón y Cuenta Nueva. Los legisladores le perdonaron a los gobiernos de los estados y municipios hasta 100% de los adeudos del ejercicio 2012 y anteriores que tenían por pagos de Impuesto Sobre la Renta (ISR), más una condonación equivalente a 60% para 2013 y a 30% para 2014. Varios contribuyentes pensamos que esto es un vil abuso. Si una empresa no paga al fisco los impuestos retenidos a sus trabajadores, no sólo está sujeta a multas y actualizaciones, sino que sus representantes legales pueden ir a la cárcel por fraude. Y es que el ISR retenido le pertenece al trabajador, no a la empresa. En buen español, se los estarían robando. Pero si ese atraco lo hacen entidades gubernamentales, pues no pasa nada porque los congresistas se los condonan a sus compadres, los gobernadores y alcaldes.

En esto de pagar impuestos no se puede tratar de manera diferente a ciertos contribuyentes porque “son gobierno”. O todos coludos o todos rabones. Es por eso que 20 contribuyentes (María Elena Morera, Gerardo Esquivel, Ana Laura Magaloni, Roberto Newell, Héctor Aguilar Camín, Mauricio Merino, Carlos Elizondo, María Amparo Casar, Federico Reyes Heroles, Jesús Silva Herzog Flores, Luis de la Calle, Fausto Hernández, Denise Dresser, Juan Pardinas, Alejandra Palacios, Luis Pérez de Acha, Ricardo Corona, José Roldán, Jorge Castañeda y el autor de estas líneas) demandamos un amparo contra la condonación. Impugnamos la Ley de Ingresos de la Federación 2013, que le canceló a los estados y municipios los adeudos fiscales por concepto de ISR. Demandamos al Congreso por ser el responsable de emitir esta ley. Argumentamos que esta legislación violó nuestros derechos constitucionales a la protección y respeto de la propiedad privada, así como la obligación de los ciudadanos de contribuir al gasto público siempre y cuando se destine a los objetivos establecidos en la Constitución.

Si a los estados y municipios se les condona el ISR, los demás contribuyentes tenemos que aportar más recursos para solventar la totalidad del gasto público federal. Lo que se les perdona a ellos tiene que reponerse con lo que pagamos el resto de los contribuyentes. No es gratuito, en este sentido, que el año pasado se haya hecho una Reforma Fiscal para que los contribuyentes de siempre paguemos más impuestos a partir de este año.

Nuestro abogado, Luis Pérez de Acha, quien está realizando su trabajo pro bono, nos ha informado que el juez de distrito desechó el amparo porque considera que no tenemos “interés legítimo” en esta materia. El juzgador argumentó que la condonación del ISR concedida a los estados y municipios no nos ocasiona un “perjuicio” directo ni indirecto en nuestro patrimonio. Según él, la condonación no nos concierne en forma alguna.

Fue un primer revés. La buena noticia es que nuestro caso ya llegó a la Suprema Corte de Justicia, a la cual le hemos planteado que no buscamos un beneficio directo ni indirecto a través de amparo. Lo que pretendemos es que se subsane la violación a los principios constitucionales de eficiencia, eficacia, economía, transparencia y honradez en la administración de la hacienda pública y, por consiguiente, se repare el daño patrimonial que se ocasionó con motivo de la condonación del ISR.

Como contribuyentes cumplidos, pensamos que estamos cualificados para demandar. El asunto nos concierne en la medida en que podemos sufrir una mayor carga impositiva que afectará nuestro patrimonio.

La Suprema Corte tendrá que decidir si tenemos un “interés legítimo” en el asunto. Este concepto se incluyó en la Constitución con el propósito de ampliar y fortalecer la protección de los derechos humanos de los gobernados y como instrumento para exigir el respeto por parte del Estado de los principios, valores y fines establecidos en la Carta Magna. La jurisprudencia sobre este concepto se encuentra en un incipiente desarrollo. Por tanto, la importancia de este asunto.

Como contribuyentes, lo mínimo que podemos exigir es que nuestros impuestos se destinen al cumplimiento de objetivos constitucionales y no a la condonación de impuestos retenidos por los gobiernos. Paradójicamente le tocará al ex director del SAT, hoy ministro de la Corte, Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, elaborar el proyecto de sentencia que someterá a la consideración de la Primera Sala integrada por Olga Sánchez Cordero, Arturo Zaldívar, José Ramón Cossío y Jorge Pardo Rebolledo. A ver qué pasa. Seguiremos informando.

                Twitter: @leozuckermann

Comparte esta entrada

Comentarios

Lo que pasa en la red